Bruselas propone restringir al máximo los viajes a las zonas con una incidencia de más de 500 casos como España

Viajeros en el aeropuerto de Barajas

Buena parte de España entra de lleno en la nueva zona roja oscura que ha presentado este lunes la Comisión Europea: países con más de 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días –España tiene 828–, a los que se "desaconseja profundamente" todo viaje no esencial, ya sea de llegada como de salida. El comisario de Justicia, Didier Reynders, ha mostrado el mapa con los nuevos colores, en los que se ve a gran parte de España –salvo Canarias, Asturias y Cantabria– más oscura. El Gobierno español, por su parte, afirma que ha "ido anticipando" la restricción de viajes al máximo que pide Bruselas para zonas de más de 500 casos. "En España las zonas con más casos han tomado ya medidas, y las más contundentes de las Comunidades Autónomas son los cierres perimetrales, que significa evitar viajes no esenciales incluso entre pueblos y ciudades", ha dicho la ministra de Exteriores, Arantxa González Laya.

"Además de las medidas adoptadas en octubre", ha dicho Reynders, "el jueves pasado los líderes de la UE pidieron más medidas coordinadas, y la Comisión Europea está recomendando un nuevo color, el rojo oscuro, para los mapas elaborados por la agencia europea de control de enfermedades (ECDC) determinado por zonas con alto nivel de infecciones, parcialmente vinculado a nuevas variantes, que superen los 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Estas áreas, de alto riesgo, los viajes no esenciales se desaconsejan profundamente para garantizar la coherencia entre medidas y un enfoque común en toda toda la UE".

Además de los colores existentes de verde, naranja, rojo y gris, la Comisión Europea propone añadir este "rojo oscuro" para indicar las zonas en las que el virus circula a niveles muy elevados. Esto se aplicaría a un área donde la tasa de notificación de 14 días es más de 500 por 100 000 personas. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) seguirá publicando versiones actualizadas del mapa basadas en los datos proporcionados por los Estados miembros.

La Comisión Europea propone que se desaconsejen enérgicamente todos los viajes no esenciales hasta que la situación epidemiológica haya mejorado considerablemente. Esto se refiere especialmente a los viajes hacia y desde las zonas rojo oscuro. Al hacerlo, "los Estados miembros deben garantizar la coherencia con las medidas que aplican para viajar dentro de su propio territorio", dice Bruselas: "Para las personas que viajan desde una zona rojo oscuro, los Estados miembros deberían exigirles someterse a un test antes de la llegada y someterse a la cuarentena recomendada por el Comité de Seguridad Sanitaria y que actualmente practican varios Estados miembros".

A medida que ha aumentado la capacidad de hacer tests, "los Estados miembros podrían hacer un mayor uso de las pruebas previas a la salida también para las áreas actualmente pintadas como naranja, rojo o gris", dice el Ejecutivo comunitario: "Las personas que regresan a su Estado miembro de residencia deben poder realizar un test después de su llegada".

En vista de los riesgos vinculados a un número muy elevado de nuevas infecciones, la Comisión recomienda, de acuerdo las orientaciones del ECDC, que los Estados miembros acuerden adoptar, mantener o reforzar intervenciones no farmacéuticas, "como las medidas para quedarse en casa y el cierre temporal de ciertas empresas, en particular en áreas clasificadas como rojo oscuro, para fortalecer las pruebas y el rastreo y para aumentar la vigilancia y secuenciación de los casos de COVID-19 para recopilar información sobre la propagación de nuevas variantes de coronavirus más infecciosas".

Las personas que viven en regiones fronterizas "deberían estar exentas de algunas de las restricciones de viaje", dice la Comisión Europea: "Si necesitan cruzar la frontera con frecuencia, por ejemplo, por motivos familiares o laborales, no se les debería exigir que se sometieran a cuarentena y la frecuencia de las pruebas necesarias debería ser proporcionada. Si la situación epidemiológica en ambos lados de la frontera es similar, no se debe imponer ningún requisito de test".

"Los Estados miembros también deben tratar de evitar interrupciones en los viajes esenciales, en particular para mantener los flujos de transporte en consonancia con el sistema de vías verdes y evitar interrupciones en la cadena de suministros", explica la Comisión Europea: "Dado el mayor riesgo, los viajeros esenciales, como los trabajadores de la salud, las personas que viajan por razones familiares o de negocios imperativas que llegan de áreas rojo oscuro también deben hacerse la prueba y someterse a cuarentena, siempre que esto no tenga un impacto desproporcionado en el ejercicio de su función o necesidad esencial. Los trabajadores del transporte, cuya exposición a la población en general cuando viajan es típicamente limitada, no deberían estar obligados a ponerse en cuarentena y, en principio, estar exentos de las pruebas relacionadas con los viajes. Las mismas exenciones deben aplicarse cuando los viajeros esenciales están en tránsito".

Presión a AstraZeneca

La Comisión Europea está presionando a AstraZeneca para que "encuentre soluciones" a los problemas de producción anunciados el viernes por los que el laboratorio no estaría en disposición de entregar las vacunas en los plazos acordados a partir de que reciba el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento, previsto para este 29 de enero.

El Ejecutivo comunitario ha anunciado este lunes que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha hablado por teléfono con el CEO de AstraZeneca, Pascal Soriot, para decirle que la UE "espera que cumpla su contrato" y le ha recordado "que la UE ha adelantado dinero antes de la autorización precisamente para asegurarse que se cumplían los plazos de entrega".

La comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides, ha expresado las mismas preocupaciones en una carta escrita a la farmacéutica. Kyriakides ha pedido al laboratorio farmacéutico explicaciones por el anuncio "por sorpresa" de este viernes en el que AstraZeneca se declaraba incapaz de cumplir con los plazos de entrega acordados con la Comisión Europea. "La UE tomará cualquier acción necesaria para proteger a sus ciudadanos y sus derechos", ha afirmado la comisaria en una declaración sin preguntas: "La Unión Europea ha apoyado el rápido desarrollo y producción de varias vacunas contra la COVID-19 con un total de 2.700 millones de euros".

"La UE quiere saber exactamente qué dosis se han producido, en qué lugar, si se han entregado y a quién"; ha dicho Kyriakides: "Las respuestas de la empresa no han sido satisfactorias hasta el momento. Esta noche nos volveremos a reunir". La Agencia Europea del Medicamento tiene aprobar este 29 de enero la vacuna de AstraZeneca.

Además, la comisaria de Sanidad ha anunciado "un mecanismo de transparencia de las exportaciones: queremos claridad en las transacciones y total transparencia con respecto a la exportación de vacunas desde la UE. Todas las empresas que producen vacunas contra la COVID-19 en la UE deberán notificar sus exportaciones a terceros países, excepto por causas humanitarias". Buena parte de las vacunas de AstraZeneca se producen en la planta de RBM (Pomezia, Roma).

"La UE ha prefinanciado el desarrollo y la producción de la vacuna y quiere ver el retorno", ha dicho Kyriakides: "La UE quiere saber exactamente qué dosis han sido producidas por AstraZeneca hasta ahora, dónde y si se han entregado y a quién".

Este lunes volvían a reunirse representantes de AstraZeneca, la Comisión Europea y los Estados miembros para abordar el problema. "España lo que le pide a la farmacéutica es que cumpla los contratos firmados", ha explicado la ministra de Exteriores, González Laya: "Es fundamental que se cumpla con lo estipulado, que es la base para avanzar en la vacunación. Esperamos que la Comisión Europea pueda resolver el problema, y confiamos en las acciones que emprenda para defender el cumplimiento de los contratos".

El laboratorio AstraZeneca, fabricante de una vacuna contra el coronavirus en colaboración con la Universidad de Oxford, anunció el viernes retrasos en la producción a gran escala de nuevas dosis, y alertó la Unión Europea (uno de sus principales clientes) de que no podrá cumplir los compromisos y plazos de distribución. Este retraso amenaza con añadir un nuevo contratiempo que podría lastrar la desigual campaña de vacunación en la UE.

En principio, según un portavoz del laboratorio explicó a elDiario.es, los plazos de entrega se respetarán, pero con "volúmenes iniciales" que podrían ser "menores de lo previsto originalmente debido a la reducción de los rendimientos en un centro de fabricación" dentro de la cadena de suministro europea. "Dotaremos de decenas de millones de dosis en febrero y marzo a la Unión Europea, mientras seguimos aumentando los volúmenes de producción", ha añadido.

Etiquetas
Publicado el
25 de enero de 2021 - 12:48 h

Descubre nuestras apps

stats