El consejero de Políticas Sociales de Madrid advirtió al de Sanidad de que no enviar ancianos a hospitales supondría su muerte en "condiciones indignas"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), el vicepresidente, Ignacio Aguado (c), y el consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero

El consejero de Políticas Sociales en la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero, de Ciudadanos, envió dos correos el 22 de marzo al responsable de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP), en los que advertía de la posibilidad de que muchos mayores falleciesen "en unas condiciones indignas" en las residencias durante la pandemia de coronavirus, según ha desvelado este viernes El País. Reyero también alertaba de que podría incurrirse "en una discriminación de graves consecuencias legales" si en los protocolos se recogía negar el auxilio a personas con discapacidad de cualquier edad.

El consejero madrileño recordó en su comparecencia en la comisión de Políticas Sociales de la Asamblea de Madrid la existencia de estos escritos a Escudero -que no obtuvieron respuesta- para manifestarle su desacuerdo cuando conoció las primeras versiones del protocolo y señalar que "si no era posible la derivación al hospital era imprescindible la medicalización de las residencias". En su opinión, podría incurrirse en una ilegalidad por "unos criterios de exclusiones basados en niveles de dependencia o discapacidad (...) con independencia de que eso haya podido ocurrir porque haya sido intencionado o un error o lo que sea". 

En el primer email del 22 de marzo que desvela El País, Reyero hacía referencia a un documento elaborado por Sanidad con criterios de exclusión basados en el grado de dependencia y el estado cognitivo, y en el que se habla de "centros residenciales". "Tenemos que ser conscientes de que el soporte médico existente en la mayoría de residencias (en algunas ni eso) está concebido para una situación normal y eso abocaría a que desafortunadamente muchos residentes fallecieran en unas condiciones indignas. Por lo que sería necesario un apoyo sanitario por parte de Sanidad que ahora es muy complicado de obtener", escribió el consejero madrileño de Políticas Sociales al de Sanidad.

"Si esto lo aplicamos a personas con discapacidad, la situación tiene una componente más grave; en este caso podría ocurrir que personas con discapacidad grave pero buenas expectativas de vida (…) podrían ser rechazados en esta derivación (a hospitales) e incurriríamos en una discriminación de graves consecuencias legales. Por favor, tened en cuenta eso", añadía. En el segundo correo, casi cuatro horas después, Reyero indicaba como alternativa "medicalizar" las residencias o trasladar a los mayores a "hoteles medicalizados". El 26 de marzo, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz-Ayuso, le quitó las competencias sobre geriátricos para transferírselas al consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, del PP.

Hay seis versiones diferentes de los protocolos con los criterios para no trasladar pacientes de residencias a hospitales. En la última, la que Sanidad califica como "definitiva", habla de "residencias de mayores" y no centros residenciales (que incluyen las instalaciones para personas con discapacidad). El consejero de Sanidad admitió este jueves que sí llegó a los centros un protocolo para no trasladar a ancianos de residencias a hospitales, aunque señaló que se trató de un "error". Sus palabras contradicen a las de la presidenta de la Comunidad de Madrid, que explicó que era solo un borrador "de los múltiples" con los que contaba el Ejecutivo y que aunque se estudió "no se llevó a ningún lugar".

Ruiz Escudero aseguró este jueves, además, que el único criterio que se ha utilizado tanto para la elaboración del protocolo como para la atención hospitalaria a los pacientes con COVID-19 procedentes de las residencias de mayores ha sido "única y exclusivamente clínico" y que en los documentos enviados a los hospitales el 25 de marzo se especifica "claramente" que se valorará individualmente cada caso. Varios casos desvelados por medios de comunicación muestran lo contrario: por ejemplo, un parte de alta de las Urgencias del Hospital Infanta Cristina, en Parla, fechado el 25 de marzo y desvelado por El Confidencial, indica que se rechazó a una mujer de 80 años con neumonía bilateral. Han muerto 6.007 ancianos con coronavirus o con síntomas compatibles con la enfermedad en geriátricos de la región.

Etiquetas
Publicado el
5 de junio de 2020 - 09:02 h

Descubre nuestras apps

stats