eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La llave del cambio es verde y no es Vox

Manifestación ecologista en Bruselas, en diciembre de 2018, exigiendo acciones contra el cambio climático

Lo hemos oído una y mil veces: “el espacio del cambio”, “las ciudades del cambio” e incluso “el año del cambio”. Parecía claro a qué nos referíamos, pero ahora nos encontramos con Vox defendiendo el “cambio” y, para más inri, en verde.

El cambio puede tener significados muy dispares y se asocia a fuerzas políticas y sociales diferentes dependiendo del momento y el lugar. En España, desde aquel 15 de mayo histórico, millones de voces anónimas conseguimos que “el cambio” significara la esperanza compartida de dejar atrás una época oscura de estafa económica, corrupción estructural y baja calidad democrática. Ese “cambio” comenzó a tomar forma reconfigurando el tablero político surgido de la Transición y llegando a las alcaldías de las mayores ciudades de España. Pero, sobre todo, puso en la agenda nuevas políticas a favor de las personas basadas principalmente en dos grandes pilares: la regeneración democrática y los derechos sociales.

Por su parte, en países como Alemania, Holanda, Bélgica o Luxemburgo, son los partidos verdes quienes están sabiendo liderar las esperanzas de cambio político, social y económico. Ponen en el centro una nueva forma de hacer política y democracia, al tiempo que combinan la justicia social con la necesaria transición ecológica. A medida que la ecología se ha hecho más importante para la salud, la solidaridad y el empleo, los partidos tradicionales no han podido competir ante la coherencia y liderazgo de los verdes en esta cuestión.

Seguir leyendo »

Pongamos fin a las 'golden visa'

El Gobierno del PP aprobó la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. Entre otras cosas, esta ley regula, en su Sección 2. ª –«Movilidad internacional»– “determinados supuestos en los que, por razones de interés económico, se facilita y agiliza la concesión de visados y autorizaciones de residencia, al objeto de atraer inversión y talento a España”. Una medida dirigida a “inversores, emprendedores, trabajadores que efectúen movimientos intraempresariales, profesionales altamente cualificados e investigadores, así como a los cónyuges e hijos mayores, a través de un procedimiento ágil y rápido”.

Dichos visados y autorizaciones de residencia son las llamadas 'golden visa' (visados de oro), término que se utiliza para denominar aquellas políticas específicas desarrolladas por países que buscan atraer a personas ricas, nacionales de terceros países, para que se conviertan en residentes o ciudadanos.

Tales políticas comenzaron a hacerse habituales en varios países de la UE que buscaban atraer inversión extranjera tratando de paliar los duros efectos de la crisis económica y financiera, a los cuales, como decíamos, no fue ajena España. Así, en la actualidad 13 Estados miembros de la UE aplican normas por las que se intercambian ciudadanía o derechos de residencia a cambio de inversiones.

Seguir leyendo »

Agadez, la última frontera de la Europa Fortaleza

Este martes es el Día Internacional del Migrante, efeméride declarada por la Asamblea de la ONU en 1999 con el objetivo de reconocer la gran contribución, a menudo ignorada, que millones de emigrantes hacen a la economía y al desarrollo social y cultural de los países en todo el mundo. Pero no sólo se ignoran los beneficios y sobre todo los derechos de las personas migrantes, sino que estamos asistiendo en los últimos años a un peligroso proceso de criminalización de la migración y del propio migrante como sujeto de derecho

Celebrar el Día del Migrante cobra especial relevancia ante la fallida cumbre migratoria de Marrakech, que a pesar de ratificar el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular de la ONU, nace herido de muerte. No sólo por ser un acuerdo jurídicamente no vinculante sino, sobre todo, por las resistencias que ha generado entre países especialmente relevantes como Australia, Chile, Italia, Israel, hasta seis países centroeuropeos y los Estados Unidos, que se opuso desde el principio. 

Un pacto mundial para las migraciones que llega en un momento político en el que las instituciones y gobiernos europeos están respondiendo a uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado la UE en los últimos tiempos con una combinación inédita de neoliberalismo y xenofobia, un fortalecimiento de todas las políticas securitarias y de externalización de fronteras. 

Seguir leyendo »

Un paso al frente hacia una economía neutra en carbono

Estos días, las naciones signatarias del Acuerdo de París (AP) enfrentan en Katowice una cita clave para el futuro del mismo y, por tanto, del planeta: en la COP 24 debe acordarse la implementación técnica para dar cumplimiento a todas las demandas del Acuerdo. En París se marcaron los objetivos. En Katowice, deben marcarse las reglas para su consecución.

Pero, como el secretario general de Naciones Unidas decía en la cumbre One Planet, “todavía no estamos ganando la guerra contra el cambio climático, el desafío definitorio de nuestro tiempo”. Y no lo estamos haciendo porque las naciones signatarias siguen sin transformar las palabras en hechos.

A pesar del hito que constituyó el acuerdo alcanzado en París, no dejan de acumularse noticias e informes que apelan a la necesidad de ir más allá.

Seguir leyendo »

Ryanair: una vida por las nubes en condiciones low cost

Un avión de Ryanair

Llevo unos meses haciéndome eco de un fenómeno preocupante en las políticas laborales de las compañías aéreas, y no sólo de las denominadas de bajo coste: las plantillas trabajan desde hace años en unas condiciones tan precarias que se le quitan a una las ganas de tomar un vuelo en Europa

Esta semana, de hecho, vamos a recibir en el Parlamento Europeo a una delegación de pilotos y de personal de tripulación de cabina de Ryanair para conocer de primera mano los motivos por los que siguen barruntándose huelgas en la empresa en las semanas clave de las próximas Navidades. Resulta paradigmático el caso concreto de esta empresa, Ryanair, con la que todos estamos familiarizados y que, de alguna manera, ha contribuido a que nos acostumbremos a ver más pequeño el mapa de Europa. 

Muchos de sus pilotos y personal de tripulación de cabina en todo el continente se quejan de que a veces se los contrata como falsos autónomos y se les niega los derechos de representación sindical. 

Seguir leyendo »

Chalecos amarillos: la transición ecológica será justa o no será

Uno de los manifestantes del movimiento de chalecos amarillos

Nadie los esperaba. Sin partido, sin ideología. En cuestión de días se han colocado en todas las portadas europeas y han hecho recular al mismísimo presidente de la República francesa. ¿Pero, quienes son los “chalecos amarillos”? ¿Revolucionarios modernos o reaccionarios anti-ecología? ¿Y qué lecciones podemos aprender desde España? Veamos.

Primero recordemos el contexto político francés: no es nada boyante para Emmanuel Macron y su gobierno. Con una cuota de popularidad por los suelos, el presidente galo enfrenta graves dificultades desde este verano. Además del 'escándalo Benalla', la dimisión del popular ministro ecologista Nicolas Hulot puso en evidencia que quien gobierna en Francia son los lobbys agroindustriales de la energía nuclear y de la caza.

No obstante, no había cuajado hasta ahora ninguna línea fuerte de oposición o movimiento que ponga en jaque a la mayoría absoluta de la que goza. Hasta ahora. Con los "chalecos amarillos", el gobierno francés se enfrenta a una revuelta auto-organizada, sorprendente, polimórfica, líquida, sin afiliación partidista o sindical, y apoyada por una gran mayoría social del país. Y desde su típico desprecio a cualquier tipo de oposición, sea parlamentaria o social, Macron no ha sabido hasta el momento contrarrestarlos.

Seguir leyendo »

Los ministros de Finanzas de la UE deben cumplir: las empresas digitales tienen que pagar impuestos

Un almacén de distribución de Amazon

El tiempo se agota. Cuando los ministros de Finanzas europeos se reúnan este martes, deberían adoptar el impuesto sobre servicios digitales: un gravamen sobre el volumen de negocio de las grandes empresas digitales como Google, Apple, Facebook, Amazon, Booking y Spotify. Esto podría generar hasta 10.000 millones de euros de ingresos públicos anuales, muy necesarios para promover el crecimiento económico sostenible, la creación de empleo y la prestación de servicios públicos esenciales.

Mientras que los ciudadanos y las pequeñas empresas pagan sus impuestos donde viven y trabajan, las grandes multinacionales digitales prácticamente no pagan nada. El pasado mes de marzo, la Comisión Europea reveló que el sector digital tenía un gravamen del 9,5% del impuesto de sociedades, mientras que los sectores tradicionales contribuyen con una media del 23%, más del doble. Sólo en 2017, Amazon obtuvo unos ingresos de aproximadamente 25.000 millones de euros en Europa, pero consiguió tributar casi cero impuestos.

Los regímenes fiscales actuales están desfasados debido a la globalización y la digitalización. Diseñados a principios del siglo XX para una economía de ladrillos y cemento, ya no funcionan en nuestra economía cada vez más digitalizada. Además, las divergencias entre las normas fiscales nacionales y las lagunas legales hacen que la evasión y el fraude sean prácticamente un juego de niños. Las revelaciones de los Papeles del Paraíso han mostrado cómo las multinacionales capitalizan estos vacíos jurídicos empleando elaboradas construcciones que les permiten trasladar los beneficios a paraísos fiscales donde los tipos impositivos son bajos o incluso nulos.

Seguir leyendo »

Clima: todo por el medio grado

Medio grado centígrado. A primera vista puede parecer insignificante; en la práctica, aumentar la temperatura en medio grado probablemente no nos obligue a quitarnos el jersey, pero para el clima es diferente. Es lo que confirma el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que publicó la semana pasada un informe especial con unas conclusiones demoledoras: la diferencia entre limitar el calentamiento global a dos grados (objetivo principal del Acuerdo de París) en vez de hacerlo a 1,5 grados implica, ese medio grado de más, unas consecuencias colosales para las condiciones de vida de las personas. 

Los resultados de los trabajos cuantitativos y cualitativos del IPCC son, si aún quedaban dudas, más claros que nunca. Esa estrecha diferencia de medio grado duplicaría la pérdida del hábitat natural de los vertebrados o provocaría la casi total desaparición de los arrecifes de coral del mundo. 

Con un aumento de 1,5 grados, el nivel del mar subiría entre 26 y 77 centímetros para 2100, mientras que si el ascenso es de dos grados, habría que sumar diez centímetros más. Esa decena de centímetros significaría hasta diez millones de personas adicionales afectadas directamente. 

Seguir leyendo »

Hacia una España decisiva en la política climática internacional

Por primera vez, el calentamiento global ya ha alcanzado 1ºC. Si queremos limitarlo a 1.5ºC como establece el  Acuerdo Climático de París, los/as expertos/as climáticos/as internacionales no dejan dudas: hay que actuar más rápido y con más ambición. No solo para evitar los costes de una catástrofe humanitaria inimaginable sino también para aprovechar la oportunidad social y económica que representa ir hacia un modelo limpio y responsable. Desde España, recojamos el guante lanzado por la comunidad científica y seamos líderes de esta transición justa y ecológica en Europa. El nivel de ambición de nuestro país puede ser realmente decisivo. Veamos por qué y cómo.

Lo primero de lo que nos alerta el comité de expertos/as en su informe es de los enormes impactos de un aumento de temperatura de más de 1,5ºC en términos de costes sociales, económicos y ecológicos. ¿Os imagináis una Andalucía sin olivos, una Rioja sin vino, una Valencia sin naranjas o un Euskadi sin playas? Con una temperatura media 2ºC más alta, esto deja de ser una hipótesis. Gran parte del sur de España se convertiría en un desierto de aquí a finales de este siglo, con sus incalculables consecuencias sobre el empleo, la economía y la cultura de los territorios afectados. Si no actuamos de forma rápida y eficaz, los migrantes climáticos de las próximas décadas en Europa serán trabajadores y ciudadanos del sur español.

Al mismo tiempo, los expertos nos mandan una buena noticia: todavía estamos a tiempo de cumplir con el Acuerdo de París. Y sobre todo, conseguirlo abriría nuevas oportunidades sociales y económicas inauditas. Además de reducir las olas de calor y proteger la biodiversidad que sustenta nuestra supervivencia, ahorraríamos 26 billones de euros, crearíamos 18 millones de puestos de trabajo netos en sectores sostenibles y evitaríamos 150 millones de muertes en el mundo por contaminación atmosférica.

Seguir leyendo »

¿Ha muerto realmente el TTIP?

Manifestación en contra del TTIP

Parecería, y así lo hemos creído durante meses, que la fuerte movilización ciudadana en Europa, así como la elección de Trump, habían enterrado definitivamente el proyecto del TTIP. Sin embargo, nos empiezan a llegar tímidas pero cada vez más notorias señales de que alguna cosa en este ámbito se está moviendo a un lado y otro del Atlántico.

Sin querer ser alarmistas, deberíamos prestar más atención a lo que está ocurriendo en los grupos de trabajo ejecutivos creados por Juncker y Trump a raíz de su reunión del pasado 25 de julio para resolver cuestiones comerciales transatlánticas. La declaración conjunta de esa cumbre indicaba dentro de su vaguedad que todavía no se había decidido nada y que el "Grupo de Trabajo Ejecutivo" no era más que un espacio donde no se iban a tomar decisiones relevantes, sino simplemente ir explorando posibles campos de colaboración futuras. 

Sin embargo, hace unos días se celebró una reunión entre la negociadora jefa de la UE, Malmström, y el negociador jefe de Estados Unidos, Lighthizer, a raíz de la cual podemos ver cómo está surgiendo un enfoque común entre la UE y EEUU: la UE podría ofrecer cierta flexibilidad en materia de regulación a cambio de que Estados Unidos retire los aranceles sobre el acero y ponga fin a la progresividad arancelaria.

Seguir leyendo »