La UE acusa a Boris Johnson del bloqueo del Brexit: "El Gobierno británico no deja de retractarse de los acuerdos firmados"

El primer ministro británico, Boris Johnson.

Que Reino Unido dejara la Unión Europea el 31 de enero de 2020 no quiere decir que el Brexit se haya producido formalmente. Eso ocurrirá el 1 de enero de 2021, para cuando las dos partes deberían tener sellado un acuerdo comercial de relación futura, un pacto sobre cómo relacionarse después de que Reino Unido haya dejado la UE.

El coronavirus contagia las negociaciones del Brexit

El coronavirus contagia las negociaciones del Brexit

Y estos meses, desde el 31 de enero al 31 de diciembre, conformaban un periodo de transición en el que nada cambiaba y que debería dedicarse a negociar ese acuerdo comercial, basado en la declaración política firmada por Londres y Bruselas, que apuntaba a una relación estrecha entre las dos comunidades.

Esa relación estrecha enumeraba una serie amplísima de materias, que siguen atascadas: la frontera de Irlanda, la pesca, y el llamado level playing field, es decir, igualdad de oportunidades para evitar dumping fiscal, laboral, ecológico...

Seis meses después, las cosas siguen bloqueadas, y el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, no duda en señalar al Gobierno británico, al que acusa de "seguir retractándose" de los acuerdos firmados. En particular, esa declaración política que sentaba las bases para la negociación del acuerdo de relación futura.

Por tanto, si no hay acuerdo para finales de octubre, habrá un Brexit caótico a partir del 1 de enero, salvo que antes de que acabe el mes Londres pida una extensión del periodo transitorio para seguir negociando. Cosa que Barnier, ha reconocido, estaría dispuesto a conceder "por uno o dos años".

"No ha fallado el método, sino el fondo", ha dicho Barnier, quien ha reconocido que espera que una ronda cara a cara pueda acelerar las negociaciones para llegar a un "terreno común" en otoño, aunque "no ha habido progresos significativos hasta el momento".

"En todas las áreas, el Reino Unido continúa retrocediendo en los compromisos que ha asumido", ha afirmado Barnier: "Reino Unido no quiere hablar sobre cooperación en política exterior, desarrollo y defensa... Todavía no entiendo por qué".

El negociador jefe británico, David Frost, por su parte, ha reconocido: "El progreso sigue siendo limitado, estamos cerca de alcanzar los límites de lo que podemos lograr a través del formato de rondas formales por videoconferencia. Si queremos avanzar, está claro que debemos intensificar y acelerar nuestro trabajo. Necesitamos concluir esta negociación en el plazo previsto para permitir que las personas y las empresas tengan certeza sobre los términos comerciales que seguirán al final del período de transición a fines de este año y, si es necesario, para permitir la ratificación de cualquier acuerdo alcanzado".

Según Barnier, "no ha habido un progreso significativo desde el comienzo de estas negociaciones" "Y no creo que podamos seguir así para siempre", ha sentenciado. Y sobre el objetivo conjunto de un acuerdo de pesca para el 1 de julio, de acuerdo a lo firmado en la declaración política, el negociador jefe de la UE afirma: "Parece claro que no alcanzaremos el objetivo teniendo en cuenta cómo van las negociaciones en ese área por el momento".

'Tenemos posiciones muy firmes en ambos lados", ha proseguido Barnier en relación la pesca: "La UE quiere el statu quo, el Reino Unido quiere cambiarlo todo. Si queremos un acuerdo, tenemos que discutir en algún lugar entre esos dos temas. Estamos preparados para discutir lo que hay que discutir, pero el Reino Unido no me ha dado la impresión de querer entrar en esa discusión. Si no discutimos, nunca obtendremos un acuerdo y quiero que lo hagamos".

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2020 - 14:29 h

Descubre nuestras apps

stats