El quiosco que irá en Luna contará con 100 metros cuadrados de terraza

El Ayuntamiento va a instalar en breve tres quioscos-cafetería, con sus correspondientes terrazas,

en otras tantas plazas del centro "para alejar la prostitución" y la droga y evitar el botellón: las elegidas son la plaza de la Luna (Soledad Torres Acosta), Vázquez de Mella y Jacinto Benavente.

Ya lo anunció el concejal presidente del distrito, José Enrique Núñez, en declaraciones a este periódico. Ahora ha ido un poco más allá y en el diario El Mundo ha dado fechas y algún que otro nuevo detalle.

El objetivo es que estos quioscos estén ya funcionando en verano. Su concesión, para 10 años, saldrá a concurso en algo más de un mes; se esperará a la recepción de ofertas otro mes -o mes y medio- y, finalmente, la construcción de los nuevos espacios podría llevar otro par de meses más.

Además del anuncio algo más concreto de los plazos de ejecución de estos planes municipales, la otra primicia que ha dado Núñez es el hecho de que estos quioscos, instalaciones permanentes durante todo el año, podrán instalar terrazas -con sombrillas- de hasta 100 metros cuadrados.

"Se trata de quioscos para tomar un café y no tendrán música", ha afirmado el edil.

Esta medida adoptada por el concejal va en la línea del cambio legislativo para autorizar terrazas en otras plazas del distrito que tradicionalmente habían sido ocupadas por el botellón.

Respuestas pendientes

Tras esta reafirmación en los planes ya anunciados para las mencionadas plazas que ha hecho Núñez, el concejal del distrito vuelve a dejar en el aire ciertas cuestiones clave.

Eliminar de ellas la presencia de la marginalidad no acaba con el problema, sino que simplemente lo desplaza. Como única respuesta, Núñez ha dicho en reiteradas ocasiones que "ni prostitución ni mendicidad están prohibidos", dando por hecho que serán otros residentes en su mismo distrito quienes tendrán que sufrir esa casi segura 'migración'.

"Lo que hemos buscado no es ir al concepto puro de hostelería, sino que esté enfocado al turismo", ha declarado al citado diario. No faltarán voces prestas para cuestionarse sobre si pensando en el turismo se recuperan espacios para el vecindario.

Por otra parte, en las mismas declaraciones recogidas en El Mundo, el concejal afirma que en la decisión de la instalación de estos quioscos se ha contado con la opinión de las asociaciones vecinales.

"En el caso de la plaza de Soledad Torres Acosta, los vecinos solicitaron, específicamente, el quiosco de hostelería", asegura. Sin embargo, y en este caso concreto, obvia que a la hora de configurar el actual aspecto de esta plaza, remodelada recientemente, el Consistorio no atendió a una sola de las propuestas que ACIBU, como representante de los vecinos de Universidad, le hizo llegar.

El descontento ciudadano con esta remodelación fue tal que aún hoy es tema frecuente de conversación entre los vecinos y, en su día,  ni el alcalde Ruiz Gallardón, en plenas fechas inmediatamente anteriores a una cita electoral, acudió a celebrar inauguración oficial alguna.

Ha venido indicando Núñez que ha tratado de  recuperar estas plazas para la ciudadanía mediante la ocupación, más o menos constante, de las mismas con ferias y mercadillos de todo tipo. Ahora, con los quioscos, llegaría la ocupación permanente y definitiva, la mejor solución que habría hallado el Ayuntamiento para 'reconquistar' para los barrios estos lugares.

jonas

Preguntenle a los vecinos si prefieren las prostitutas o la omnipresente cafetería con terraza con el puñetero ruido todo el santo dia y noche. La proliferación del botellón...

Ahora quizas en la Plaza de Luna hallan profesionales pero también hay niños y juegos. La terraza ya sólo dará cobijo al botellón.Al maldito botellón, le llamen terraza o cafetería.

rafa

¡BASTA

YA!

Del modelo de plaza productiva que nos quieren imponer desde el ayuntamiento, o mejor dicho que nos han impuesto, ¡QUiERO UN ESPACIO PUBLICO! sin mercadeos ,donde los niños puedan jugar, y nuestros mayores sentarse. ¿Es demasiado difícil esto señor.José Enrique Nuñez?.

fer

Si, si... para tomar café, copa y puro y quitar el poco espacio que tienen los niños para montar en bici, patinar... Y seguro que lo ponen en el centro de la plaza!!!!, no como la CA-- de parque infantil bien arrinconadito, bien meadito y con la salida de humos del parking para que vayan aclimatándose al ambiente de Madrid.

jonas

El hay-untamiento y la promoción del botellón. Primero se corta la fuente, se echa a los niños y ancianos con el pretexto de echar a las profesionales, se pone la terraza y a continuación se pone de moda el botellón. Ya sólo quedan unas cuantas plazas libres de este fenómeno en Madrid. Luego la policia local no da abasto para atender tantas llamadas de vecinos desvelados. Esa es "la movida madrileña". ¡Menuda movida!



http://elcriticomicon.blogspot.com/2008/04/mtodo-crtico-paranoico-de-comprensin.html

George

Señor rafa. Precismanete un espacio público es lo que se quiere conseguir. Un espacio público es inútil si , obviamente, no se usa como tal, como espacio de ocio y de enriquecimiento social. Para ello se necesita mejorar la zona, y no sólo en cuanto a mobiliario urbano y pavimento se refiere, pues eso ya ha ocurrido. Para que un espacio público sea útil es imprescindible que sea cómodo, y para ello, se necesita alejar a los yonkis, prostitución y con ello la suciedad que conquista esta plaza. Y he ahí el tema que usted no entiende: Para conseguir ese espacio útil, se pretende introducir un chirimbolo-cafetería, que dotaría de cierta actividad a la zona, lo que supone un alejamiento automático de yonkis y prostitución. La exposición aleja a aquellos que no quieren ser vitos, por lo que menos quejarse y más ver los aspectos positivos que nos ofrecen, que son bastantes. Lo que necesita esta plaza es ACTIVIDAD. YA!
Etiquetas
Publicado el
5 de febrero de 2010 - 02:21 h

Descubre nuestras apps

stats