Extremadura se prepara para un endurecimiento de las restricciones para frenar la tercera ola

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, durante el Consejo de Gobierno telemático de este miércoles

Extremadura conocerá esta tarde las nuevas medidas que se pondrán en marcha en la región, y se prevé un endurecimiento de las restricciones que ya están en vigor para frenar la tercera ola de contagios de la COVID-19.

El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y el consejero de Sanidad, José María Vergeles, informarán a las 18.30 horas de los acuerdos del Consejo de Gobierno, que se ha celebrado durante buena parte de la mañana de este miércoles.También participará el consejero de Economía, Rafael España. La comparecencia se producirá una vez que finalice el Consejo Interterritorial de Salud.

Fernández Vara ya anunció el martes que la Junta estudia el aislamiento perimetral de algunas ciudades a fin de que los negocios de la hostelería y el comercio puedan abrir sus puertas con horario y aforo reducidos. Se trata de una petición de los empresarios y autónomos de estos sectores, que han protagonizado sonoras protestas en los últimos días en ciudades como Mérida, Badajoz, Plasencia y Don Benito.

Por lo tanto, las nuevas restricciones que la Junta de Extremadura tiene sobre la mesa pasan por extender las medidas que ya existen en los municipios con más de 5.000 habitantes y con una incidencia superior a los 500 casos, que consiste en el cierre de toda actividad no esencial, a localidades de menor tamaño, y en reducir la movilidad municipal.

Todas las grandes ciudades de Extremadura superan esa tasa de incidencia y, si finalmente la Junta decide cerrarlas, será la primera vez que se haga en toda la pandemia. Tanto Fernández Vara como el responsable de Sanidad habían rechazado, hasta ahora, el aislamiento de las localidades de más de 10.000 habitantes al considerar que esta medida es poco efectiva.

En la actualidad, Extremadura tiene una incidencia acumulada a los 14 días de 1.076 casos por cada cien mil habitantes, más del doble que la media nacional. Desde que comenzó el año, la región ha notificado 10.213 contagios y la muerte de 103 personas por la COVID-19.

La situación de los hospitales también es preocupante. En la comunidad hay 471 pacientes ingresados debido a la infección, cuando el récord de ingresos, que se alcanzó el la primera ola, era de 418. Por su parte, las UCI han alcanzado e 50% de ocupación tras registrar, según los datos del martes, los 50 ingresados en intensivos.

Etiquetas
Publicado el
13 de enero de 2021 - 14:30 h

Descubre nuestras apps

stats