La portada de mañana
Acceder
El mapa de todas las inmatriculaciones de la Iglesia
¿A qué enfermos crónicos vacunar primero?
Opinión – No, no ha lugar, por Esther Palomera

El Ayuntamiento de Madrid desaloja el solar vecinal de Antonio Grilo

Candado cambiado en la puerta del solar de Antonio Grilo

El del Solar de la calle Antonio Grilo era un desalojo anunciado y previsto por todas las partes. Lo avanzó hace mes y medio este periódico, Somos Malasaña: desestimada la medida cautelar que pedía no ejecutar el desalojo ordenado por el área de Desarrollo Urbano hasta que un juez se pronunciara sobre el contencioso administrativo interpuesto por la asociación vecinal SPA Maravillas, y denegadas las alegaciones particulares en contra de la orden, el Ayuntamiento ha procedido al lanzamiento administrativo -confirman a este medio fuentes del área de Desarrollo Urbano- y cambiado el candado que controlaba el acceso a este espacio vecinal, tal y como ha podido comprobar in situ este medio.

El Ayuntamiento da ahora un mes de plazo a la SPA Maravillas -el nombre legal del colectivo que gestionaba el espacio- para que recojan todos sus enseres. "Se les facilitará un teléfono para fijar días y horas para que puedan ir a por ellos", informan fuentes del Consistorio. Los colectivos de este espacio vecinal confían en poder trasladar y salvar el mayor número de árboles y de plantas posible de las que se encuentran en el huerto y en el jardín del número 8 de la calle de Antonio Grilo.

El Ayuntamiento de Madrid tiene previsto ceder el terreno a la Comunidad de Madrid para la construcción en él del nuevo centro de salud del barrio de Universidad, una actuación para la que aún no hay proyecto ni presupuesto. Los pasos para que la cesión sea efectiva son los siguientes: tiene que hacerse la escritura pública de recepción de la parcela y, a partir de ahí, empezarán los plazos para tramitar el centro de salud fijados por el convenio de cesión.

Los actuales usuarios de Grilo habían solicitado, sin éxito, que se les dejara continuar con sus actividades hasta que estuviera mucho más avanzado el proceso de ejecución del centro médico. Antes del desalojo aclaraban que no se oponían a la decisión del Consistorio de edificar allí el necesario ambulatorio que precisa la zona, pero pedían permiso para seguir utilizando el espacio hasta el inicio real de las obras.

Diez años de actividades vecinales

Con el desalojo de Grilo se pone fin a más de diez años de uso de un solar que el Ayuntamiento de Madrid había abandonado a su suerte en el año 2009, cuando se convirtió en un foco de inseguridad y de trapicheo de droga. Fue entonces cuando el extinto Patio Maravillas okupó el espacio para limpiarlo y convertirlo en un huerto vecinal en el que desarrollar actividades al aire libre.

Desde esa fecha el solar ha acogido conciertos, mercadillos agroecológicos, actividades infantiles, presentaciones de libros, cine de verano, charlas, debates y un largo listado de propuestas que ahora corren peligro de continuidad por la falta de espacios vecinales. El equipo del actual alcalde, Martínez-Almeida, se encuentra en plena ofensiva para retirar los mantenidos y propuestos durante la legislatura de Carmena: después de Grilo quiere anular la concesión de la Casa del Cura a las asociaciones de Malasaña que ganaron el concurso por su gestión en 2019, algo que de momento han parado los tribunales; antes de eso había entregado lo que iba a ser el Centro Cultural de San Bernardo 68 al área de Deportes para la instalación allí de oficinas, y del espacio que lo iba a sustituir en Conde Duque, prometido por el concejal de Centro hace año y medio, nada se sabe.

Etiquetas
Publicado el
7 de diciembre de 2020 - 09:26 h

Descubre nuestras apps

stats