Casi la mitad de los escolares de la red pública necesita una beca para libros y comedor

En un momento de crisis como el actual, la escuela es uno de los baluartes para evitar que la desigualdad se dispare. Aunque la educación es gratuita en la etapa obligatoria, el mal momento está golpeando a multitud de familias, que deben recurrir a una beca para poder pagar el material escolar o sufragar los gastos de comedor. Y como es habitual, los becarios se concentran en la red pública, refugio de los alumnos procedentes de las familias con menos recursos. A pesar de que "supuestamente" la enseñanza también es gratuita en la red concertada, estos colegios registran un número de becarios muy inferior. La condición para el acceso a una beca de material escolar o de comedor es no superar un determinado nivel de ingresos. El curso 2012-13, disfrutaron de beca de material escolar 116.416 alumnos del conjunto de los 340.515 escolarizados en alguna etapa no universitaria, lo que significa el 34%. Por su parte, resultó beneficiario de una beca de comedor el 17% del alumnado.

Cuando la escuela sirve la única comida del día

Cuando la escuela sirve la única comida del día

Pero cuando se hace una lectura más pormenorizada, se observa que el porcentaje de becarios en la red pública es superior al de la red privada, lo que se hace más notable en el caso de los becarios de comedor. Así, un 40% de los alumnos de la red pública cuenta con beca para comprar material escolar frente al 28% de la red concertada. Mientras, un 24% de los estudiantes de la red pública disponen de beca para hacer frente a los gastos de comedor por un 10% de la concertada. Son datos del informe La educación en Euskadi 2012-2013, elaborado por el Consejo Escolar de Euskadi, un órgano de carácter consultivo que aglutina a todos los estamentos de la enseñanza, desde patronales hasta administración pasando por profesores, padres y expertos.

En general, el Consejo apunta que la red educativa en Gipuzkoa y la costa e interior de Bizkaia presentan un reparto más equitativo de los becarios entre las dos redes. En cambio, en todo el Gran Bilbao y Vitoria "las diferencias en la extracción social del alumnado entre ambas redes se hacen más notorias".

Beatriz P., madre de dos niños menores de 14 años, cuenta este curso con una beca de comedor para sus hijos. "La verdad es que es una gran ayuda. Estoy buscando trabajo y tener la tranquilidad de que los chavales comen en el colegio me permite dedicar más tiempo a esa búsqueda".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats