BiciMAD pincha en Tetuán: el 50% de las bases del distrito están fuera de servicio

Estación de la calle de Francos Rodríguez

Los ánimos están encendidos entre los usuarios de BiciMAD del distrito de Tetuán. Entre las bases sin servicio, las que habitualmente están vacías y las bicicletas que se encuentran rotas, denuncian que el servicio ha dejado de ser una alternativa de transporte fiable para ellos.

De las quince estaciones que aparecían como no operativas el 2 de agosto por la mañana en la ciudad de Madrid, siete están en Tetuán: estación de metro Tetuán, Sor Ángela de la Cruz, General Perón 1, Francos Rodríguez, Pablo Iglesias, Estrecho y Plaza de la Remonta. Salvo las de Estrecho y la Remonta, que deberían estár funcionando el proxímo día 15, el resto no tienen previsión de puesta en marcha publicada.

De estas, las del metro de Tetuán y la de Sor Ángela de la Cruz han empezado este mismo día las labores de mantenimiento, pero otras llevan ya tiempo sin funcionar: las de Francos Rodríguez y Pablo Iglesias por "tareas de mantenimiento" desde el día 22 de julio; la de General Perón desde el 26 julio de "por vandalismo", y las de Estrecho y la Plaza de la Remonta por la misma razón desde el 9 de julio.

Además, son muchos los usuarios que se quejan del mal funcionamiento del servicio en las paradas del distrito, también en las estaciones que no están fuera de servicio. Olga, usuaria asidua, cuenta que “las que están bien tienen dos o tres bicis, la mayoría rotas o pinchadas”.

Las quejas en redes sociales son últimamente frecuentes y no son pocos los usuarios que suben fotos de las estaciones vacías o pantallazos del mapa de la aplicación en los que se puede comprobar de un vistazo que BiciMAD no es a día de hoy una alternativa de transporte real si vives en Tetuán.

El servicio BiciMAD llegó al distrito en 2015, aunque en ese momento no alcanzaba a la mayoría de barrios de Tetuán, y ha ido ampliándose posteriormente hasta llegar a las actuales 14 estaciones. A pesar de todo, la red aún sigue dejando sin servicio a buena parte de los barrios de Berruguete y Valdeacederas (que solo cuentan con estaciones en la zona cercana a Bravo Murillo) y al de la Ventilla, donde todavía no se ha instalado ningún punto de anclaje.

Un problema acuciante de todo Madrid

Aunque la situación de las bases de Tetuán está generando especial revuelo entre sus vecinos, el problema de falta de bicicletas sanas se está produciendo en todo Madrid y ha sido objeto de debate político y sindical este mismo verano.

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, cifró el pasado 12 de julio en la Comisión de su área en 350 el número de bicicletas que se vandalizan al día y anunció que se instalarán candados y cámaras en las bases para paliar lo que consideraba un “aumento del vandalismo”.

Además, también anunció en aquella comparecencia que el Ayuntamiento ha sacado un contrato para los meses de julio y agosto con personal que busque las bicis perdidas y las repare, y que a partir de la finalización de este contrato se contratará a 25 trabajadores más para estos efectos.

Según el grupo municipal Más Madrid, la externalización de urgencia de este servicio fuera de la EMT está costando dinero a los madrileños y no mitiga la situación de deterioro ocasionada por la desinversión de un servicio en el que, según explican, hay cinco trabajadores menos que en 2019, cuando aún no existía el servicio BiciMAD Go (bicis sin base) y había 90 estaciones menos. La plantilla consta de un centenar de personas y solo tres furgonetas para recoger las bicicletas abandonadas.

El anuncio del contrato de urgencia coincidió con la bicimanifestación convocada por la Plataforma Sindical (sindicato mayoritario en la EMT) el pasado 12 de julio para protestar por el deterioro y la falta de contrataciones de BiciMAD. El Ayuntamiento había anunciado que en abril se abriría un concurso público para la contratación de personal y dicho proceso no ha llegado.

Desde la misma Plataforma Sindical denunciaron el pasado 22 de julio que el número de bicicletas averiadas en la campa de Bicimad, en las instalaciones de EMT en Fuencarral, asciende ya al millar. El diagnóstico del sindicato coincide con el de otros usuarios del servicio: hay menos personas trabajando en un servicio que creció. Además, BiciMad Go complica la logística porque que las bicicletas no se aparcan en bases y se han quedado con todo el mercado, pues ya no quedan empresas privadas operando en Madrid bicis sin base.

Etiquetas

Descubre nuestras apps