Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

Ideologías del odio, estrategias del enfrentamiento

Valla publicitaria de Vox Murcia con propaganda antiokupa

0

¿Cómo es posible que despreciemos, que rechacemos a una persona que no nos ha hecho absolutamente nada, que no conocemos, que no le ponemos rostro y ni siquiera sabemos su nombre? ¿Cómo es posible que condenemos a miles de personas y les atribuyamos una maldad, como si esas personas hubieran sido fabricadas en serie, siguiendo un patrón? ¿Cómo es posible que si una persona comete un delito o un acto no ético lo extendamos a todas esas personas que consideramos que forman parte de su nacionalidad, de su cultura, de su religión? Todo esto es posible por las ideologías del odio, que nos hace ver la realidad de una manera violenta, deshumanizante e irracional.

Las ideologías del odio se fundamentan sobre la desigualdad social, en fomentar la división pobreza-riqueza, el binomio superioridad-inferioridad, en el enaltecimiento de la riqueza, valiendo todo con tal de incrementar la rentabilidad, y el castigo de la pobreza, condenado a los empobrecidos a una vida miserable y marginal. El odio se basa en la consideración de la maldad innata del diferente, del vulnerable, del herido socialmente y en la bondad innata del que odia, del que se considera bendecido por “su Dios dinero”. Un odio que se extiende a todo aquel que no defiende esta identidad cerrada y violenta, racista, antiecológica, machista, homófoba y del rechazo al pobre.

Estas ideologías del odio se hacen cultura, una forma de concebir la sociedad. Se hacen antropología, una forma de concebir al ser humano, que configura nuestro pensamiento y nuestro sentir y que nos convoca a destruir al otro, al diferente, a derrotarlo, a someterlo y sentir que tenemos el derecho a reprimirlo y a explotarlo. Son las estrategias del odio, que se traduce en enfrentamiento, en división profunda, en intolerancia, en dogmatismo y a considerarnos dioses.

En esa estrategia del enfrentamiento y la violencia se pone todo al servicio de esa sociedad elitista y minoritaria, que entiende que debe regir los destinos del planeta en función de sus intereses, necesidades y deseos. La política, la educación, la religión, la economía, las leyes, la judicatura, el ejército y la policía se ponen al servicio de esos muros construidos con el odio y la enemistad. Se persigue a cualquier persona, movimiento social o religioso, sindicato o partido político que hable del amor, del compartir, de la equidad, que hable de un proyecto ético y fraternal.

Estas ideologías del odio entienden que todo lo que hay en el mundo les pertenece, que está para alimentar constantemente el poder establecido y la deshumanización. Entiende que ellos no tienen fronteras, que pueden ir a cualquier país y arrebatarles sus recursos, destruir su comercio y convertir a la ciudadanía en mano de obra barata y esclava. Pero, sí entiende que esas fronteras que no existen para los que cultivan las ideologías del odio, sí existen para los demás y afirman: “Robo vuestros recursos, destruyo vuestro país y os dejo sin futuro, pero, no podéis venir; solo cuando lo digamos nosotros y el número y condiciones que establezcamos”.

Son las ideologías del odio que mienten, que manipulan, que introducen el miedo, la inseguridad y la enemistad. Nos hace enemigos, nos enfrenta de pensamiento, sentimiento, y en la calle. Frente a esto, solo cabe la cercanía con el otro, con el diferente, el diálogo que nos lleve a comprender su vida, el por qué de sus decisiones, a personalizar los comportamientos y establecer vínculos de amistad, a defender el derecho a que cada persona, cada familia pueda quedarse en su tierra porque tienen condiciones idóneas para una vida digna, para vivir como nos gustaría a la inmensa mayoría.

Frente a las ideologías del odio, las ideologías del amor, el encuentro en la diversidad, el conocimiento mutuo, la verdad y el abrazo humano, solidario, libertario y justo. Frente a la cultura del odio y el enfrentamiento, la cultura del amor y el respeto. Hay que elegir, porque no existe la neutralidad ni la equidistancia.

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2020 - 08:05 h

Descubre nuestras apps

stats