Galicia cierra la hostelería, confina los municipios y limita las reuniones a convivientes

Dos barrenderos limpian una de las calles del centro histórico de Santiago.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha decidido imponer un cierre casi generalizado en toda Galicia como respuesta al descontrol en número de contagios y el preocupante aumento de la presión asistencial. La comunidad cierra toda la hostelería sin más excepciones que los servicios para consumir en domicilio, confina a todos sus ayuntamientos y prohíbe las reuniones de no convivientes. Las medidas entrarán en vigor a partir de las 00.00 de este miércoles. También se limita la actividad comercial: todos los establecimientos que no se consideren esenciales cerrarán a las 18.00 y los grandes centros comerciales permanecerán clausurados durante los fines de semana. Los supermercados o los talleres de reparación de vehículos seguirán abiertos hasta las 21.30. El jefe del Gobierno gallego anuncia que los nuevos límites se mantendrán vigentes "al menos" durante las próximas tres semanas.

La presión en los hospitales en Galicia ya supera el pico de toda la pandemia, con 1.154 personas ingresadas por COVID-19

La presión en los hospitales en Galicia ya supera el pico de toda la pandemia, con 1.154 personas ingresadas por COVID-19

Feijóo ha pedido que los ciudadanos se autoconfinen en sus domicilios y limiten al máximo las salidas a la calle. Además, ha insistido en prohibir los paseos de personas que no vivan bajo el mismo techo. "Habrá lugar a una falta. Es una cuestión obligatoria", ha asegurado. Para el cumplimiento de las nuevas medidas ha solicitado la colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Galicia también cierra sus museos, bibliotecas y todos aquellos espacios dedicados a espectáculos. Se limita también la actividad académica en el tramo universitario: las clases no se reabrirán hasta el próximo 8 de febrero y se prevé que las primeras semanas tras la reapertura la docencia telemática será obligatoria.

La Xunta también cierra todos los centros sociales y clubs de jubilados o similares.

La orden que se publicará en el boletín oficial de la Comunidad Autónoma este martes cierra también todas las actividades deportivas, a excepción del deporte federado de ámbito estatal e internacional. Se prohíbe cualquier tipo de entrenamiento al aire libre que no se realice de manera individual y se cierran los gimnasios. Para la actividad deportiva individual se hace obligatorio el uso de mascarilla, aún cuando se respete la distancia de dos metros sobre el resto de personas.

Feijóo pide un acuerdo nacional sobre el teletrabajo

Por primera vez en toda la pandemia, la Xunta plantea la necesidad de limitar las relaciones incluso en el ámbito laboral. Sin llegar a prohibir las reuniones por motivos de trabajo, el Gobierno gallego ha pedido a todos los empresarios que apuesten por el empleo a distancia y eviten los encuentros entre sus plantillas en las oficinas. Feijóo ha pedido un acuerdo a nivel del Estado para limitar el trabajo presencial: "Tenemos que abrir un consenso para limitar las interacciones en los centros laborales. Una medida de este calado debe orientarse para todo el Estado", ha dicho Feijóo.

Además, el jefe de la administración gallega ha vuelto a reclamar del Gobierno central que permita a las comunidades autónomas ampliar el toque de queda más allá del límite de las 22.00 fijado en la actualidad: "Es un clamor en la inmensa mayoría de las Comunidades Autónomas, con independencia del color político. No es un capricho. El Gobierno está a tiempo de rectificar y espero que lo haga", ha asegurado el barón gallego del Partido Popular.

Llamada a la 'policía de balcón'

El tono empleado durante la comparecencia en la que se han anunciado las medidas ha sido grave. Tras meses asegurando que los datos de contagios en Galicia eran mejores que los del resto de España, la Xunta ha cambiado de discurso y el propio Feijóo dice ahora que "en este momento esa ventaja relativa carece de relevancia". "Nuestra situación es muy preocupante".

El presidente de la Xunta le ha pedido a los ciudadanos que se vigilen a sí mismos y vigilen al resto: "Sean implacables con aquellos que no cumplen las medidas. Ni un ápice de condescendencia".

Mientras pedía que los ciudadanos se refugien en sus casas, Feijóo ha enumerado dos cosas que su Gobierno no sabe: "Desconocemos el alcance que van a tener las nuevas cepas del virus", "no puedo garantizarles que este sea el último esfuerzo que les pido".

Etiquetas
Publicado el
25 de enero de 2021 - 15:08 h

Descubre nuestras apps

stats