CLAVES

Qué armas va a mandar ahora Estados Unidos a Ucrania y qué supone para la guerra

Imagen de archivo de un sistema de cohetes de artillería de alta movilidad de EEUU (Himars) durante un ejercicio de aterrizaje en Letonia.

Estados Unidos enviará más armamento para que Ucrania defienda su territorio de las tropas rusas, incluyendo algunas de las armas que el Gobierno de Kiev había pedido para luchar en el Donbás, la región en el este del país donde ahora se centran los combates. El presidente Joe Biden anunció en un artículo de opinión publicado en el New York Times que la ayuda militar incluirá cohetes que pueden llegar a las posiciones enemigas a decenas de kilómetros de distancia.

Biden aseguró que la solución a la guerra de Ucrania pasa por la negociación diplomática, pero que las futuras conversaciones dependerán de cómo esté la situación en el terreno. “Como ha dicho el presidente Volodímir Zelenski, en último término esta guerra 'solo terminará de manera clara a través de la diplomacia'. Toda negociación refleja los hechos en el terreno. Nos hemos movido rápido para mandar a Ucrania una cantidad significativa de armas y munición para que pueda luchar en el campo de batalla y estar la posición más fuerte posible en la mesa de negociaciones”, escribe Biden.

El armamento al que se refiere Biden incluirá municiones e Himars, una unidad móvil avanzada que puede efectuar lanzamientos múltiples de misiles de precisión, según ha confirmado la Casa Blanca en un comunicado. El Pentágono ha detallado que se entregarán cuatro.

En la guerra de Ucrania ya se usan sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes. Kiev ha pedido repetidamente a Occidente que les envíe este tipo de sistemas para frenar a las tropas rusas. En los últimos días, Washington ha insistido en que no va enviar a Ucrania material que pueda impactar dentro de territorio ruso y ha asegurado que Kiev se ha comprometido a no usarlo contra ningún objetivo que esté más allá de su frontera.

¿Qué es un Himars?

Como parte de un nuevo paquete de ayuda, el plan de Estados Unidos es proveer a Ucrania del sistema M142 Himars (High Mobility Artillery Rocket System, en inglés).

Este sistema de cohetes de artillería de alta movilidad fue desarrollado en EEUU y es el miembro más joven de la familia de los MLRS (sistemas de lanzamiento múltiple), según explica el fabricante Lockheed Martin en su web. La compañía lo describe como un sistema que puede “disparar y retirarse” a gran velocidad, reduciendo la posibilidad de ser blanco del enemigo.

No requiere mucho personal y se puede operar y recargar en cuestión de minutos. EEUU ha dicho que formará a los ucranianos sobre su uso y mantenimiento antes de entregarlo, lo que calculan que les llevará unas tres semanas. En el siguiente vídeo de Lockheed Martin se puede ver el Himars en funcionamiento.

El sistema es una versión más modernizada, más ligera y más ágil –montada sobre ruedas– del MLRS M270, montado sobre orugas (menos rápidas).

Mark Phillip Hertling, exoficial del Ejército estadounidense, ha explicado en un hilo de Twitter que mientras que el M270 se desarrolló en los años 80 para contrarrestar específicamente la ventaja de la artillería soviética, los Himars se desarrollaron a finales de los 90 y permiten un movimiento y ataques más rápidos, y es más fácil de reabastecer y mantener.

Este miércoles, Politico ha informado de que Reino Unido está buscando la aprobación de EEUU para enviar sistemas de cohetes a Ucrania y que el primer ministro británico, Boris Johnson, ha hablado con Biden para transferir M270, de fabricación estadounidense.

Además de los cuatro sistemas Himars, el último paquete de EEUU incluirá cinco sistemas de radar de contrabatería, dos radares de vigilancia aérea, 1.000 Javelin (misil antitanque) y 50 unidades de lanzamiento de mando, 6.000 armas antiblindaje, 15.000 cartuchos de artillería de 155 mm, cuatro helicópteros Mi-17, 15 vehículos tácticos, y piezas de repuesto y equipamiento. 

¿Lanzará misiles de mayor alcance?

El Himars es un sistema que puede disparar varios tipos de misiles, según aquellos con los que esté equipado.

Biden ha anunciado que se enviarán a Ucrania “municiones de campo de batalla, para defender su territorio de los avances rusos”. El Pentágono ha explicado que se enviarán cohetes capaces de alcanzar objetivos a una distancia de cerca de 70 kilómetros, más lejos que la artillería que utiliza en la actualidad, según recogen varios medios del país.

Se trata también de un alcance mayor que lo que se ha enviado a Ucrania hasta la fecha, informa la CNN. Los obuses M777 que Washington ha mandado recientemente, por ejemplo, supusieron un aumento respecto a los sistemas anteriores, pero su alcance máximo es de unos 25-30 kilómetros, menos de la mitad.

“Lo que los HIMARS les permitirán es conseguir una mayor distancia. Ahora mismo, los obuses que les proporcionamos tienen un alcance de unos 30 kilómetros, los Himars tienen más del doble, lo que les permitirá una mayor distancia”, dijo este miércoles Colin H. Kahl, subsecretario de Defensa para Política.

El sistema Himars también es capaz de disparar cohetes de mayor alcance como los Atacms, de unos 300 kilómetros. Pero Biden ha decidido no proporcionarlos a Ucrania.

¿Permitirán dar un giro en el campo de batalla?

El sistema lanzamisiles dará a Ucrania la capacidad de atacar objetivos rusos detrás de las líneas enemigas y desde posiciones más lejanas y mejor protegidas de las armas rusas. Esos casi 80 kilómetros de alcance pueden librar al Himars de la artillería enemiga.

No está claro cómo de determinante puede ser el uso de este sistema en la contienda, en un momento en el que Kiev alerta de que la situación es “extremadamente difícil” en el Donbás bajo la fuerte artillería rusa. En general, hasta ahora, se cree que el apoyo occidental está fortaleciendo las capacidades militares de Ucrania y este representa uno de los compromisos más importantes hasta el momento.

“Se trata de sistemas guiados de precisión con mayor alcance”, dijo Kahl. “Para objetivos de alto valor, eso les permite mantener algo de la presión fuera de las fuerzas ucranianas en el frente, donde creemos que estos sistemas serán muy útiles”.

“El Himars igualaría el campo de juego”, ha dicho un alto cargo estadounidense citado por AFP. El presidente Volodímir Zelenski ha insistido en que Ucrania necesita más armas, entre ellas los sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes, para detener la ofensiva rusa, “cambiar la naturaleza de las hostilidades y empezar a avanzar más rápido y con más seguridad hacia la expulsión de los ocupantes”.

“A medida que la batalla ha cambiado su dinámica, también hemos cambiado el tipo de asistencia de seguridad que les estamos proporcionando”, dijo este martes Ned Price, del Departamento de Estado. “En gran parte porque nos han pedido los diversos sistemas que van a ser más eficaces en lugares como el Donbás, donde la batalla y la lucha es muy diferente de lo que encontraron en torno a la batalla de Kiev”.

¿Por qué Washington busca limitar el alcance?

Desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero, los países occidentales han asegurado que quieren ser cautelosos respecto a acciones que puedan provocar una escalada de la guerra. EEUU ha insistido en que mantiene este equilibrio pese a su decisión de suministrar los sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes.

“No vamos a enviar a Ucrania sistemas de cohetes que puedan atacar a Rusia”, dijo Biden a los periodistas en Washington este lunes. En su artículo en el Times, el presidente se refirió a “sistemas de cohetes y municiones más avanzados que les permitirán golpear con mayor precisión objetivos clave en el campo de batalla de Ucrania”.

“Lo que ha dicho el presidente es que no vamos a enviar cohetes de largo alcance para su uso más allá del campo de batalla en Ucrania”, reiteró este martes Ned Price.

Sin embargo, cualquier sistema puede disparar hacia Rusia si está lo suficientemente cerca de la frontera. Un alto cargo del Gobierno de Biden reconoció a los periodistas que incluso los cohetes con un límite de 70 kilómetros podrían utilizarse para atacar objetivos dentro de Rusia. Pero las autoridades estadounidenses han dicho que Kiev se ha comprometido a que eso no ocurra.

“Los ucranianos nos han dado garantías de que no utilizarán estos sistemas contra objetivos en territorio ruso”, ha dicho el secretario de Estado, Antony Blinken, en una rueda de prensa con el Secretario General de la OTAN, este miércoles. “Existe un fuerte vínculo de confianza entre Ucrania y Estados Unidos, así como con nuestros aliados y socios”.

Frente a ello y en línea con el discurso que Moscú ha mantenido desde el inicio de la invasión, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha dicho este miércoles a los medios que Washington está “echando leña al fuego de forma deliberada” al suministrar estos sistemas. Peskov ha asegurado que el Kremlin no confía en que no se utilizarán para lanzar cohetes contra Rusia. Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha declarado que las demandas de Kiev son “una provocación directa dirigida a atraer a Occidente a la acción militar”. “Tales riesgos [de implicación de terceros países en el conflicto ucraniano] ciertamente existen”, ha asegurado, según recoge la agencia rusa Tass.

Hace unos días, Zelenski habló ante los medios sobre los países que “tienen miedo” de proporcionar a Ucrania sistemas de lanzamiento múltiple de misiles porque creen que Ucrania atacará a Rusia, y respondió que la guerra sigue en territorio ucraniano. “Estos son nuestros territorios, y vamos paso a paso para liberarlos. No podemos pagar el precio de decenas, cientos de miles de personas. Así que les pedimos que nos ayuden. En algunos países solo se almacena (este armamento), y para nosotros es la supervivencia. Me refiero a estos sistemas de lanzamiento múltiple de misiles”, dijo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats