El descenso regional de habitantes se frenó a la mitad en el último semestre

Natalidad demografía niños despoblación

El descenso en el número de habitantes de Extremadura se ha frenado en el último semestre contabilizado, el segundo de 2018, en el que el censo regional ha disminuido en 1.681 personas cuando en el anterior fue más del doble, 3.401.

La tendencia de reducción del padrón viene atenuándose según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, INE.

Desde enero de 2017, es decir, dos años contabilizados, el número de habitantes de la Comunidad se ha reducido en casi 12.000 personas, un mal dato que se debe fundamentalmente al decrecimiento vegetativo, es decir, más defunciones que nacimientos, un problema que sin embargo es general en toda España, pero donde no lo es tanto el balance negativo de migraciones interiores entre regiones, pésimo en nuestra región y además otras reciben desde el extranjero más flujo de personas migrantes.

En el primer semestre de 2017 la reducción poblacional fue en la región de algo más de 4.000 personas, en el segundo de 3.093, en el primer semestre de 2018 la disminución del padrón subió ligeramente, 3.401, pero ya en el segundo y último contabilizado hasta ahora la reducción fue brusca hasta las 1.681 personas.

Habitualmente los primeros semestres del año son los peores.

Provincias

Con esa última contracción de 1.681 personas la población regional ha quedado en 1.065.362 personas, de las que 672.448 viven en la provincia de Badajoz y en 392.924 en la de Cáceres.

Pese a tener esta última un 41,5% menos de habitantes, la pérdida de los mismos en el último semestre fue de 874 personas, frente a 806 en Badajoz.

En la región en total el número de jóvenes de 15 a 34 años era de 233.578 a uno de enero pasado, son 2.331 menos que seis meses antes. Se debe a la falta de relevo generacional, ya que van sobrepasando esa edad sin que vengan otros menores a reemplazarles, y a la emigración juvenil para buscar trabajo fuera de Extremadura.

En ese semestre la Comunidad fue la segunda con mayor pérdida de población, un 0,47%, solo superada por Asturias, que junto a Castilla y León también tiene unos malos datos en varios de estos aspectos.

El saldo vegetativo asturiano es aún peor que el extremeño, la diferencia entre nacimientos y defunciones, pero recibe más migrantes del extranjero y sobre todo su balance de cambios de residencia con otras comunidades es mucho mejor, aunque sea negativo.

En el segundo semestre de 2018 en ese intercambio Extremadura perdió 2.980 habitantes como resultado de esos intercambios interiores.

Es muy llamativo que también Cataluña pierda en ese intercambio interior español, 2.811 habitantes, mientras que por ejemplo Madrid ganó 7.307.

Asturias tiene en estos momentos un menor número de habitantes que Extremadura, 1.022.293 frente a 1.065.362.

 

 

Etiquetas
Publicado el
5 de julio de 2019 - 22:33 h

Descubre nuestras apps

stats