Feijóo asegura que no recibió el argumentario del PP que recomienda culpar al Gobierno del aumento de contagios

El titular del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello.

La dirección del PP acaba de dar unas directrices a todos sus cargos sobre en qué sentido se tienen que pronunciar sobre el aumento de contagios y la gestión actual de la pandemia, pero el mensaje no ha llegado a todos sus receptores. El presidente de la Xunta y barón del partido en Galicia, Alberto Núñez Feijóo, asegura que no ha recibido esa comunicación y que desconoce su contenido, publicado este jueves por elDiario.es.

"No recibí el argumentario y, por lo tanto, no lo conozco", dijo Feijóo en respuesta a una pregunta directa sobre el asunto este jueves, tras la reunión semanal de su gabinete. Por este motivo, no tiene tampoco una opinión sobre las consignas dadas por la dirección de Pablo Casado. Las instrucciones internas, sin embargo, no se separan de la línea seguida por el PP y por el propio presidente gallego desde que empezó la pandemia: cargar contra la gestión del Gobierno central y alejarse de la autocrítica.

El argumentario remitido por el PP pide a sus cargos que insistan en que el Gobierno "hizo oídos sordos" a la proposición de ley de pandemias de los populares y ahora hay un incremento "vertiginoso" de los contagios y se está generando "un caos alarmante por culpa de la ineptitud del Gobierno". Este mismo jueves, Feijóo volvió a la defensa de la modificación de la ley de salud de Galicia, uno de cuyos puntos está suspendido tras el recurso del Gobierno central ante el Tribunal Constitucional. Lo hizo al anunciar que la Xunta va a presentar alegaciones a otro recurso, el registrado por Vox en el mismo órgano.

La norma gallega, insistió, no vulnera la Constitución en "ninguno de sus artículos". "La autonomía de Galicia es constitucional y, por lo tanto, vamos a defender la Constitución", afirmó. La batalla abierta por la modificación es otro argumento recurrente de Feijóo para atacar al Gobierno central, al que acusa de ir específicamente contra la ley gallega, y volvió a utilizarlo este jueves.

En lo que no ha coincidido por el momento con el argumentario de la dirección nacional de su partido es en depositar la responsabilidad del aumento actual de la incidencia directamente sobre el Ejecutivo de Pedro Sánchez. El presidente gallego apunta a las celebraciones de los jóvenes y, en concreto, al botellón de los nuevos contagios. Y, con ello, vuelve a señalar a los ayuntamientos, a los que la última disposición publicada en el Diario Oficial de Galicia (DOG) impone el cierre de parques, playas y plazas desde la medianoche para evitar concentraciones. "Es de obligado cumplimiento", destacó. Recordó también que la ley gallega, en un artículo que no está suspendido, prohíbe los botellones y dirigió un mensaje a los alcaldes: "Sabemos perfectamente cuáles son los puntos de botellón en las ciudades gallegas y sabemos perfectamente las horas. Con un poco de interés, y sabiendo que es un esfuerzo, lo podemos intentar". Reconoció que los intereses son sanitarios, pero también económicos. De hecho, el Gobierno gallego no solo no ha cerrado el ocio nocturno, sino que ha decidido permitir que abra también desde este fin de semana en los municipios con un nivel medio de restricciones, siempre que los clientes presenten una PCR negativa o un certificado de vacunación completa.

Etiquetas

Descubre nuestras apps