Biden anuncia 800 millones de dólares en armas para Ucrania: “Rusia no puede ganar esta guerra”

Estados Unidos seguirá reforzando a Ucrania “el tiempo que sea necesario”. Así lo ha afirmado el presidente estadounidense, Joe Biden, al término de la cumbre de la OTAN en Madrid, en la que ha anunciado una partida extra de 800 millones de dólares para armas (768,50 millones de euros) para armas en Ucrania. “Rusia no puede ganar esta guerra”, ha sentenciado Biden cuando ya se han cumplido cuatro meses de la invasión rusa.

“Antes de que empezara la guerra, le dije a [Vladímir] Putin que la OTAN sería más fuerte y estaría más unida en la defensa de un mundo basado en reglas. Y eso es lo que hemos visto hoy [en la cumbre que ha aprobado el nuevo concepto estratégico de la OTAN]. Es una cumbre que refuerza nuestra alianza. La última vez que aprobamos un concepto estratégico fue en 2010, y Rusia era un socio y no se mencionaba a china. El mundo está cambiando, y esta cumbre evidencia que la OTAN se adapta a los cambios, y señala a Rusia y a otros desafíos sistémicos, además de abrir las puertas a dos nuevos miembros, Finlandia y Suecia, con tradición de neutralidad”.

En relación con el ingreso de Suecia y Finlandia en la Alianza Atlántica, Stoltenberg ha asegurado que la organización está preparada para una posible reacción de Moscú. “Finlandia y Suecia son estados soberanos y estamos preparados para cualquier eventualidad, pero lo que vemos en Ucrania demuestra que Rusia está centrado por completo en esta guerra y hemos tomado nota de los mensajes de Moscú en los que afirma [que su ingreso] no cambia demasiado la situación”, ha dicho el secretario general, añadiendo que los protocolos de adhesión se firmarán el próximo 5 de julio.

Sin embargo, la entrada de estos dos países debe pasar por los 30 Parlamentos de los Estados miembros y Turquía ya ha amenazado con vetarlo de nuevo si considera que Suecia y Finlandia no cumplen el acuerdo firmado el martes sobre terrorismo. “Los parlamentos de 30 Estados miembros deberán ratificar la adhesión de Finlandia y Suecia. Si los ciudadanos de Turquía no están satisfechos con el modo en que Suecia y Finlandia cumplen su parte del acuerdo, el Parlamento turco puede vetarla”, ha declarado a elDiario.es el embajador turco en España, Burak Akçapar.

Biden también ha aludido al aumento del gasto militar del resto de los aliados. El propio ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado en la rueda de prensa al cierre de la cumbre OTAN de Madrid, que “Reino Unido aumentará de aquí a 2030 su gasto militar hasta el 2,5 por ciento del PIB”, por encima del objetivo del 2 por ciento establecido en 2014 para los miembros de la OTAN. Johnson ha dicho que esa meta “en una época muy diferente” y ha asegurado que el secretario de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, está de acuerdo en “empezar a trabajar” para establecer un nuevo objetivo.  

Johnson ha subrayado la importancia de la unidad expresada en la cumbre por los miembros de la Alianza cuya naturaleza defensiva, ha dicho, queda demostrada por la entrada de Suecia y Finlandia “países amantes de la paz por excelencia que han sido neutrales durante décadas”. El primer ministro británico, que ayer anunció que Reino Unido destinará otros 1.000 millones de libras (unos 1.165 millones de euros) en ayuda militar a Ucrania, ha dicho que “si Ucrania fuera aplastada o forzada a una mala paz, las consecuencias para la paz en todo el mundo serían espantosas”.  

Preguntado por la protección de Ceuta y Melilla en caso de agresión, Johnson ha dicho que no podía contestar porque “conoce vagamente de su estatus constitucional”. “Si es territorio español, me imagino que están protegido por el artículo 5”, ha añadido.

Estados Unidos seguirá reforzando a Ucrania “el tiempo que sea necesario”. Así lo ha afirmado el presidente estadounidense, Joe Biden, al término de la cumbre de la OTAN en Madrid, en la que ha anunciado una partida extra de 800 millones de dólares para armas (768,50 millones de euros) para armas en Ucrania. “Rusia no puede ganar esta guerra”, ha sentenciado Biden cuando ya se han cumplido cuatro meses de la invasión rusa.

“Antes de que empezara la guerra, le dije a [Vladímir] Putin que la OTAN sería más fuerte y estaría más unida en la defensa de un mundo basado en reglas. Y eso es lo que hemos visto hoy [en la cumbre que ha aprobado el nuevo concepto estratégico de la OTAN]. Es una cumbre que refuerza nuestra alianza. La última vez que aprobamos un concepto estratégico fue en 2010, y Rusia era un socio y no se mencionaba a china. El mundo está cambiando, y esta cumbre evidencia que la OTAN se adapta a los cambios, y señala a Rusia y a otros desafíos sistémicos, además de abrir las puertas a dos nuevos miembros, Finlandia y Suecia, con tradición de neutralidad”.

En relación con el ingreso de Suecia y Finlandia en la Alianza Atlántica, Stoltenberg ha asegurado que la organización está preparada para una posible reacción de Moscú. “Finlandia y Suecia son estados soberanos y estamos preparados para cualquier eventualidad, pero lo que vemos en Ucrania demuestra que Rusia está centrado por completo en esta guerra y hemos tomado nota de los mensajes de Moscú en los que afirma [que su ingreso] no cambia demasiado la situación”, ha dicho el secretario general, añadiendo que los protocolos de adhesión se firmarán el próximo 5 de julio.

Sin embargo, la entrada de estos dos países debe pasar por los 30 Parlamentos de los Estados miembros y Turquía ya ha amenazado con vetarlo de nuevo si considera que Suecia y Finlandia no cumplen el acuerdo firmado el martes sobre terrorismo. “Los parlamentos de 30 Estados miembros deberán ratificar la adhesión de Finlandia y Suecia. Si los ciudadanos de Turquía no están satisfechos con el modo en que Suecia y Finlandia cumplen su parte del acuerdo, el Parlamento turco puede vetarla”, ha declarado a elDiario.es el embajador turco en España, Burak Akçapar.

Biden también ha aludido al aumento del gasto militar del resto de los aliados. El propio ministro británico, Boris Johnson, ha anunciado en la rueda de prensa al cierre de la cumbre OTAN de Madrid, que “Reino Unido aumentará de aquí a 2030 su gasto militar hasta el 2,5 por ciento del PIB”, por encima del objetivo del 2 por ciento establecido en 2014 para los miembros de la OTAN. Johnson ha dicho que esa meta “en una época muy diferente” y ha asegurado que el secretario de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, está de acuerdo en “empezar a trabajar” para establecer un nuevo objetivo.  

Johnson ha subrayado la importancia de la unidad expresada en la cumbre por los miembros de la Alianza cuya naturaleza defensiva, ha dicho, queda demostrada por la entrada de Suecia y Finlandia “países amantes de la paz por excelencia que han sido neutrales durante décadas”. El primer ministro británico, que ayer anunció que Reino Unido destinará otros 1.000 millones de libras (unos 1.165 millones de euros) en ayuda militar a Ucrania, ha dicho que “si Ucrania fuera aplastada o forzada a una mala paz, las consecuencias para la paz en todo el mundo serían espantosas”.  

Preguntado por la protección de Ceuta y Melilla en caso de agresión, Johnson ha dicho que no podía contestar porque “conoce vagamente de su estatus constitucional”. “Si es territorio español, me imagino que están protegido por el artículo 5”, ha añadido.

Estados Unidos seguirá reforzando a Ucrania “el tiempo que sea necesario”. Así lo ha afirmado el presidente estadounidense, Joe Biden, al término de la cumbre de la OTAN en Madrid, en la que ha anunciado una partida extra de 800 millones de dólares para armas (768,50 millones de euros) para armas en Ucrania. “Rusia no puede ganar esta guerra”, ha sentenciado Biden cuando ya se han cumplido cuatro meses de la invasión rusa.

“Antes de que empezara la guerra, le dije a [Vladímir] Putin que la OTAN sería más fuerte y estaría más unida en la defensa de un mundo basado en reglas. Y eso es lo que hemos visto hoy [en la cumbre que ha aprobado el nuevo concepto estratégico de la OTAN]. Es una cumbre que refuerza nuestra alianza. La última vez que aprobamos un concepto estratégico fue en 2010, y Rusia era un socio y no se mencionaba a china. El mundo está cambiando, y esta cumbre evidencia que la OTAN se adapta a los cambios, y señala a Rusia y a otros desafíos sistémicos, además de abrir las puertas a dos nuevos miembros, Finlandia y Suecia, con tradición de neutralidad”.