eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Ejército brasileño vuelve a la cúpula del poder con Bolsonaro

El general Mourão será vicepresidente, el general Heleno será ministro de Defensa y el teniente coronel Ponte será ministro de Ciencia y Tecnología

Un grupo de altos cargos militares, con el general Oswaldo Ferreira al frente guio la campaña electoral y se postulan a otros ministerios

34 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El general Heleno será ministro de Defensa y el teniente coronel Ponte será ministro de Ciencia y Tecnología

El general Heleno será ministro de Defensa y el teniente coronel Ponte será ministro de Ciencia y Tecnología Archivo Agência Brasil

La escena del Ejército brasileño desfilando anoche por las calles de Niterói (estado de Río de Janeiro) jaleado por seguidores del ultraderechista Jair Bolsonaro –que acababa ganar las elecciones– fue una coincidencia pero no una casualidad. Algunos soldados devolvían los aplausos desde los vehículos, otros dedicaban gestos de victoria a los simpatizantes del nuevo mandatario. La caravana de las Fuerzas Armadas convirtió un regreso cotidiano a su base –son parte del Comando Militar Leste, que actúa en las operaciones que desde marzo conforman la intervención federal en la seguridad pública de Río de Janeiro– en un fin de fiesta perfecto tras la victoria en las urnas.

El Ejército brasileño, que gobernó Brasil entre 1964 –tras el Golpe de Estado contra el presidente João Goulart– y 1985 – en una dictadura de la cual cada vez quedan más confirmada su crueldad–, nunca abandonó del todo la vida pública. Los militares simplemente dieron un paso al lado, pero Michel Temer decidió volver a dar protagonismo una vez que el Congreso y el Senado apartaron a Rousseff de la presidencia.

La militarización ha alcanzado cotas insospechadas hace solo un par de años. Primero a través del nombramiento del general Joaquim Silva e Luna como ministro de Defensa; posteriormente con la intervención federal en la seguridad pública del estado de Río de Janeiro –incapaz de controlar la situación desde la Secretaría de Seguridad pública, los militares entraron en acción–, y finalmente con la sistemática utilización de las Fuerzas Armadas en situaciones de la vida cotidiana brasileña, como en la huelga de camioneros del pasado mes de junio.

Ahora, el Ejército aterriza de nuevo en el Gobierno de la República tras la victoria en las urnas del capitán Jair Bolsonaro, que ya en su primer discurso como presidente electo hizo varias referencias al mariscal Luiz Alves de Lima e Silva, Duque de Caxias, patrón de las Fuerzas Armadas. El vicepresidente del Gobierno será –iba en la misma candidatura– el general de la reserva Hamilton Mourão. La nómina de militares en el poder se completará con otros altos mandos de la reserva que han estado dirigiendo los hilos de la campaña del candidato y que ahora tendrán cargo de ministros.

"El hecho de no haber tenido en Brasil una justicia de transición como en otros países latinoamericanos" es uno de los motivos fundamentales para este repunte del Ejército en Brasil, asegura Leonardo Cazes, periodista e historiador (por la Universidad Federal Fluminense). "Los crímenes de la dictadura solo fueron investigados y reconocidos por el Estado muy tardíamente, con la Comisión Nacional de la Verdad, ya en el Gobierno de Dilma Rousseff." Cazes, que se dedica a estudiar y analizar el régimen militar brasileño, explica para eldiario.es que "poco a poco se ha ido gestando una revisión del periodo autoritario. Esa época distante se fue endulzando, ya no era tan mala, la vida era más tranquila entonces, etc".

En 1972, cuando el régimen militar comandaba Brasil desde hacía ocho años, ingresó en la Academia Militar das Agulhas Negras el actual vicepresidente electo, Hamilton Mourão, que era hijo de militar. Desde que Bolsonaro le acogió en su candidatura se ha hecho famoso por dudar de la estabilidad de las cuentas públicas por el hecho de que exista la paga extra para los trabajadores, y por su referencia al blanqueamiento de piel, en uno de los países más racistas del mundo.

El Día del Soldado en Brasil

El Día del Soldado en Brasil José Cruz / Agência Brasil

Pero las polémicas con Mourão no son solo de ahora. En octubre de "2015, cuando el clima que rodeaba a la presidenta Dilma Rousseff –que había sido reelegida un año antes– comenzaba a ser insoportable, el general declaró en una conferencia que era necesario "un despertar hacia la lucha patriótica". Fue por ello apartado de su cargo en el Comando Militar del Sur. Mourão ha entrado a formar parte de la reserva hace tan solo unos meses.

Y si Bolsonaro dijo en agosto que quería un gobierno con un montón de militares, es porque a Mourão hay que sumarle, de momento, al general de la reserva Augusto Heleno –será ministro de defensa–, a Marcos Ponte –teniente coronel de la aeronáutica, y astronauta, como ministro de ciencia y tecnología–, y, entre otros, al general Oswaldo Ferreira, que en la campaña de Bolsonaro se ha encargado de los temas relacionados con infraestructuras.

Para resumir la ideología del general Ferreira solo hay que recordar una de sus afirmaciones más contundentes, relacionadas con la legislación durante la dictadura, en general, y sobre el medio ambiente en particular: "Cuando construía carreteras no existía ni el Ministerio Público ni el Ibama [Instituto Brasileño de Medio Ambiente], eché abajo todos los árboles que tenía por delante, sin nadie que me tocara las narices. Hoy, para talar un árbol, te viene un puñado de gente a tocar las narices". El mensaje militar hace temblar a las organizaciones ambientales y a las poblaciones indígenas cuyas reservas protegidas estarán más en peligro que nunca.

El mismo tono complaciente con la época del régimen militar ha utilizado en sus declaraciones de los últimos meses el futuro ministro de Defensa, el general Augusto Heleno, que ya era cadete en 1964, y que posteriormente se convirtió en instructor del propio Bolsonaro. En una entrevista al periódico Folha de São Paulo, Heleno opinaba que había un sentimiento popular favorable a la intervención militar, "un crecimiento exponencial de ese tipo de manifestación. No igual que en 1964, pero semejante, salvando las enormes diferencias y debidas proporciones. La semejanza es ese clamor por la intervención militar".

Una de las razones que más ha influido en la calma con la que la sociedad brasileña está aceptando e incluso celebrando el retorno de los militares a la cúpula del poder es que "hace más de una década que el discurso punitivo viene ganando espacio", cuenta Leonardo Cazes.

"La frase ´delincuente bueno es el delincuente muerto´ se ha convertido en un eslogan cada vez más popular", reflexiona el historiador, que ha seguido de cerca cómo decenas y decenas de diputados han sido elegidos bajo este discurso. "En el Congreso tenemos la bancada de la bala [a favor de ampliar la legislación en lo relativo a posesión y porte de armas]. Ese discurso ahora ha alcanzado la Presidencia de la República y recurre a esa buena imagen de las Fuerzas Armadas para legitimarse".

Michel Temer le ha ido preparando el terreno a Bolsonaro durante todo el año con el paulatino retorno del Ejército a la toma de decisiones en Brasil. Ahora, juntos, el presidente saliente, el entrante y la nueva cúpula militar, tendrán que definir juntos la primera gran misión: la reforma de la Seguridad Social.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha