Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Una decisión política del Supremo contra la amnistía

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

160

El Tribunal Supremo lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a violar la soberanía popular. Nuevamente ha decidido que su voluntad vale más que la del pueblo, expresada –como dice la Constitución– en la ley. Los jueces de nuestro más alto tribunal de justicia dejan así una vez más en el aire la pregunta de si en España es posible la democracia.

La explicación técnica de lo que han hecho es sencilla, aunque en los próximos días el aparato mediático y jurídico de la derecha nos va a intentar convencer de lo contrario. La ley de amnistía dice que no serán amnistiados los delitos de malversación cuando haya existido propósito de enriquecimiento. Para aclarar este concepto, la propia ley detalla que no se considerará enriquecimiento la aplicación de fondos públicos a finalidades independentistas “cuando, independientemente de su adecuación al ordenamiento jurídico, no haya tenido el propósito de obtener un beneficio personal de carácter patrimonial”. La norma es clara. Cristalina. Nos puede parecer mejor o peor, podemos estar o no de acuerdo con lo que dice, pero no hay duda de ello: si se usó dinero público para el referéndum del uno de octubre sin intención de obtener un beneficio patrimonial personal, es decir, sin voluntad de quedarse con dinero para ellos mismos, el delito tiene que ser amnistiado.

Donde la ley es clara, no necesita interpretación. Pero eso le da igual a los magistrados del Tribunal Supremo, que creen que su papel es hacer política y salvar a España antes que aplicar las leyes. Así que han decidido reinterpretar las leyes conforme a su propia ideología. Para justificarlo se han inventado un argumento ridículo. Dicen que, para organizar el referéndum, los líderes independentistas podían elegir entre usar dinero público o pagarlo de su bolsillo. Puesto que usaron dinero público, se ahorraron el pagarlo ellos mismos. Ese ahorro es, para cinco jueces, un enriquecimiento.

Los magistrados del Tribunal Supremo no son tontos, pero si hace falta se lo hacen. En esta ocasión parece que han pasado por alto lo más evidente. No hay ninguna prueba de (y es incluso improbable) que esos líderes, en caso de no haber tenido dinero para publicitar el referéndum, lo hubieran pagado de su bolsillo. ¿Cuánto habría puesto cada uno?, ¿habrían pagado todos?, ¿no habrían hecho el referéndum sin esos gastos? De nada de eso hay pruebas. Es un argumento infantil, rebuscado y falso. Tanto, que hay que pensar que no se trata de un error, sino que responde a la clara intención de inventarse un supuesto beneficio patrimonial donde evidentemente no lo hay. Para no amnistiarlos. Por independentistas.

Prueba de que con esta interpretación sólo están imponiendo sus propias ideas políticas por encima de la voluntad del Parlamento es que, como no saben controlarse, han trufado su decisión de consideraciones políticas. Directamente acusan al Parlamento de lenidad (literalmente, blandura en exigir el cumplimiento de los deberes o en castigar las faltas) por perdonar delitos graves. Y evidentemente, justicieros que son, deciden remediarlo.

El despropósito jurídico roza lo infame cuando para reforzar su extravagante argumento acuden a consideraciones directamente políticas y contrarias a derecho. La ley de amnistía excluye también de ella los actos tipificados como delitos que afectaran a los intereses financieros de la Unión Europea. Pues ahora dicen estos magistrados que,  como los condenados del procés buscaban la independencia de Cataluña, sus delitos afectaron “potencialmente” a los intereses financieros de la Unión Europea. Lo argumentan en que si Cataluña fuera independiente disminuirían los ingresos totales de la Unión, pues disminuiría la recaudación. Explican entonces que la declaración unilateral de independencia supuso “el debilitamiento de la fortaleza territorial de España”. Añade que es cierto que duró unos segundos pero, si no hubiera sido así y hubiera triunfado, habría podido afectar en último término a Europa. Se trata de un disparate total. Los castiga no por lo que hicieron, sino por lo que habrían podido hacer, y razona de manera diabólica: es tan absurdo como decir que cada vez que hay un homicidio disminuye la capacidad recaudatoria de la Unión Europea, o que todo el que defrauda a Hacienda está afectando a los intereses económicos europeos.

Solo una magistrada se ha atrevido a señalar que el emperador está desnudo y recuerda en su voto particular que la única interpretación razonable de la ley es que solo están fuera de la ley de amnistía las desviaciones de dinero hacia supuestos de corrupción personal. También dice que para interpretar qué son los intereses económicos de la Unión Europea el Supremo habría debido plantear una cuestión prejudicial. Nada de esto ha importado a la mayoría de jueces que, con evidente recochineo, insiste en que el texto legal tiene vida propia fuera de la voluntad del legislador y aprovecha para atacar la supuesta precipitación con la que se ha elaborado esta ley.

Es una decisión política. Un auto para defender su concepto de la unidad de España. Y para poner en su sitio a un Parlamento que el pueblo ha querido que esté controlado por progresistas y nacionalistas. Los jueces han decidido dejar claro que los únicos que mandan de verdad son ellos.

De poco nos sirve tener un Parlamento elegido democráticamente por sufragio universal si cinco jueces arrogantes son capaces de pasarse sus leyes por el forro e imponernos a todos su propia voluntad política. Estamos ya acostumbrados en España a que cualquier señor que haya demostrado en una oposición su capacidad de memorizar y repetir como un loro se crea de mejor clase que el resto de la población y se sienta legitimado para imponernos a los demás sus ideas políticas como en la más injusta de las dictaduras. En esta ocasión, los cinco jueces que se han rebelado contra la voluntad popular ni siquiera ostentan su cargo por una de esas oposiciones. Fueron nombrados directa y arbitrariamente por un órgano politizado y controlado por el partido popular.

Ahora acaba de llegarse a un acuerdo para renovar el Consejo General del Poder Judicial, que es quien elige a dedo a los jueces del Supremo. Si en el Gobierno creen que la eventualidad de que magistrados “de su cuerda”  lleguen ahora al alto tribunal va a frenar la deriva antiparlamentaria de este órgano, es que no han entendido nada. El momento actual no va de mayorías, sino de decencia democrática. Porque si esto sigue así, lo más sensato será que dejemos definitivamente de votar en las elecciones. De nada nos sirve, si unos señores con tan poca vergüenza como dignidad cambian las leyes a su antojo.

Mientras unos miraban al gobierno de los jueces y se lo repartían, los jueces se convirtieron en el gobierno.

Etiquetas
stats