Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Los líderes del G7 apoyan el plan de Biden para un alto el fuego en Gaza sin avances
Análisis - El bulo de Miguel Ángel Rodríguez, la última bala contra el fiscal general
Opinión - Ayuso, azote de la corrupción (ajena). Por Esther Palomera

Rueda se abre a enmendar la política lingüística de Feijóo en la Xunta de Galicia

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda.

Beatriz Muñoz

Santiago de Compostela —

4

Una de las primeras batallas que dio Alberto Núñez Feijóo en su camino hacia la Xunta de Galicia en 2009 fue la de la lengua. Y su llegada aquel año al Gobierno autonómico supuso el fin del consenso parlamentario mantenido desde la época de Fraga Iribarne en torno al gallego. Aprobó el llamado decreto del plurilingüismo, la primera norma que hacía retroceder la presencia del gallego en la enseñanza. Ahora, tras su mayoría absoluta en las urnas, el sucesor de Feijóo en la Xunta, Alfonso Rueda, se ha abierto a modificar la política lingüística de los últimos 15 años.

El conselleiro de Cultura, José López Campos, recién nombrado para el cargo, aseguró en el Parlamento de Galicia que la Xunta tiene voluntad de buscar un acuerdo en la materia. El pasado viernes, Día das Letras Galegas, una manifestación volvió a recorrer Santiago para denunciar la situación de “emergencia” del gallego. Entre sus peticiones está la de derogar el decreto aprobado por el primer gobierno de Feijóo. En respuesta a una pregunta sobre si el cambio normativo podría estar incluido en la oferta de un acuerdo lanzada por el conselleiro, Rueda aseguró que “no se cierra absolutamente nada”.

“No puedo decir, cuando estamos dispuestos a llegar a un pacto, que no hay que escuchar a la otra parte. También nos tendrán que escuchar ellos a nosotros y, si llegamos a un acuerdo, aquí no se cierra absolutamente nada”, declaró. Esto no quiere decir, según el presidente gallego, que esté poniendo “en cuestión” la política lingüística desarrollada en los últimos 15 años y que le ha valido a la Xunta críticas de la comunidad educativa, de instituciones lingüísticas y culturales y de grupos políticos de la oposición por el retroceso en el uso de la lengua propia.

La estrategia del PP al frente de la Xunta ha estado basada, según Rueda, en “el impulso de un bilingüismo cordial y no en el enfrentamiento ni la utilización” del gallego “como arma política”. El ahora presidente gallego fue, en 2009, uno de los rostros visibles del PP en la manifestación convocada por la plataforma Galicia Bilingüe, contraria al uso del gallego en las aulas. Y ya como líder de su partido en Galicia, los populares votaron, en una iniciativa en el Parlamento autonómico, en contra del uso de la lengua propia en el Congreso. En la campaña para las elecciones del pasado 18 de febrero, Rueda recurrió otra vez a la tesis de una supuesta imposición del gallego.

Ahora, tras decir el conselleiro que aspiran a un acuerdo con la oposición sobre el gallego, Rueda ha descartado cerrar puertas a un posible cambio normativo. “Cuando uno ofrece pactar tiene que escuchar y estar dispuesto a llegar a acuerdos. Hablemos y veamos lo que acordamos por ambas partes”, dijo.

Etiquetas
stats