eldiario.es

9
Menú

Acusan a De la Serna de 'hacer la cama' al presidente del PP en Cantabria

Eduardo Van den Eynde, portavoz del PP en el Parlamento, señala al ministro de Fomento como uno de los urdidores de la candidatura de Sáenz de Buruaga

La secretaria general de los populares cántabros disputará la presidencia a Ignacio Diego, enfrentado desde hace años con el exalcalde de Santander

- PUBLICIDAD -
El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha incluido al alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, en su candidatura autonómica.

Diego y De la Serna en un acto de precampaña en 2015.

El portavoz del PP en el Parlamento de Cantabria, Eduardo Van den Eynde, ha acusado este martes al ministro de Fomento y exalcalde de Santander, Íñigo de la Serna, de maniobrar para que Ignacio Diego no salga reelegido como presidente del partido en la comunidad autónoma.

Según ha afirmado Van den Eynde en su página de Facebook, hay una "segunda línea" que está trabajando en Génova para que el actual presidente de los populares cántabros pierda el próximo Congreso Regional y la secretaria general y candidata a la presidencia, María José Sáenz de Buruaga, "controle el partido". "Desconocemos con qué supuestas intenciones... o no", apostilla.

El portavoz y diputado del PP, cercano a Ignacio Diego, en ningún momento menciona de forma explícita en sus declaraciones a De la Serna, aunque según han confirmado a este diario fuentes cercanas al PP se refiere de forma inequívoca al ministro.

De la Serna y Diego son desde hace años compañeros de partido y al mismo tiempo rivales. Su enfrentamiento no está tanto relacionado por la cuota de poder -que también- sino con una animadversión personal que se ha traducido en una lucha de egos. Aunque su enemistad ha trascendido poco en los medios de comunicación, es un secreto a voces que no se soportan. 

El desencuentro más sonoro se produjo en noviembre del año 2015, en el marco de las elecciones nacionales. De la Serna sonó para encabezar la lista del PP al Congreso de los diputados por Cantabria, cosa que finalmente no sucedió. El entonces alcalde insinuó que había sido él quien voluntariamente había renunciado a liderar la candidatura,  una versión muy distinta a la ofrecida por la dirección autonómica, molesta por los continuos aires de grandeza del regidor municipal.  

Durante los años en los que uno ha sido alcalde de Santander -2007 a 2016- y otro líder de la oposición en Cantabria -2004 a 2011- y presidente de la comunidad -2011 a 2015-, han sido diversos los roces entre ambos. El campo de golf del Plan del Litoral Norte, la Carta de Capitalidad o la financiación de la Dependencia han sido algunas de las 'pequeñas' batallas que libraron durante la última legislatura.

Entre los afines a Diego reprochan a De la Serna que siempre haya ido por libre y que solo se haya preocupado de una cosa: de él mismo. Cuando el líder del PP estuvo en la oposición apenas tuvo el apoyo mediático del alcalde de la capital cántabra, que no facilitaba actos conjuntos para que su jefe de filas pudiera aprovechar ese cargo electoralmente. 

Otra señal manifiesta del conflicto interno entre ambos dirigentes fue la política de fichajes de Diego cuando éste logró la presidencia del Gobierno: Santiago Recio, Samuel Ruiz, Eduardo Arasti, Isabel Gómez Barreda y María José González Revuelta abandonaron la Corporación municipal -enfrentados con el alcalde- para integrarse en el equipo de Diego.

Y ya en las últimas elecciones municipales, en 2015, cinco concejales dejaron voluntariamente el Ayuntamiento, también por discrepancias con De la Serna: Antonio Gómez, César Torrellas, Gema Díaz, Virginia Lavín y Marta González Olalla. La única baja que no fue voluntaria fue la de Luis Morante.

De la Serna guarda silencio

Por el momento, el ministro no se ha posicionado públicamente sobre la guerra abierta en el seno de su partido. "No es el momento", se ha limitado a decir cuando el pasado viernes en un acto en Santander sobre el tren de altas prestaciones fue cuestionado al respecto por los periodistas. 

No obstante, aunque no lo ha expresado verbalmente, De la Serna sí ha mostrado veladamente su apoyo a María José Sáenz de Buruaga, a quien arropó en el Congreso Nacional en el que Rajoy fue reelegido presidente, y se espera que lo haga abiertamente en los próximos días, según ha asegurado este martes el diputado Íñigo Fernández en la tertulia radiofónica de El Faradio.

"Supuestas intenciones"

En su alegato en defensa de Ignacio Diego, Eduardo Van den Eynde denuncia esa "segunda línea" que trabaja desde Génova para impulsar a Buruaga y se pregunta "con qué intenciones". "Las desconocemos... o no", apostilla el diputado popular. 

El círculo cercano a Diego sostiene que De la Serna está apoyando a la secretaria general por si el ministro tiene que volver a la comunidad y ser candidato a la presidencia de Cantabria, una posibilidad que no está entre sus prioridades -aspira a cuotas más altas- pero que podría tener que cumplir si Rajoy da la orden.

Eso fue lo que le sucedió a Alfonso Alonso, que tuvo que dejar la cartera de Sanidad para ser candidato del PP a lehendakari. "Es más fácil desplazar a Buruaga que a Diego. Además, se la tienen jurada", apuntan estas fuentes del PP.

"Más tiempo que la catedral de Burgos"

No es la primera vez que Van den Eynde manifiesta abiertamente en las redes sociales el polvorín en el que se ha convertido el PP de Cantabria. De hecho, fue cuando adelantó la candidatura de Buruaga, a la que acusó de "traidora". 

En este nuevo texto, el veterano diputado acusa a la exvicepresidenta y consejera de Sanidad de "mentir" cuando ha afirmado que Diego no quiere una lista de integración y apunta al respecto que ella ha utilizado la sede del partido "para hacer campaña y recoger avales incluso antes de que fueran aprobados por la Junta Directiva".

Igualmente, cuestiona que promueva su candidatura como renovadora cuando Buruaga ha sido la secretaria general del partido y vicepresidenta del Gobierno con Diego y cuando cuenta con el apoyo de "algunos compañeros que llevan en cargos del partido más tiempo que la catedral de Burgos en Burgos". "Es para morirse de risa", ironiza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha