Ayuso, tras las dimisiones en la Atención Primaria: “Nosotros levantamos hospitales mientras otros los boicotean”

Alberto Ortiz


58

Tras una semana de caos sin precedentes en el sistema sanitario de la Comunidad de Madrid, con dimisiones, equipos sin personal médico o de enfermería o traslados forzosos, Isabel Díaz Ayuso no solo ha presumido este sábado de la buena gestión de su equipo, también ha atacado a quienes supuestamente boicotean los hospitales madrileños. “Nosotros somos del proyecto que levanta hospitales mientras otros los boicotean”, ha dicho la presidenta regional para cargar contra una izquierda, que, ha dicho, “anda furibunda”.

Centros cerrados y médicos trasladados a mitad de turno: una noche en el caos de las urgencias madrileñas

Centros cerrados y médicos trasladados a mitad de turno: una noche en el caos de las urgencias madrileñas

“Lo único que sucede en la izquierda madrileña en estos días es que anda furibunda, una y otra vez boicoteando los servicios públicos de todos. Anda furibunda porque una vez más ven que la Comunidad de Madrid les va a dar la espalda. Nosotros somos del proyecto que levanta hospitales mientras otros los boicotean”. La presidenta madrileña ha elegido estas palabras para su discurso de cierre del congreso de las Nuevas Generaciones del PP en la Comunidad de Madrid, en el que ha recurrido a sus habituales referencias dialécticas: la libertad y las críticas al Gobierno de Sánchez, al que acusa de estar “embrutecido”.

Ayuso ha presumido de levantar hospitales tras una semana en la que el caos ha sacudido la sanidad madrileña, en concreto la atención primaria. Todo a costa del plan para la reestructuración de las urgencias que puso en marcha el pasado 27 de octubre, tras semanas de tensión con los sindicatos. El programa contemplaba reabrir los 37 antiguos Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP), que el Gobierno regional cerró en marzo de 2020 por la pandemia.

Para ello, la Consejería decidió utilizar al personal de los 41 Servicios de Atención Rural (SAR) y a aquellos profesionales de Atención Primaria que se prestasen a realizar jornadas complementarias. El compromiso del Gobierno regional era que todos estos puntos contaran con equipos completos de medicina, enfermería y celadores. Según los datos de la Plataforma SAR y Apertura SUAP, aquella primera noche solo 28 de los 78 puntos de urgencias contaban con los tres estamentos. Cambios de planillas, crisis de ansiedad, centros sin el material necesario o directamente cerrados, traslados forzosos, viajes en Uber en mitad de la noche, equipos sin personal médico, han protagonizado la primera semana de reapertura, informa David Noriega.

Esta semana, cuando se sucedían las complicaciones en los centros de salud y en las guardias de urgencias, la dirección de atención primaria del sureste de Madrid, que se encarga de coordinar los ambulatorios de esa zona, presentó su dimisión en bloque. Ese anunció seguía a la cadena de renuncias que goteaban en los últimos días. Horas antes, había presentado su dimisión la gerente adjunta de Atención Primaria, Nuria Fernández de Cano, tan solo una semana después de la incorporación de la nueva gerente, Almudena Quintana.

“Batalla cultural”, “libertad” y críticas a Sánchez

Ayuso ha aprovechado su discurso ante los jóvenes de su partido para agitar su argumentario. Según ha dicho, la izquierda, no solo en España sino “a ambos lados del Atlántico”, trata de establecer una “nueva lucha de clases” que enfrenta a “identidades sexuales, hombres contra mujeres; homosexuales contra transexuales”, etc. “Tratan de dividirnos a todos”, ha dicho en un discurso en el que ha repetido muchas veces las palabras “cadenas”, “libertad” y “división” y ha animado a librar todas esas batallas como la de la cultura y el lenguaje.

La presidenta madrileña no está tan preocupada por la situación en la sanidad madrileña como por el presidente del Gobierno, a tenor de sus mensajes en el evento de este sábado. Ayuso ha cargado contra Pedro Sánchez y su Ejecutivo, que, dice “intenta llevarse todo por delante” ante el “miedo” de que su mandato pueda terminar pronto. Según ha opinado, está haciendo “un gran daño a todos”.

Para justificarlo, ha recuperado una serie de manipulaciones sobre el rumbo económico del país. Ayuso ha interpretado que todas las instituciones están diciendo, incluido el Banco de España, que el Gobierno “va a arruinar” a la sociedad; que sus datos “no son creíbles” y que “no se puede topar a los bancos”. Todo ello pese a que las previsiones más pesimistas prevén un crecimiento de más de un punto para el año que viene y que el vicepresidente del Banco Central Europeo, el exministro Luis de Guindos, ha reconocido que el informe de la institución que “pedía un análisis exhaustivo” sobre el impuesto a la banca ni siquiera es “vinculante”.

Por último, ha lanzado varios mensajes con la mirada seguramente puesta en las próximas elecciones municipales. La dirigente popular ha esgrimido que la izquierda “durante muchos años” dijo a los ciudadanos del sur de Madrid que si sufrían la desigualdad era por el lugar donde habían nacido. “Lo que pasaba es que estaban gobernados por los mismos que en Andalucía; han empeorado la calidad de vida de muchas personas de muchos municipios del sur de Madrid”, ha protestado en referencia a uno de los pocos segmentos electorales que aún se le resisten al PP en la Comunidad. Ayuso ha concluido con un mensaje de moderación: “Tenemos la razón y tenerla no siempre es fácil”. “Se vienen meses difíciles”, ha vaticinado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats