Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La ONU advierte de que “las represalias son ilegales” a Israel e Irán
El Ayuntamiento de Marbella recalifica los terrenos de la mansión de la alcaldesa
Opinión - Cómplices de la impunidad de Israel. Por Rosa María Artal

El informe de la Xunta que niega la peligrosidad de los pellets ocupa una página y lo firma un experto de una empresa

El informe en el que se basó la Xunta para negar que los pellets sean tóxicos.

Gonzalo Cortizo / Beatriz Muñoz

35

El informe en el que la Xunta de Galicia se basó para negar la peligrosidad de la marea de pellets de plástico ocupa poco más de una página y no lleva la firma de ningún instituto científico. elDiario.es ha tenido acceso al texto que firma Santiago García Pardo, un técnico experto en reciclaje de plásticos que trabaja para la empresa Valtalia.

El texto asegura lo siguiente sobre las pequeñas bolas de plástico que han aparecido en decenas de playas gallegas: “El producto es apto para el uso alimentario”. Para llegar a esta conclusión el experto en el que la Xunta ha volcado todo su optimismo no se detiene en analizar en laboratorio las muestras recogidas en los arenales, sino que se limita a estudiar lo que el fabricante explica en las fichas técnicas y de seguridad de su producto.

Según esa información el producto se identifica con el nombre comercial de “coraplast” y su composición se reparte de la siguiente manera: 90% de poletileno y 10% de aditivo UV622.

Este texto de apenas un folio de extensión le valió a la conselleira de Medio Ambiente de la Xunta, Ángeles Vázquez, para acudir a televisiones y radios con el argumentario que acreditaba en la no peligrosidad del producto. A sus palabras en varios medios respondió el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, que aseguró: “El plástico no es comestible”. El autor del informe señala que el material es “apto para uso alimentario”, lo que quiere decir que es válido para la elaboración de envases en los que servir o almacenar comida.

El informe que maneja la Xunta tampoco analiza los efectos de la introducción de este polímero en la cadena trófica marina ni los riesgos de que peces y cefalópodos lo puedan ingerir confundiéndolo con comida.

Según explican a elDiario.es fuentes del Gobierno gallego, la Xunta está a la espera de un segundo informe, encargado a CETIM, un centro tecnológico privado. Ese segundo texto aún no ha sido redactado en su totalidad pero el ejecutivo de Rueda conocen ya las conclusiones preliminares. Ese primer avance de resultados es en el que se basaba este martes la conselleira, Ángeles Vázquez, para insistir en la conclusión que ya sacó del primer informe: “Tenemos la conclusión de que no es peligroso, pero sí es plástico”.

Rueda desconoce el nombre del autor

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha hablado ante los medios del informe, del que ha dicho desconocer la extensión y el autor al que se le encargó: “No sé el nombre concreto, pero desde luego son organismos oficiales y con personas acreditadas para hacerlo”. Señaló que no tiene los datos exactos porque la encargada de pedir los análisis fue la Consellería de Medio Ambiente. Él, afirma, se leyó las conclusiones. Insiste en que el material se usa en la industria alimentaria, aunque admite que es plástico que se deposita en entornos naturales “y hay que retirarlo”.

Etiquetas
stats