Carta abierta sobre los impactos económicos del acuerdo entre la UE y el Mercosur

Aspecto la ciudad de Barcelona en una jornada de alta contaminación. EFE/Alejandro Garcia/Archivo

James K. Galbraith, Gemma Cairó i Céspedes, Juan Torres López y 190 firmas más

0

Las y los economistas que suscriben la presente, quisiéramos contribuir a una evaluación crítica del acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur que se está preparando para su ratificación por los Estados miembros e instituciones de la UE y los países del Mercosur. Según la Comisión Europea, el acuerdo propuesto beneficiará a las economías de los países europeos y del Mercosur, dado que generará un crecimiento del PIB. Esto se ha subrayado en el borrador del informe final del estudio de impacto en la sostenibilidad para el capítulo de comercio del Acuerdo de Asociación entre la UE y el Mercosur, llevado a cabo por investigadores de la London School of Economics (LSE) y publicado en julio de 2020.

Consideramos que es importante informar a la población de que los modelos económicos utilizados para calcular esos beneficios ostensibles son inadecuados para evaluar los impactos sociales y ambientales de este acuerdo. Otros estudios que utilizan modelos diferentes incluyen los costos ambientales del transporte a través del mundo, los efectos en la deforestación y en los pequeños agricultores en los países de la UE y el Mercosur. Estos estudios de impacto alternativos muestran resultados muy diferentes que ponen de manifiesto el modo en que este acuerdo impediría el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París y tendría efectos económicos y sociales graves para los trabajadores y agricultores, especialmente los productores familiares, tanto en América Latina y el Caribe como en Europa.

¿Por qué el estudio de impacto en la sostenibilidad es engañoso y cuáles son sus defectos?

1. El modelo utilizado para calcular los posibles impactos del acuerdo entre la UE y el Mercosur se basan en hipótesis poco realistas y no utilizan los datos reales del acuerdo entre la UE y el Mercosur con respecto a la reducción de aranceles, contingentes de importación, etc. El modelo utilizado se basa en el cálculo del modelo de equilibrio general, que parte del supuesto de que todos los mercados están en equilibrio y son perfectamente competitivos. Además, la proyección a largo plazo del modelo supone beneficios dinámicos a partir de la liberalización comercial. Esto significa que el modelo ofrece predicciones de resultados de mejora del bienestar por defecto. Sin embargo, lo que la evidencia empírica muestra es que el impacto neto real de la liberalización del comercio en los ingresos, el empleo, la productividad laboral, la innovación y la competitividad bien podría ser negativo, al menos para algunos sectores. Además, cabe destacar que los acuerdos comerciales pueden generar desequilibrios y, de hecho, los generan. Es así que las ganancias y pérdidas de los acuerdos comerciales previstas en este estudio de impacto en la sostenibilidad no revelan mucho acerca de su verdadero impacto. Un estudio de impacto en la sostenibilidad significativo se basaría en un modelo que funcione en virtud de hipótesis más realistas y, además, también tendría en cuenta las reducciones arancelarias y contingentes de importación reales acordados en el tratado a fin de evaluar los efectos en los flujos comerciales, los precios, etc.

2. El aumento del PIB para Europa es ínfimo. Para los países del Mercosur, esto podría significar una disminución del PIB así como una gran pérdida de empleos en el sector industrial. El estudio de impacto en la sostenibilidad prevé un crecimiento insignificante del PIB del 0,1% para la UE y de -0,1% en el caso de los países del Mercosur en un periodo de 10 años. Hipótesis más realistas sostendrían que los cambios sectoriales distributivos subyacentes que son el resultado del modelo tienden a ser mucho mayores. Para los países del Mercosur, el estudio de impacto en la sostenibilidad prevé un aumento del desempleo en el sector automotriz en Uruguay, en el sector de la maquinaria en Brasil y Paraguay, y en el sector químico y farmacéutico en Uruguay, Paraguay y Argentina. También tendrá efectos negativos en la producción agrícola familiar del Mercosur (uvas, leche, etc.) y de Europa, lo que provocará problemas sociales para un sector muy sensible en ambas regiones. En general, el resultado del estudio de impacto en la sostenibilidad no solo subestima los efectos negativos de la liberalización comercial, sino que además prevé impactos negativos en muchos aspectos para los países del Mercosur. Además, el crecimiento del PIB como medida de la riqueza es un enfoque anticuado en épocas de crisis climática y ante la necesidad de una profunda transformación socioecológica de nuestras economías.

3. El estudio de impacto en la sostenibilidad subestima el impacto del acuerdo en la deforestación en los países del Mercosur. Si bien se refiere al aumento de la deforestación en 2019, compara el aumento con tendencias durante el período 1998-2008. En lugar de referirse a la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales de 2020 de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se refiere al informe de 2016. Como consecuencia del uso de datos no actualizados, se minimizan los impactos del acuerdo en la deforestación. En el último informe de los expertos contratados por el Gobierno francés sobre el acuerdo entre la UE y el Mercosur, se alcanzan conclusiones muy diferentes (aquí el resumen en inglés). El informe ofrece cálculos adicionales del impacto ecológico, teniendo en cuenta el riesgo de deforestación vinculado con el aumento de las exportaciones de carne vacuna (aunque no tiene en cuenta las áreas necesarias para alimentar al ganado). Según el informe, la deforestación podría aumentar de un 5% a un 25% anual durante 6 años, únicamente debido al aumento de las exportaciones de carne vacuna como resultado del acuerdo.

4. El acuerdo de impacto en la sostenibilidad no contempla la nueva situación económica como consecuencia de la crisis de la COVID-19 en los países de la UE y el Mercosur. Las cifras de desempleo a nivel mundial aumentaron desde el comienzo de la crisis. Actualmente, el 7,2% de los trabajadores y trabajadoras de la UE (15,2 millones de personas) están desempleados, y se prevé que este porcentaje aumente debido a la recesión generada por la COVID-19. En los países del Mercosur, los niveles de desempleo también son elevados y el sector informal es muy amplio. Por consiguiente, aplicar el modelo de equilibrio general, que se basa en el supuesto del pleno empleo, no es adecuado para las economías actuales.

A raíz de estas deficiencias y de los riesgos para los agricultores (especialmente los productores familiares) y los trabajadores de ambas regiones, los pueblos indígenas de la Amazonía y las regiones de bosques en los países del Mercosur, y para el clima y los medios de subsistencia de todos los ciudadanos del mundo, consideramos que es urgente y adecuado que la Comisión Europea encargue un estudio de impacto en la sostenibilidad de este acuerdo, que se base en datos empíricos recientes y en otros instrumentos de modelización modernos, para evaluar los posibles impactos económicos, sociales y ambientales, así como también los costos reales de los ajustes en el mercado de trabajo que puede generar el acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur. Una evaluación de este tipo debería llevarse a cabo de forma transdisciplinaria y debería incluir un estudio del impacto ambiental y climático del acuerdo.

Etiquetas
Publicado el
21 de noviembre de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats