Euskadi Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
Ayuso se encomienda ahora al auxilio del Gobierno para afrontar la tormenta
Médicos de familia: "Estamos achicando agua de un sistema que naufraga"
OPINIÓN | El final de la escapada, por Antón Losada

Sobre este blog

Viento del Norte es el contenedor de opinión de eldiarionorte.es. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

Conferencia Sectorial de Educación o el espejismo de una victoria pírrica

Pablo García de Vicuña

La semana pasada los medios de comunicación se hacían eco de la reunión que congregó a los responsables políticos de educación de este país para hablar de la LOMCE. El momento era esperado con interés por cuantos desde hace ya tres largos años venimos advirtiendo de los peligros de tan innecesaria ley: cambios de tendencia política tras las eleciones autonómicas recientes, merma de influencia del partido del gobierno en España y continuas manifestaciones de la mayoría de los nuevos gobiernos territoriales en contra de la ley que pergeñó Wert, inspiraban esa sensación: "se puede armar una buena en la Conferencia Sectorial de Educación".

Además, los mensajes optimistas de las y los consejeros autonómicos, contrarios a la aplicación de la ley indicaban -aunque con distinto grado de entusiasmo- que estábamos a las puertas de un nuevo horizonte normativo y que el final de esta ley tan contraria a los deseos de la comunidad educativa era cuestión de meses. El órdago, por tanto, no podía hacerse esperar.

Sin embargo, el resultado, tras las horas de reunión, dista mucho de ser satisfactorio. Más bien, debe calificarse de decepcionante. Porque ¿qué es lo que tenemos, en realidad? ¿Qué han sido capaces de obtener del Sr. ministro las CCAA criticas con la LOMCE? Tan solo un retraso en la publicación del decreto que el ministerio debe aprobar sobre las famosas reválidas (que en cualquiera de las situaciones, nunca se realizarían antes del curso 2017-2018) y el compromiso de mantener un diálogo abierto sobre otras cuestiones no del todo precisas. El resto, continúa tal y como estableció la ley en diciembre de 2013 y mantiene sus principales maldades: calendario de aplicación (este curso, se completará en la Enseñanza Primaria y se iniciará en los cursos impares de la ESO y del Bachillerato), segregación de estudiantes en cuarto de Secundaria, entronización de la Religión dentro del itinerario formativo, desaparición de asignaturas progresistas -Educación para la Ciudadanía-, centralización de los currículos, minoración de la Formación Profesional,...

Las autonomías criticas con la LOMCE, tan exigentes en los prolegómenos de la cita, se felicitaban efusivamente por creerse vencedoras de una batalla en la que habían hecho hincar la rodilla al nuevo ministro Méndez del Vigo. El Partido Popular, sin embargo, sin demasiado ruido mediático, ha conseguido mantener la imagen de cambio de rumbo en la negociación con las CCAA tras la desaparición del intransigente Wert con tan solo un retraso en una de las cuestiones que más polvareda había levantado, las controvertidas pruebas externas de fin de ciclo.

Se acercan elecciones en el horizonte próximo y los partidos políticos mueven sus fichas en función de esta variable: los críticos con la LOMCE, generarán mil y una ilusiones bajo el prisma de la paralización inmediata de la ley. El partido de Rajoy, suavizando una de las medidas que ha sido capaz de diseñar, aprobar y mantener dese el inicio de una legislatura que está agotándose.

Y en medio de estas opciones políticas queda una comunidad educativa confusa, cada vez más saturada de promesas, que ve cómo el fantasma LOMCE sigue extendiendo su perniciosa influencia por más etapas, familias y alumnado.

Como educador, como profesional de la educación, seguiré esperanzado, confiando en que el futuro sea siempre un poco mejor que lo ya vivido; seguiré, también, valorando los esfuerzos de cuantas personas dediquen su esfuerzo a construir una educación más equitativa, justa, democrática y progresista. Pero, precisamente por todo ello, pediré una vez más que la política explore cuantos oasis sean necesarios para superar el desierto educativo de la LOMCE. Eso sí, sin espejismos.

Sobre este blog

Viento del Norte es el contenedor de opinión de eldiarionorte.es. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
18 de agosto de 2015 - 18:59 h

Descubre nuestras apps

stats