eldiario.es

9

Segregación escolar, ¿mejor que hace un año?

A estas alturas de la Legislatura no hay Ley de Educación, ni se le espera. Cada cual saque sus conclusiones. Pero, a cambio, ¿se ha movido algo?

CC.OO. advierte del envejecimiento de los docentes, con mayoría entre 50 y 59 años

EFE

Se cumple un año desde que el primer ciudadano de Euskadi (Sabin Zubiri) se dirigiera al Parlamento Vasco con una Proposición de Ley. Más o menos así tituló alguna prensa la presentación de la Iniciativa Legislativa Popular sobre Escuela Inclusiva que la plataforma ciudadana Zubiak Erakiz impulsó, apoyada por numerosos agentes de la enseñanza (sindicatos, AMPAs y Direcciones de la Pública, etc.). Era la primera desde la nueva ley de 2016 sobre iniciativas legislativas populares. El eco mediático no impidió que el Parlamento, aunque dividido, finalmente rechazara su mera tramitación. Después ha vuelto ocurrir algo semejante con otras dos ILP. Todo un mensaje disuasorio a la ciudadanía sobre su capacidad real de proponer y legislar. 

La Iniciativa fue tumbada con los votos del PNV, el PSE y el PP. ¿Qué razones tuvieron para ello? A las actas de la sesión me remito. Según Jone Berriozabal (PNV) “la propuesta que se ha presentado en la Cámara es legítima, pero también lo es no compartirla…no nos parecen adecuadas las vías o los instrumentos que se han elegido para lograr ese objetivo que todos y todas compartimos…La Ley de educación se encuentra ya en manos de este Parlamento… La inclusión debe estar en ella”. Para José Antonio Pastor (PSE), “el Grupo Socialista considera que el debate sobre la escuela inclusiva, sobre la escuela pública inclusiva (sic), para evitar que haya una educación a dos velocidades, debe ser abordado por esta Cámara… pero también compartimos con el Gobierno que el ámbito para afrontar esta cuestión debiera ser la comprometida ley de educación”. Para Juana Bengoechea (PP), “El artículo 1 está imposibilitando la elección que hacen en estos momentos… casi la mitad de las familias del País Vasco. Es decir, es un artículo que enfrenta a la comunidad vasca.”

A estas alturas de la Legislatura no hay Ley de Educación, ni se le espera. Cada cual saque sus conclusiones. Pero, a cambio, ¿se ha movido algo? En honor a la verdad la ILP constituyó un elemento catalizador de un creciente clamor social que advertía sobre una dualidad educativa. Ante ello, el Departamento ha tenido que moverse y de hecho viajó hasta Barcelona para asesorarse con la Fundación Bofill sobre qué podía implementar para hacer frente al fenómeno. Y de aquellos encuentros, tenemos hoy un pilotaje, el enésimo en educación, para implantar Erakarri, un proyecto de escuelas-magnet (escuela-imán que por medio de un partenariado intenta revertir su situación) en media docena de escuela públicas. 

Las huelgas de la Enseñanza Pública del curso 2017-18 culminaron en unos compromisos con los sindicatos, entre los que se encontraba dar más refuerzos a los centros con mayor necesidad, a partir de un Índice de Necesidades Educativas (INE), idea que ya se recogía en la ILP. Es verdad que esos recursos se han distribuido con cierta liberalidad, pero sin control, y nunca a cambio de responder a necesidades concretas de las comunidades escolares, como proponía la ILP, pero, en todo caso, ha sido un paso importante en la buena dirección. Observemos, no obstante, que ambas medidas son paliativas, es decir, no para evitar el fenómeno de la segregación, sino para aliviarlo una vez que el sistema ha producido determinada concentración. 

La ILP fue una siembra más, entre otras, cuyos frutos directos nadie controla, pues las conquistas sociales deben superar tenaces resistencias y suponen largos recorridos

A falta de ley, habrá que conformarse con una Proposición no de Ley que es simbólica y poco comprometedora. Hete aquí, que casi al año del rechazo de la ILP, el Parlamento Vasco ha aprobado por unanimidad apostar “…por una mayor cohesión social de nuestros centros… por que los centros educativos hagan un esfuerzo compartido y equitativo en la atención a la diversidad… y por que no se realice ningún cobro en concepto de escolarización” ¿Por qué estos buenos deseos no cristalizaron en ley hace un año? ¿Acaso el tema de la segregación no merecía una ley en sí misma?

Pero no echemos en saco roto estos pequeños avances. La ILP fue una siembra más, entre otras, cuyos frutos directos nadie controla, pues las conquistas sociales deben superar tenaces resistencias y suponen largos recorridos. No estamos igual que hace un año, algún paso hemos dado, aunque siguen sin abordarse las reformas estructurales que se necesitan. Se conoce que estas no son fáciles, porque tocan un nervio sensible de la sociedad vasca. La patata caliente de la segregación, merced al juego ilusionista de la Ley, parece que queda para la siguiente legislatura. Y van…

*Gonzalo Larruzeaes miembro de la plataforma Zubiak Eraikiz

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha