Rusia rebaja expectativas y dice que se concentrará ahora en la invasión del Donbás

Un tanque del ejército ruso durante la invasión de Ucrania

Rusia ha dicho este viernes que la primera fase de su operación militar sobre Ucrania se ha completado en su mayor parte y que, a partir de ahora, se centrará en la zona del Donbás. Ante los pocos avances de su ejército alrededor de Kiev y el contrataque ucraniano, asegura ahora que su objetivo nunca fueron las grandes ciudades.

Las claves del día: 300 muertos en el teatro de Mariúpol, contraataques en Kiev y bombardeos en Járkov

Las claves del día: 300 muertos en el teatro de Mariúpol, contraataques en Kiev y bombardeos en Járkov

“Los principales objetivos de la primera etapa de la operación se han cumplido en general”, ha dicho Serguéi Rudskói, jefe adjunto del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas rusas y la persona que da declaraciones a los medios rusos mientras no hay apariciones desde hace semanas del Jefe del Estado Mayor, Valeri Gerasimov, ni del ministro de Defensa, Serguéi Shoigú.

“El potencial de combate de las Fuerzas Armadas de Ucrania se ha reducido considerablemente, lo que […] permite centrar nuestros principales esfuerzos en la consecución del objetivo principal, la liberación del Donbás”, ha añadido, según las declaraciones recogidas por RIA Novosti.

Rudskói ha dicho que la operación militar se lleva a cabo “estrictamente de acuerdo con el plan aprobado” y que la presencia de las Fuerzas Armadas rusas en ciudades como Kiev sirve para bloquear a las fuerzas ucranianas y no les permite avanzar hacia la zona del Donbás.



Asaltar Kiev “no estaba en los planes”

“Los expertos se preguntan qué estamos haciendo en el área de las ciudades ucranianas bloqueadas. Estas acciones se llevan a cabo con el objetivo de causar daño a la infraestructura militar, el equipo y el personal de las Fuerzas Armadas de Ucrania, se contienen sus fuerzas y no les damos la oportunidad de fortalecerse y reagruparse en el Donbás, y no se les permitirá hacerlo hasta que el ejército ruso libere completamente esos territorios”, ha añadido Rudskói ante los medios rusos.

Rudskói ha negado que tomar las grandes ciudades ucranianas como Kiev fuera un objetivo cuando se lanzaron a la invasión del país, aunque advertido que tampoco se descarta.

“Inicialmente, no planeamos asaltarlas [las ciudades] para evitar la destrucción y minimizar las pérdidas entre el personal y los civiles”, ha asegurado a pesar de que los bombardeos rusos a zonas residenciales en las ciudades son constantes y la cifra de civiles muertos se eleva al menos a 1.081 según la ONU.

“Y aunque no excluimos tal posibilidad, a medida que los grupos individuales completan las tareas asignadas y se resuelven con éxito, nuestras fuerzas y medios se concentrarán en lo principal: la liberación completa del Donbás”, ha detallado el general sobre la estrategia militar rusa.

Según reportan analistas de defensa de EEUU y Reino unido, las tropas rusas llevan semanas estancadas en el noreste y este de la capital con problemas de suministro. El último informe de la inteligencia británica señala que las tropas ucranianas han logrado contratacar a las rusas y recuperado territorio al este de Kiev.

El Gobierno ruso asegura que los separatistas a los que Rusia apoya controlan el 93% de la región ucraniana de Lugansk y el 54% de Donetsk, las dos zonas que conforman el Donbás, una franja de territorio deseada por Rusia para lograr unir Rusia con Crimea. 

Desde 2014, las repúblicas separatistas reconocidas por Moscú son el núcleo de la discordia entre Rusia y Ucrania. El Donbás, zona conocida históricamente por sus minas de carbón, es una región limítrofe con Rusia y que está poblada en su mayoría por rusoparlantes desde la creación de la Unión Soviética.

Este territorio vive un conflicto armado desde abril de 2014 entre las milicias prorrusas y el Ejército ucraniano, que, según la ONU, había causado antes de la invasión rusa de Ucrania más de 14.000 muertos en ambos bandos, tanto militares como civiles.

Posible preludio a una desescalada

Este anuncio estratégico de los militares rusos, según señala Reuters, podría ser un primer indicativo de que el Kremlin está modificando sus aspiraciones y eligiendo ahora objetivos más limitados, después de haberse encontrado con una feroz resistencia ucraniana en el primer mes de la guerra. Mariúpol todavía no se ha rendido y la capital, por ejemplo, sigue repeliendo la invasión rusa.

Una fuente diplomática de alto rango en Moscú citada por Reuters señala el anuncio ruso como el posible preludio de una desescalada.

“Sus objetivos de guerra eran mucho más amplios que el Donbás, lo que ha dejado a sus fuerzas divididas a causa de ataques mal coordinados en múltiples frentes por parte de tropas poco preparadas”, ha dicho la fuente.

El alto mando del Ejército ruso ha informado además de que 1.351 militares rusos han muerto desde el comienzo de la invasión de Ucrania. La nueva cifra es casi tres veces mayor a la que ofreció el Ministerio de Defensa el pasado 2 de marzo, que cifraba en 498 los militares rusos caídos en combate.

Día 30 de guerra en Ucrania

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats