La portada de mañana
Acceder
Aguirre utilizó su cargo como presidenta de Madrid para ocultar el Goya inédito
¿Cómo se calcula la inmunidad de rebaño?
Opinión - La mentira os hará libres, por Esther Palomera

Teo compra corruptos

El secretario general del PP, Teodoro García Egea.

77

Teodoro García Egea ha dado una lección. Es un buen alumno que ha mostrado a la opinión pública lo que se aprende a hacer en el PP, el pupilo aventajado del partido más corrupto de la democracia. El campeón del mundo en 2008 de lanzamiento de hueso de la oliva mollar chafá ha dado una master class de cómo actuar sin ética, sin escrúpulos y usando las estrategias más indecentes que están a su alcance cuando se trata de mantener el poder. "Nunca había lanzado más de 11 metros. Ganar abrió una nueva etapa en mi vida", declaró Teo tras su éxito con las aceitunas. Ahora tiene un nuevo hito: la compra de voluntades. Ese es el mayor valor dentro del PP, por eso sale reforzado. Porque ha dejado claro que estará dispuesto a cruzar todas las líneas rojas con tal de que su partido siga gobernando. Lo ha hecho de forma didáctica y pedagógica, como ese personaje 'pelocho' de los libros infantiles de Violeta Denou que nos enseña al protagonista realizando actividades cotidianas. Teo compra corruptos, aprende con Teo.

El tamayazo en Madrid se realizó como la honra merece. Ocultándose tras unas gafas oscuras cuando los fotógrafos y la televisión los enfocaban y sin comparecer en el pleno para hacer presidenta a Esperanza Aguirre. Como la cobardía y la vergüenza dictan. En la oscuridad, negociando en las tinieblas, desapareciendo para no volver a mostrarse disfrutando de la regalía que la corrupción les proporcionó. Como un último acto público. Traicionar a los votantes y ser un corrupto de tal porte merece ocultarse en covachas húmedas. Pero en Murcia no, allí han presumido y han sacado pecho de la compra de tres diputados para que cambiaran lo firmado hacía solo dos días. Sin rubor.

La corruptela murciana ha sido pública y enorgullecida. Filtrando que habían comprado a tres diputados y dando una rueda de prensa entre el sujeto corruptor y el sujeto corrompido. Aquí estamos, frente a ustedes, sonriendo, presentándoles gallardos la maniobra que hemos perpetrado. Isabel Franco flanqueaba a su pagador y se mostraba altiva, convencida de que ser parte de una operación corrupta era algo que mostrar con altanería. Los han comprado y lo han hecho de manera pública, enseñando los números de la transacción.

Valle Miguélez y Francisco Álvarez eran dos diputados rasos de Ciudadanos que ahora dejan de serlo y pasarán a ser consejeros del Gobierno. En términos solo crematísticos pasarán de cobrar 52.661,00 €/año a 75.670 €/año en solo dos días, desde que firmaron la moción de censura hasta que traicionaron a su partido. Los dos diputados que cambian su status cobrarán 23.000€ más al año con solo cambiar el sentido de voto que habían firmado. Más de 50.000 euros antes del fin de legislatura. Una compra corrupta que tiene precio fijado y tasado. No solo es dinero, el poder bien vale mostrarse como un ser sin ética. López Miras se presentó ante la prensa anunciando que había conseguido el favor de los tres diputados a cambio de unas consejerías que les proporcionarán 76.000€ al año, un chófer y la protección de la familia de la vega. Y esa familia en Murcia manda mucho. Manda todo. Lograr el favor de alguien a cambio de más dinero todos entendemos lo que es.

Murcia es especial. Su política es peculiar. En Murcia se puede apalear a un consejero del Gobierno a la puerta de su casa y que nadie pague nunca por ello, excepto un inocente chivo expiatorio que fue detenido como cabeza de turco por ser de izquierdas. Puede llegar un millonario malasio llamado Selva Carmichael y con la promesa de invertir 4.000 millones de pesetas en inversiones estafar a todo el mundo e irse sin siquiera pagar las pizzas a las que invitó a políticos, empresarios y periodistas. Era fácil prever que el PP pudiera mantener el poder de una región construida con la premisa de la corrupción, el enchufismo y los pelotazos urbanísticos. Una región donde el agua del trasvase se usa para el riego a manta y los campos de golf en el desierto. Una región donde se sale en rueda de prensa a mostrarse orgullosos de mantener el poder con compras de diputados tránsfugas. Especial, pero no única.

Teodoro García Egea ha logrado un triunfo si atendemos a los términos prácticos de la acción. Mantiene el poder. Igual que fue un triunfo que el PP ganara tantas elecciones al tener dinero a espuertas que gastar gracias a sus prácticas corruptas y a tener una caja B de libre disposición. Si mantener o lograr el poder sin atender a criterios éticos o legales es un triunfo no cabe discusión, pero si la política tiene que ser un espacio de actitudes morales que huyan de prácticas más propias de la mafia que del servicio público no se puede calificar más que de infamia. Puede que no sea ilegal comprar diputados para que cambien su voto, como tampoco es un delito saltarse el turno de vacunación, pero son prácticas corruptas que marcan hasta qué punto está degenerado el partido que quiere cambiar de sede. No tienen solución.

Etiquetas
Publicado el
13 de marzo de 2021 - 21:44 h

Descubre nuestras apps

stats