La UEX no adoptará medidas cautelares sobre el doctor Marcos Maynar, investigado por tráfico de sustancias dopantes

Un momento durante el registro en el laboratorio de la Facultad de Ciencias del Deporte

Inmaculada Franco


0

La Universidad de Extremadura no adoptará ninguna medida cautelar en torno al profesor y doctor en medicina deportiva, Marcos Maynar, que fue detenido el pasado mes de mayo y dejado en libertad con cargos, tras ser investigado por su presunta participación en una banda criminal dedicada a la elaboración y tráfico de sustancias de dopaje para deportistas de élite.

Hace una semana, dentro de la operación ILEX, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, hacía pública, en nota de prensa, la identificación completa de los presuntos miembros de una banda criminal, con base en Cáceres, pero con ramificaciones en Castellón, Guipúzcoa y Portugal, dedicada a fabricar y comercializar, dentro y fuera del país, sustancias medicamentosas ilegales, con destino a deportistas de primer nivel.

Pruebas en la facultad

Según información facilitada por la UCO a este diario, bajo la custodia de este profesor se encontraron dichas sustancias en su puesto de trabajo, así como, y tal como se especifica en la nota informativa difundida por esta unidad, se tiene constancia de que, dentro de la universidad, se han realizado pruebas médicas y fisiológicas a destinatarios de los tratamientos, por los que se llegaban a cobrar hasta 3.000 euros, en según qué casos.

Según fuentes de la UEX, a pesar de que el profesor está siendo investigado como uno de los presuntos cabecillas de esta trama, ha seguido ejerciendo en su puesto de trabajo, sin cambio alguno y sin que se haya ejercido ningún control obre sus actividades.

La universidad, no obstante, según informan las mismas fuentes ha colaborado con la Guardia Civil y con la Administración de Justicia en todo lo que se le ha requerido, pero no tomará ninguna decisión hasta que haya una resolución judicial sobre este caso. “Todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario y, por lo tanto, la universidad, de momento, no va a hacer nada”.

Uno de los investigados como presunto implicado en esta trama criminal es el exciclista y director deportivo Vicente Belda, que está citado a declarar en el Juzgado número 4 de Cáceres, el próximo 1 de febrero, y que lo hará de manera presencial al habérsele denegado hacerlo por videoconferencia, han confirmado fuentes judiciales a elDiario.es Extremadura.

 Una trama con ramificaciones en varias ciudades de España y en Portugal

Según informaba la UCO, la semana pasada, tras más de un año de seguimiento de las actividades de los dos detenidos, también se ha logrado identificar en Portugal, Guipúzcoa y Castellón a otras tres personas relacionadas con la misma trama, los cuales hacían de intermediarios entre los fabricantes y distribuidores iniciales de estas sustancias y los consumidores finales de las mismas.

Según la UCO, los deportistas eran captados por varias personas íntimamente relacionadas con el mundo del deporte profesional, a los que les ofrecían los servicios de un conocido médico deportivo, presuntamente Marcos Maynar, aunque el nombre del médico no aparece recogido expresamente en la nota de prensa.

 Estos servicios consistían en la preparación de los entrenamientos, complementación nutricional, y en la administración de una serie medicamentos y sustancias prohibidas en el deporte, e incluidas en la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje.

Según la UCO, a lo largo de la investigación se ha podido corroborar cómo estos deportistas, una vez puestos en contacto con el médico y su ayudante, Doctor en Fisiología del Ejercicio, eran sometidos a un estudio previo mediante analíticas y pruebas de esfuerzo.

“Estas pruebas eran realizadas en las instalaciones de la Facultad de Ciencias del Deporte de Extremadura, al igual que la fabricación, recepción y almacenamiento de ciertos medicamentos, donde uno de los principales investigados desempeñaba sus labores docentes”, señala la UCO.

Los medicamentos y sustancias prohibidas llegaban a los deportistas por canales seguros, interponiendo a terceras personas para ocultar la relación médico-deportista y, en algunos casos, se entregaban directamente en mano cuando se trataba de deportistas de primer nivel. Entre los consumidores finales se ha identificado a un menor de edad.

Utilizaban aplicaciones específicas para comunicarse sin ser espiados

Las comunicaciones entre médico y deportista se llevaban a cabo por medio de aplicaciones de mensajería seguras y, en algún caso, se ha detectado cómo los investigados hacían uso de aplicaciones que dificultan la lectura de los mensajes como medida de seguridad extra.

La operación se ha saldado con la detención de dos personas por la comisión de supuestos delitos de tráfico de medicamentos y dopaje en el deporte, pertenencia a grupo criminal y blanqueo de capitales, así como con seis personas investigadas, todo ello en los dos registros que se han practicado, uno en localidad de Plasencia (Cáceres) y otro en la Facultad de Ciencias del Deporte de la UNEX.

En estos registros se han intervenido distintos medicamentos no autorizados en España, como Actovegin®, Ácido Dicloroacético (DCA) y Teofilina, así como sustancias prohibidas en el deporte como la Hormona Menotropina.

También se encontraron otros medicamentos facilitados a los deportistas como cafeína en presentación inyectable o supositorio y gran cantidad de cápsulas vacías preparadas para su relleno con alguno de estos medicamentos para su posterior distribución.

La operación continúa abierta, estando actualmente en fase de estudio la información contenida en diversos dispositivos electrónicos intervenidos, como ordenadores, discos duros y otros soportes de memoria y teléfonos móviles, no descartándose nuevas detenciones o investigaciones.

 Esta operación ha sido llevada a cabo por la Sección de Salud Pública y Dopaje de la Unidad Central Operativa (UCO), en estrecha colaboración con la Agencia Estatal Comisión Española para la Lucha Antidopaje en el Deporte (CELAD), Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), International Testing Agency (ITA) y la Universidad Católica de Murcia (UCAM), que han prestado tanto apoyo técnico, para la realización de análisis, como aportando información y asesoramiento de vital importancia durante el desarrollo de la investigación y la práctica de los registro.

Una vida profesional ligada a la sospecha

No es la primera vez que se investiga al médico Marcos Maynar por su presunta implicación en casos de dopaje. Ya fue detenido en 2004, durante la investigación de la Operación Gamma, contra el tráfico de sustancias dopantes en gimnasios, incautándose en su domicilio anabolizantes y esteroides, que siempre justificó que los tenía para sus investigaciones.

También fue investigado en 2008, tras la muerte del ciclista portugués Bruno Neves, con cuyo equipo trabajaba Maynar, al que encontraron fichas de ciclistas con planes de entrenamiento y administración sustancias dopantes.

 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats