La portada de mañana
Acceder
El Poder Judicial, bajo la amenaza de una dimisión del bloque progresista
Los líderes de la UE se conjuran para espantar el fantasma de la crisis
Opinión - Feijóo se marca otra peineta. Por Esther Palomera

Ahora quieren 'ekecheiria'

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach

30

Celebrar los Juegos Olímpicos significa evocar la historia.

Coubertin

Como lo de casa está muy aburrido, pesquemos fuera. Siempre es curioso ver cómo le aprietan las tuercas a un mandatario extranjero como es el caso de Macron, aunque esta vez nos afecta. No sé si saben que al COI se le ha ocurrido que hay que levantar el veto que se impuso a la participación rusa en Pekín 22 y dejar a sus atletas que acudan a París 2024, bajo bandera blanca. ¡Imaginen el papelón de Macron, al que de momento están moliendo desde Rusia y desde Ucrania y desde el COI y desde su opinión pública!

Ahora el COI quiere una ekecheiria, es decir, una paz olímpica. Tras esa suerte de guerra soterrada diplomática y económica que pretende socavar la resistencia de Rusia a base de hacerle la vida difícil -sanciones económicas, salidas de tiendas, restricciones de viaje a sus nacionales- ahora lo que el COI quiere es que nos envainemos todo eso para permitir que los atletas rusos compitan codo a codo con los países occidentales sancionadores y con los propios ucranianos, los agredidos. 

Miren por dónde vamos camino de otro Qatar. A tragar con carros y carretas, hasta lo absurdo, por intereses que no son tampoco deportivos sino hemos de suponer que también económicos y de espectáculo. Debe dar más pasta una competición con rusos que sin rusos, que a fin de cuentas son muy buenos y le ponen emoción. Lo del COI diciendo que han tenido en cuenta a un relator de la ONU relacionado con el racismo que pide “que no sean discriminados” en base a su nacionalidad. Sin comentarios. 

La ekecheiria, la paz olímpica, se decretaba en la antigua Grecia para que los atletas pudieran ir y volver de Olimpia sin riesgo, porque lo que hacía era detener las guerras. Ahora el COI considera que la paz olímpica pasa por aceptar a los agresores, sin que estos detengan la guerra, y competir con ellos como si tal cosa. Los propios ucranianos han denunciado que de las 71 medallas obtenidas por Rusia en Tokio, 45 correspondían a atletas con grados militares. “El Ejército que comete atrocidades, asesinatos y violaciones y saqueos. Eso es lo que el COI quiere poner bajo bandera blanca”. Así que les adelanto una polémica de la que ya disfrutan los franceses para que estén à la page, porque el debate llegará aquí en cualquier momento. 

La única paz olímpica reciente se aplicó en Barcelona 92 para salvar el escollo de las guerras yugoslavas. En realidad, la historia de los Juegos Olímpicos modernos es una historia de vetos políticos. Les refresco. En Amberes 1920 no pudieron participar ni la URSS ni Alemania ni Polonia ni ninguno de los perdedores de la IGM. En Londres 1948, no se permitió participar a Japón ni Alemania por el mismo motivo, la IIGM. La URSS se auto excluyó de Los Ángeles 1984 porque USA no fue a Moscú 1980 en protesta por Afganistán. O sea que decir como dice el COI que “el deporte debe estar fuera de la política” es un poco falsario. También la moda y las hamburguesas, pero parte del intento de hacer cesar a Rusia en su ataque pasa por infligirle molestias para que afloje. La de no mandar atletas no será la mas grave de ellas.

A mí no me cabe duda de que la exclusión de Rusia decretada en los paralímpicos de Pekin 2022, una vez empezada la guerra, debe continuar. En Tokio 2021 no estuvieron por dopaje y tampoco pasó nada ¿o sí? ¿Qué invento es ese de que un país que rompe la legalidad internacional e invade otro vaya a desfilar y a competir bajo bandera blanca? La bandera blanca sirve para un alto el fuego y para una rendición. Es tan espurio como lo de que es guay que vayamos a jugar a Qatar porque así les obligaremos a respetar los derechos humanos. 

Por supuesto los ucranianos afirman que los rusos no tienen derecho a participar en las olimpiadas de París 2024. Aquí no nos piden carros ni aviones, nos piden coherencia. En caso contrario, los ucranianos amenazan con boicotear los juegos. Imagínense el panorama de unos Juegos en París en los que estén los rusos bajo bandera blanca y falten los ucranianos. 

¡No me digan que no tenemos aquí una polémica de primera! Gran Bretaña y Dinamarca han dicho que ni hablar de rusos. Asia pide que vayan. En el hexágono ya ha cobrado dimensiones políticas que podrán extrapolarse. Las derechas dicen que no está bien boicotear atletas y la alcaldesa de París, Ana Hidalgo, también es soft con este tema y no ve mal que acudan. Decir que eso les permite oponerse a Macron, lo cual nunca les viene mal. ¿Y qué hará la Francia Insumisa? Melenchon calla de momento pero después de pasarse todo el año pasado pidiendo un boicot a Qatar, no quedaría bonito que ahora dijera que el boicot caca. 

Les auguro que cuando España tenga que posicionarse tendremos polémica local y eso si no lo mete alguien en periodo electoral. ¡No me digan que no es bonito y, además, no tiene nada que ver con los programas municipales! Así pueden ir pensándose de qué lado se alinean, antes de que éste venga forzado por los argumentarios de los partidos. Esto traerá cola.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats