La portada de mañana
Acceder
Patrimonio pagó gastos de la casa de Corinna y a 100 empleados de Zarzuela
Entrevista – Javier Ramos, rector de la URJC
Opinión - Lo más grave del caso Máster quedará impune, por Ignacio Escolar

Último día del Solar Maravillas, ¡felicidades alcalde!

Vecinos del barrio rescatan las plantas del Solar Maravillas

3

Sorprendía la entereza con la que las personas que durante una década han estado más vinculadas al Solar Maravillas observaban esta mañana cómo se desmantelaba físicamente este proyecto vecinal que ha servido para construir comunidad en un barrio sin espacios dotacionales.

Pero, en realidad, había bastante de fachada en buena parte de esas sonrisas congeladas que ofrecían café caliente y bollería variada a todo aquel que desde primera hora acudió a su llamada para despedirse del frondoso jardín que desde el pasado 7 de diciembre el ayuntamiento había condenado a morir al cerrarlo para permitir que la Comunidad construya en él, quién sabe cuándo, el necesario nuevo centro de salud del barrio de Universidad.

Bastaba con rascar muy poco para notar que los sentimientos de estos intergeneracionales okupas, según la jerga de las autoridades municipales, estaban a flor de piel.

Desde las 9, y con tutela administrativa, la verja del número 8 de Antonio Grilo se abría por última vez para que libremente se pudieran retirar del solar todos los elementos y plantas que se quisieran y pudieran rescatar. Muchos vecinos y simpatizantes de este espacio acudieron pronto para llevarse un trocito del mismo a sus casas o allá donde quisieran.

Jorge empaquetaba un laurel de gran porte para el patio de la corrala de la calle Velarde en la que vive, mientras un grupo de estudiantes de Agrónomos se afanaba en sacar, con cuidado y de raíz, otros árboles de buen tamaño que pensaban plantar en el huerto del campus universitario donde estudian y una joven pareja hacía acopio de gran cantidad de plantas para la terraza de su piso de Tetuán. Otros calibraban sus fuerzas ante un imponente aguacate y un cactus de tres metros para ver si serían capaces de poder con ellos y la mayoría se dedicaba a coger plantas más pequeñas y manejables para sus hogares.

La recolección de las plantas del huerto también se desarrollaba a buen ritmo, con bastantes personas preguntando qué hojas eran comestibles y cuáles no.

Seres vivos al margen, una mesa de ping-pong, escaleras, sillas, toldos y otros muy diversos elementos se apilaban en otra zona del solar a la espera de que fueran a recogerlos con destino a otros centros sociales autogestionados de la ciudad, principalmente.

Sobre las 10:30 horas llegaba el martillo y el cincel con el que, con suerte dispar, trataban de rescatar algunos de los azulejos del gran mural de trencadís que era uno de los emblemas de este espacio junto a la enorme pintura de cuatro pisos realizada en una medianera por el artista Raúl Cassasola: Europa raptada por Zeus.

Mientras se desmantelaba el solar, un operario municipal esperaba fuera. Era el encargado de, a partir de las 13 horas, soldar la entrada. No quiso el Ayuntamiento permitir que este proyecto comunitario continuara haciendo barrio hasta que el futuro centro de salud tenga presupuesto para su construcción y fecha de comienzo de obras. Tampoco quiso ofrecerle un espacio alternativo a la familia que se ha creado en torno a este jardín.

El Solar Maravillas ha sido uno de esos espacios que muchos ciudadanos consideran imprescindibles en una ciudad y que para algunos políticos son sitios hostiles donde las personas se reúnen, fuera de su control, para soñar con el tipo de sociedad que desean, con todo lo revolucionario que eso tiene.

No hay más sordo que el que no quiere oír ni más ciego que el que no quiere ver. Habrá que felicitar al alcalde Martínez-Almeida y a su equipo de Gobierno en un día en el que, es de suponer, estarán de celebración.

Etiquetas
Publicado el
8 de enero de 2021 - 12:35 h

Descubre nuestras apps

stats