La portada de mañana
Acceder
Felipe VI calla ante el intento de la extrema derecha de patrimonializar su figura
Familias de la concertada reniegan de la campaña contra la Ley Celaá
Opinión – Baladronadas a estribor, por Elisa Beni

Preocupación por el aumento o intentos de robo en locales del barrio

La noticia que publicábamos el miércoles en relación a un robo en la calle Almirante nos ha hecho llegar otras informaciones a tener en cuenta sobre situaciones que se están viviendo en el barrio. No es algo que ocurra por primera vez, como ya sucedió hace años en el Café Gijón o en Mama Framboise, y no se trata de ser alarmista, pero no se puede negar que son hechos que preocupan especialmente a vecinos y comerciantes.

Llama la atención que hasta tres veces se haya intentado entrar a un restaurante de la zona –al cual consiguieron acceder los amigos de lo ajeno en la última intentona– o cómo el propietario de otro local sorprendía "in fraganti" a los delincuentes al abrir las puertas de su local las pasadas Navidades.

Además, el tema de los hurtos es algo recurrente en la zona por lo que, en muchas ocasiones, la policía debe hacer acto de presencia en el barrio ante las denuncias presentadas o para visionar cámaras de seguridad de algunos locales en busca de pruebas.

Otro comercio de la zona de la plaza de Barceló nos comentaba cómo habían intentado acceder a su local en las frías tardes de invierno con la propietaria en su interior, pero que se había frustrado el intento al tener la puerta cerrada con llave.

Sin duda alguna son diferentes "modus operandi", pero se trata de situaciones que preocupan a los empresarios de la zona. Por este motivo, desde la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Chueca a través de su Presidente, se ha contactado con los responsables de Seguridad en el Ayuntamiento de Madrid para tratar esta situación e intentar adoptar las medidas disuasorias y de seguridad pertinentes entre todos.

Ya hace unos años la calle Campoamor sufrió una serie de robos por parte de dos o tres individuos perfectamente identificados por los comerciantes, que aprovechaban las mañanas en las que solo había una persona trabajando en las tiendas, por lo general una dependienta.

En total, en la ciudad de Madrid se detuvo en 2017 a 2.130 personas por hurtos, 122 por robos con fuerza en viviendas, 85 por robos con fuerza en vehículos, 192 por robos con violencia e intimidación a las personas y 109 por robo o hurtos de coches.

Etiquetas
Publicado el
17 de febrero de 2018 - 10:30 h

Descubre nuestras apps

stats