eldiario.es

9

La vida sagrada de los antiabortistas

Manifestación antiaborto de 2009, apoyada por el PP.

Abro hilo, haciendo un esfuerzo por tomarme en serio los "argumentos" que Antonio Burgos plantea en este panfleto en contra del aborto. Me consta que soy una excepción, entre otras cosas, porque se trata de una posición manida, superada ya, incluso, entre los de su parroquia.

1. Se puede estar en contra de la pena de muerte y a favor del aborto sin ningún problema. Simplemente, porque la vida no es un bien que pertenezca al Estado, a la Iglesia o a la comunidad de vecinos. El derecho a la vida implica que cada quien pueda disponer de ella sin lesionar las vidas ajenas.

2. En el caso del aborto, no hay tal lesión de la vida ajena porque la del cigoto o el feto no es separable de la vida de la madre. Sin más. Esto es: no es una vida "ajena".

Seguir leyendo »

Un Gobierno de cara a Europa

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se estrechan la mano tras la investidura del líder del PSOE.

Ya tenemos Gobierno y mucho se habla de la multiplicación de ministerios, del perfil de los ministros y ministras, de las complicaciones de crear un ejecutivo de coalición, de quién ha llevado la iniciativa política, del elevado número de vicepresidencias… y hay quien, desgraciadamente, insiste en calificar al nuevo gabinete de contubernio comunista. Sin embargo, se ha prestado menos atención a un asunto clave: la configuración del gobierno de cara a Europa.

Cualquiera que pertenezca o haya pertenecido a un club sabe que a cambio tendrá que cumplir una serie de reglas. No solo las que estaban vigentes en el momento en que el club se fundó o cuando nos admitieron, sino todas aquellas que se han ido añadiendo o modificando a posteriori. Si además ese club posee una zona restringida, más exclusiva, a la que también pertenecemos, las reglas se multiplican.

España pertenece a varios clubes. Algunos con reglas muy laxas, otros donde son algo opacas y otros con normas muy exigentes, pensadas para cambiar nuestras políticas, instituciones y procedimientos. Este último es el caso de la Unión Europea y la Eurozona, cuyas reglas condicionan el desarrollo de nuestro país, especialmente en el ámbito económico.

Seguir leyendo »

Combatir la pobreza infantil más allá de la caridad navideña

La Navidad es el tiempo de la infancia. Los espectáculos, las tiendas, las leyendas o las historias sagradas… todo gira en torno a ella. Es también cuando los adultos volvemos a mirar el mundo a través de los ojos de esa niña o niño que aún llevamos dentro. Recordamos los sabores de nuestros primeros años, los regalos que más nos ilusionaron, llevamos a nuestras criaturas a ver la cabalgata de Reyes a la que nuestros padres nos llevaban antes a nosotros... Todo ello nos conmueve, nos ablanda y nos vuelve más caritativos de lo que somos el resto del año, aunque nunca lo suficiente, porque nunca puede ni debe ser suficiente.

Ayer mismo, en una carnicería, una chica muy joven nos pedía a los clientes que esperábamos turno que por favor le compráramos comida. Para convencernos de que era una madre necesitada, nos enseñaba las fotos de su bebé e incluso vídeos en el móvil con su marido y su hijo jugando en la cama. Nos quería convencer de que era verdad que tenía un hijo pequeño, pero como no se comportó como se espera que haga una persona pobre, ni su apariencia se asemejaba al estereotipo de una persona pobre, no obtuvo la caridad que podría haber recibido si su aspecto hubiera sido otro, si hubiera actuado de manera distinta o nos hubiera mostrado un móvil de otro modelo o ninguno en absoluto. Ese es el problema de la caridad, que puede ser arbitraria, caprichosa y prejuiciosa.

La caridad es una virtud que nunca debemos dejar de ejercer ni de inculcar a nuestros hijos. Pero nunca es ni será suficiente para erradicar la pobreza, la desigualdad o las injusticias, ni puede ser sustituta de las políticas públicas, porque no se basa en derechos, sino en la voluntad de quien tiene de ayudar a quien no tiene.

Seguir leyendo »

Verde que te quiero rojo y violeta

Finalmente, y con dos días de retraso, se ha cerrado una COP25 heredada con valentía y generosidad por el Gobierno de España. El haber consensuado un texto común pero que éste sea poco ambicioso pone de manifiesto tanto la necesidad, como la dificultad de llegar a acuerdos globales para abordar la emergencia climática. El documento final, "Chile-Madrid, tiempo de actuar", compromete a los países a evitar que la temperatura media del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados, así como a cumplir con el acuerdo de París.

También en estos días, las instituciones europeas han movido ficha con la aprobación de la emergencia climática en el Parlamento Europeo y la presentación del European Green Deal por parte de la Comisión, pacto que ha recibido luz verde del Consejo con algunas salvedades.

El Green Deal europeo es una magnífica noticia, aunque su éxito dependerá, por una parte, de su capacidad de ir más allá de un plan de inversiones, y convertirse en un verdadero acuerdo que lo transforme todo. Y con todo quiero decir la forma de producir, distribuir, consumir, medir el éxito económico, el modo en que nos gobernamos colectivamente y también la manera en la que vivimos nuestras vidas. Por la otra parte, el éxito estará supeditado a la capacidad que tenga la ciudadanía para hacerlo suyo y apostar por él. Es cierto que la mayoría de las personas somos conscientes de nuestra necesidad de luchar contra el cambio climático y cambiar nuestras políticas, pero no sé si lo somos de los cambios que esto traerá a nuestras vidas, a nuestras pautas de consumo, y de cómo debemos ser protagonistas de esos mismos cambios.

Seguir leyendo »

Reforzar el marco europeo de protección del periodismo

Protestas por el asesinato del periodista Jan Kuciak

Naciones Unidas estableció el 2 de noviembre de cada año como el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas. Cada año, un periodista recibe el prestigioso premio Pulitzer, pero según cifras de la ONU alrededor de un centenar reciben un disparo. En el mundo, se han contabilizado 1.293 asesinatos a periodistas desde 1993. La libertad de prensa en todo el mundo está en crisis. México es el país con más muertes de periodistas del mundo y, aunque el gobierno ha establecido un Mecanismo Federal de Protección, hay 30 muertes de periodistas en México sin resolver. 

A nivel global, las estadísticas indican que los grupos armados son los que atacan a los periodistas con mayor impunidad. Pero en realidad lo que hay detrás de este fenómeno es la corrupción sin control, la ineficacia de las instituciones y la falta de voluntad política para llevar a cabo investigaciones efectivas. Todo crimen no resuelto contra periodistas envía una señal al resto de sus compañeros y compañeras de profesión de que no es seguro hablar. Es una amenaza a la democracia y un ataque los derechos fundamentales de toda la población.

Este fenómeno no es ajeno a la realidad europea, la violencia contra los y las periodistas también ocurre en la UE. En Malta, en 2017, Daphne Caruana Galizia fue asesinada a plena luz del día con un coche bomba. Esta periodista de investigación jugó un papel fundamental para destapar los vínculos del Gobierno de Malta con el entramado de fraude fiscal de los Papeles de Panamá. Dos años después, su asesinato sigue impune y el gobierno de Malta sigue torpedeando las investigaciones. En 2018 Jan Kuciak y su pareja fueron tiroteados en su casa en Eslovaquia, porque el periodista investigaba las conexiones entre el gobierno, la mafia y los esquemas de fraude fiscal de grandes empresarios. El primer ministro del país dimitió y se realizaron diversos arrestos, aunque el caso sigue sin resolverse. Hace justo un año, Viktoria Marinova fue violada y asesinada en Bulgaria poco después de presentar un programa de televisión en el que destapó escándalos de corrupción política y empresarial. Más conocido es el caso de Roberto Saviano que vive con escolta desde 2006 por la amenaza de muerte de la Camorra.

Seguir leyendo »

Una agenda de política exterior para después del 10N

Unas 30.000 personas acuden al "baile de los que sobran" en las protestas de Chile

Afrontamos una nueva campaña electoral en nuestro país y, como ya es costumbre, el hueco para discutir sobre política exterior es escaso. Sin embargo, cada vez es más necesario reflexionar, debatir y actuar. Nos encontramos ante un mundo cada vez más desordenado en el que las escasas reglas multilaterales en vez de adaptarse a los cambios, estallan pulverizadas en guerras e injerencias, en el que las políticas neoliberales han generado una desigualdad económica y de género que los pueblos no dejan de denunciar, en el que retos como el cambio ecológico global muestra una brecha geopolítica que sólo se puede resolver con una transición ecológica justa, y en el que los derechos humanos como salvaguarda contra la barbarie están puestos en cuestión.

Asistimos a los debates electorales y, como en otras ocasiones, la política internacional casi no aparece. Sin embargo, la política internacional forma parte de nuestro día a día. No sólo porque muchos retos son y necesitan soluciones globales, sino porque si no participamos en su diagnóstico y propuestas, los intereses de las mayorías sociales desaparecen. Si no participamos, no podremos corregir el rumbo y generar redes internacionales. Si no exigimos justicia económica, financiera y medioambiental, feminismo, regulación tecnológica, cultura de paz y derechos humanos en nuestra acción exterior, estaremos aislándonos. Perderemos poder de acción y, en definitiva, dejaremos de lado el futuro de nuestros pueblos.

Durante estos años, Unidas Podemos ha defendido una política exterior feminista, en favor de los derechos humanos, la democracia como gobierno popular, una transición ecológica justa, desarrollo económico para todos los países que supere las brechas Norte-Sur, políticas de paz y gobernanza multilateral.

Seguir leyendo »

Hamburguesas que humanizan los tiempos y la política

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior.

La polémica que se ha desatado estos días a cuenta de la cena del ministro Grande-Marlaska en un restaurante cercano al Ministerio del Interior cuando estaban ardiendo calles en el centro de Barcelona, demuestra lo lejos que estamos de entender que la política es una actividad humana más, y que por tanto, es preciso humanizar sus tiempos, la política de los tiempos e incluso la propia actividad política.

Según ha declarado el propio ministro del Interior - y no se puede dar por hecho que esté mintiendo-, tras quince horas en el ministerio salió a cenar con su jefe de gabinete que venía de otra reunión y, tras una hora de cena, volvió a su despacho del ministerio, donde estuvo hasta entrada la madrugada.

Esta cena fuera del ministerio es razón suficiente para que el secretario general del PP, Teodoro García Egea, pida su dimisión, una demanda a la que se han sumado periodistas conocidos por su tono incendiario, que no tardaron en añadir que el restaurante en cuestión estaba en Chueca, un barrio de referencia del mundo LGTBI.

Seguir leyendo »

Fiscalidad justa en la globalización

Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort.

El problema de la elusión y la evasión fiscal ha adquirido, con la globalización y la digitalización, un carácter sistémico. Así lo prueban los continuos escándalos fiscales del LuxLeaks, los Papeles de Panamá o, recientemente, el asunto CumEX.

El Parlamento Europeo ha contribuido sustancialmente a este debate creando varias comisiones especiales sobre fiscalidad. No en vano la magnitud de la cuestión amenaza la sostenibilidad del Estado de bienestar y el contrato social entre ciudadanos y Estados. Estos, por sí solos, ya no siempre son capaces de hacer pagar lo que les corresponde a las grandes empresas. La dimensión global de éstas contrasta con el carácter nacional de las leyes tributarias, lo que está siendo explotado por no pocas multinacionales para reducir drásticamente sus impuestos (elusión fiscal) y por múltiples estructuras financieras para no pagar impuestos (evasión fiscal).

En Europa, los escándalos fiscales han producido una verdadera alarma social en el contexto de la crisis económica pasada. Veamos cuáles son los caminos de reparación que se están discutiendo y poniendo en marcha.

Seguir leyendo »

Sí a los derechos de los creadores

Imagen de archivo de algunos de los logos de las principales empresas tecnológicas.

Ríos de tinta se han escrito en los últimos tiempos sobre la reforma de los derechos de autor a nivel europeo. Ríos que, lejos de arrojar luz sobre las discusiones en torno a la nueva directiva, han servido para inundar de falsedades el necesario debate sobre una cuestión de extrema importancia, habida cuenta del impacto que para la propia salud de una democracia tiene que sus voces más libres, sus creadores, reciban una remuneración justa por las obras que crean.

Con el voto en pleno de esta semana sobre el acuerdo alcanzado el pasado 26 de febrero se pone punto final a unas negociaciones que se han alargado más de dos años (la propuesta data de septiembre de 2016) y que han estado rodeadas de polémicas dirigidas con poca finura y mucho argumento grueso. Como, por lo demás, suele ser habitual cuando se trata de regular la economía digital.

Lo cierto es que cada vez que tratan de tomarse medidas para corregir los excesos de la economía digital aparecen los heraldos del apocalipsis de turno advirtiendo del fin de Internet como la habíamos conocido. Y siempre es falso.

Seguir leyendo »

Directiva de protección para los denunciantes: ¡un gran avance en defensa de la verdad!

Manifestación a favor de Edward Snowden

La semana pasada finalizaron las negociaciones en torno a la propuesta de Directiva de la UE sobre la protección de los denunciantes, después de años de esfuerzo y de pelea de muchos ciudadanos y ciudadanas que decidieron dar un paso adelante en favor de la verdad, jugándose su reputación, carrera profesional y arriesgándose a consecuencias penales. 

Esta directiva tiene como objetivo ofrecer protección y garantías legales a aquellas personas que quieran denunciar cualquier conducta ilegal, abuso o malas prácticas que se den en su lugar de trabajo. Una vez en vigor, introducirá sanciones para quienes intenten tomar represalias en contra de los denunciantes, y eximirá a quienes informen de las infracciones de la legislación de la UE de toda responsabilidad civil o penal relacionada con la divulgación de información en aras del interés público. 

Los gobiernos de la UE y los diputados al Parlamento Europeo deberán ahora dar el visto bueno al acuerdo en las próximas semanas. Se prevé la votación en el pleno del Parlamento Europeo se en el último pleno de abril. 

Seguir leyendo »