Almeida apoya las nuevas restricciones en Madrid pero advierte que "la ciudad no se puede compartimentar"

Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid tras conocerse nuevas restricciones en seis distritos de la ciudad.

Apoyo cerrado a las restricciones del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso con una advertencia: "la ciudad no se puede compartimentar". El Ayuntamiento de Madrid, a cargo del municipio con más áreas básicas de salud afectadas por el cierre perimetral (26), defiende que las nuevas medidas se han adoptado con criterio "técnico y sanitario" pero no concreta cómo garantizará que se cumplan. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, aseguró a principios de semana que los confinamientos parciales eran "complejos". Tras concretarse las medidas, el regidor ha apelado junto a la vicealcaldesa, Begoña Villacís, al "conjunto de los madrileños porque esta tarea nos incumbe a todos" y no solo, ha dicho, a los vecinos de los distritos con nuevas restricciones: Villaverde, Puente de Vallecas, Villa de Vallecas, Carabanchel, Usera y Ciudad Lineal.

Ayuso cierra las 37 áreas de Madrid más afectadas por el virus aunque permitirá salir a trabajar y limita las reuniones a seis personas en toda la comunidad

Ayuso cierra las 37 áreas de Madrid más afectadas por el virus aunque permitirá salir a trabajar y limita las reuniones a seis personas en toda la comunidad

En la ciudad se concentran más de la mitad de los habitantes concernidos por las medidas. Entre 400.000 y 500.000 madrileños tendrán que reducir al mínimo sus desplazamientos sobre un total de 855.193 en toda la región. Después de una Junta de Gobierno extraordinaria para analizar la nueva situación, el equipo municipal ha prometido "intensificar la presencial policial" para garantizar que se cumplen las medidas –desde el lunes está prohibido entrar y salir de las zonas de salud afectadas excepto para trabajar, ir al colegio, cuidar a personas dependientes y algunas salvedades más– sin especificar el número de efectivos o cómo se va a proceder y ha avanzado también un "refuerzo" en los servicios sociales. El Ayuntamiento capitalino asume que las nuevas medidas van a "suponer situaciones de extrema vulnerabilidad".

El caso de Lavapiés

La ciudad, además de 26 áreas de básicas de salud incumbidas en la nueva orden de la Comunidad de Madrid para atajar los contagios, tiene otras dos zonas (Lavapiés y Miguel Servet) que superan los 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes pero, sin embargo, no se han incluido en la relación de las afectadas. "No somos autoridad sanitaria, que es quien debe determinarlo. No tenemos duda de los criterios que se han adoptado. Es importante tener confianza en los criterios técnicos y científicos", ha zanjado el regidor.

Respecto a la gestión del transporte público, Martínez-Almeida ha admitido que "pueden producirse determinados solapamientos" entre personas de varios distritos. "Adoptaremos las medidas para que eso no sea así", ha dicho sin concretar tampoco cómo va a controlar este extremo en los autobuses. El regidor también ha reconocido que las medidas generarán "situaciones raras de ver" como que un bar pueda estar abierto y no el de la acera de enfrente. La corporación municipal, asimismo, ha dado su respaldo a la decisión de cerrar completamente los parques en las zonas confinadas, pese a que los expertos recomiendan evitar espacios interiores donde no corre el aire y se multiplica la posibilidad de contagio, y ha adelantado que hará un "buzoneo" para que los madrileños puedan conocer cuál es su zona básica de salud.

Contra la manifestación de Sol

Mientras se producía la rueda de prensa, un grupo de ciudadanos se concentraba en la Puerta del Sol por la "dignidad del Sur" para protestar contra los que, consideran, es un abandono a los barrios del sur que profundiza en la desigualdad. El alcalde ha asegurado que la convocatoria se "sustenta sobre posiciones políticas, no científicas", que es irresponsable y ha pedido a los madrileños que no acudan "porque implica movilidad y concentración de personas". "Los vecinos del sur saben que tienen el total y absoluto apoyo de este equipo de Gobierno. Queremos que no se vean ni estigmatizados, ni señalados ni utilizados políticamente", ha afirmado. Hace unos meses, en pleno estado de alarma, el regidor consideraba un "derecho" las protestas en Núñez de Balboa contra el confinamiento y el Gobierno de Pedro Sánchez.

Tras dos días sin agenda pública, Martínez-Almeida ha justificado que "no siempre se trabaja de cara al escaparate" y ha explicado que ha estado coordinándose con la Comunidad de Madrid ante diversos escenarios. Los regidores del sur de la región, sin embargo, expresaban su malestar y su enfado por la total desinformación por parte del Gobierno regional sobre los planes anunciados, con retraso, este viernes.

Etiquetas
Publicado el
18 de septiembre de 2020 - 20:53 h

Descubre nuestras apps

stats