Llegó el Brexit (con acuerdo) y estos son los principales cambios a tener en cuenta

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, recibe al primer ministro británico, Boris Johnson, el 9 de diciembre de 2020 en Bruselas para una cita clave sobre Brexit.

Reino Unido salió oficialmente de la UE el 31 de enero de 2020, pero entonces entró en vigor un periodo de transición que eliminó prácticamente todas sus consecuencias mientras ambas partes negociaban la futura relación comercial.

Se acabaron las negociaciones interminables, los periodos de adaptación y el fantasma de un Brexit duro y desordenado. A partir de este viernes empezarán a sentirse las consecuencias de aquella votación que tuvo lugar en junio de 2016 y en la que ganó la salida de la UE por un escaso 51,9%. Estos son algunos de los cambios más importantes a partir de este viernes.

Se acabó la libre circulación de personas

Este jueves será el último día de libre circulación de personas entre Reino Unido y la UE. A partir del viernes, los residentes de países europeos tendrán que cumplir los mismos requisitos que los nacionales de terceros países para asentarse en Reino Unido, "dando prioridad a las habilidades y talento de las personas por encima de su país de procedencia", sostiene la embajada británica en España.

Los residentes comunitarios que empezaron a vivir en Reino Unido antes de este jueves tienen la oportunidad de mantener sus derechos de residencia, trabajo y acceso a la sanidad si se registran en el Sistema de Asentamiento británico antes del 30 de junio de 2021. Según las últimas cifras disponibles, 246.000 españoles se han registrado hasta ahora para mantener sus derechos en Reino Unido.

Los británicos que a partir de ahora quieran mudarse a un país comunitario deberán contactar con el consulado del país correspondiente para conseguir el visado. Los que ya vivan en un país de la UE, podrán también mantener sus derechos solicitándolo ante las autoridades pertinentes.

¿Se necesita visado para viajar a Reino Unido?

Se podrá viajar a Reino Unido durante un periodo máximo de seis meses sin necesidad de solicitar un visado. El DNI se podrá utilizar para viajar entre ambos países hasta el 30 de septiembre de 2021. A partir de entonces, será necesario el pasaporte. Los viajeros podrán utilizar la tarjeta sanitaria europea hasta que caduque, aunque las autoridades británicas recomiendan contratar un seguro de viaje.

Adiós al programa Erasmus

A partir de 2021, Reino Unido deja de participar en el programa Erasmus+, donde sí participan otros Estados que no son miembros de la UE como Serbia, Turquía e Islandia. Aun así, los estudiantes que están participando actualmente en el programa, podrán terminarlo.

En su lugar, el Gobierno británico ha anunciado que va a crear su propio programa, llamado Turing, con una dotación presupuestaria de 100 millones de libras para que 35.000 de sus alumnos puedan estudiar en el extranjero a partir de septiembre de 2021.

Los estudiantes que quieran formarse en Reino Unido tendrán que solicitar un visado. Una vez terminados los estudios, en el caso de ser universitarios, los ciudadanos comunitarios podrán solicitar un nuevo visado que les permitirá trabajar o buscar empleo durante dos años, que se amplía a tres en el caso de estudiantes de doctorado.

¿Seguirá funcionando el roaming?

La legislación de la UE prohíbe a las empresas telefónicas cobrar suplementos por utilizar tu teléfono móvil (llamadas, sms o internet) en otro país comunitario. Al salir de la UE, los consumidores dejan de estar cubiertos por esta norma y esta cuestión pasará a depender de las empresas telefónicas, que ya no estarán obligadas a proporcionar itinerancia gratuita.

Unión aduanera y mercado único

Reino Unido sale de la unión aduanera y del mercado único de la UE. El mercado único permite la libre circulación de mercancías, servicios, capitales y personas y la unión aduanera significa que todos los países del bloque comunitario aplican las mismas tarifas a las mercancías importadas de terceros países –y no aplican tarifas internas–. Salir de la unión aduanera era uno de los grandes reclamos de los partidarios del Brexit porque querían recuperar el control de su política comercial y negociar sus propios acuerdos comerciales con otros países. Con la unión aduanera, la política comercial depende de la UE.

¿Qué significa el acuerdo comercial alcanzado en Nochebuena?

A pesar de la salida del mercado único y la unión aduanera, Reino Unido y la UE han alcanzado un importante acuerdo comercial cuya consecuencia más importante es la eliminación de aranceles al comercio de mercancías entre ambas partes. El establecimiento de aranceles habría reducido notablemente la competitividad de las empresas españolas y europeas en Reino Unido.

"Se ha logrado la salida ordenada, pero en todo caso hay que ser consciente de que ningún acuerdo comercial garantiza un estatus como el de la membresía", ha señalado este miércoles en rueda de prensa la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez. Según cálculos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la salida sin acuerdo comercial hubiese tenido un impacto del 0,17% en el PIB español.

En cualquier caso, La UE y el Reino Unido formarán dos mercados separados; dos espacios regulatorios y legales distintos. Esto creará barreras al comercio de bienes y servicios y a la movilidad e intercambios transfronterizos que no existen en la actualidad, en ambas direcciones.

¿Qué pasa con el sector servicios?

El acuerdo alcanzado no es muy ambicioso en términos de la prestación de servicios. "El bajo grado de ambición de Reino Unido en esta materia quedó demostrado a principios de año", ha señalado la secretaria de Estado de Comercio.

La exprimera ministra Theresa May también se ha mostrado decepcionada respecto a este asunto, tal y como ha anunciado este miércoles durante el debate en la Cámara de los Comunes para la aprobación del acuerdo: "Las empresas británicas de servicios ya no tendrán el acceso automático para ofrecer sus servicios en la UE y tendrán que sujetarse a las reglas individuales de cada estado. Por ejemplo: en la República Checa tendrán que ser residentes y en Austria, no. Tenemos un acuerdo en comercio que beneficia a la UE, pero no un acuerdo en servicios que hubiese beneficiado a Reino Unido". 

A juicio de Méndez, en este aspecto pierde más Reino Unido por su posición dominante en el ámbito de los servicios financieros, que corre el riesgo de perder al dejar de ser operador comunitario, aunque el acuerdo sienta las bases para el acercamiento en el futuro a una cooperación financiera reforzada.

¿Qué pasa al final con la frontera en Irlanda?

Uno de los principales obstáculos durante las negociaciones de salida de la UE ha sido la cuestión de Irlanda e Irlanda del Norte, donde se ha evitado en todo momento levantar una frontera física por razones históricas.

La UE temía que sin una frontera, Irlanda del Norte pudiese convertirse en un agujero negro a través del cual podrían entrar en el mercado único productos de fuera sin pagar el arancel comunitario. Al haber alcanzado un acuerdo comercial con eliminación de aranceles, ese riesgo se reduce considerablemente.

Sin embargo, el problema no desaparece: los productos británicos tendrán que demostrar que son productos británicos y que, por tanto, están exentos de arancel y esto requiere un mínimo control. Además, el acuerdo no evita el hecho de que Irlanda del Norte tendrá que quedarse en el mercado común de bienes mientras que el resto de Reino Unido lo abandona, lo que implica también controles adicionales en los puertos.

Etiquetas
Publicado el
30 de diciembre de 2020 - 22:14 h

Descubre nuestras apps

stats