Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

Acoso, terror y viceversa

0

El pasado sábado, en Madrid, cogí el metro a las 7 de la mañana para ir a trabajar. Esperando el tren vi que uno de los macroespacios publicitarios del andén estaba ocupado con la siguiente imagen: una foto de Pablo Iglesias semitapada por el rodillo de un pintor en proceso de ocultar toda la foto con pintura gris. La imagen se completa con la frase “LLEGÓ LA HORA” y abajo a la izquierda, la identificación de la fuente: www.llegolahora.org.

Entré en esa web y comprobé que su único contenido eran frases como “Pablo Iglesias se presenta a las elecciones a la Comunidad de Madrid el próximo 4 de mayo, y los españoles tenemos una oportunidad de cavar su tumba política” o “… es el momento de echar a Pablo Iglesias de la política, vamos a borrarlo del mapa.”

Y no doy crédito. Esos carteles no son obra de unos gamberretes, no se colocan en 10 minutos y sobre todo, y lo peor, es que se ponen a la vista de las cámaras que hay en los andenes; evidentemente, con la total autorización y consentimiento de las autoridades y sin que les afecten las medidas de seguridad y control. La impunidad es total. Están en varias estaciones del metro de Madrid: O’Donell, Colombia, Chueca, Francos Rodríguez…

Y no he visto que ningún medio de comunicación lo diga. Por eso lo escribo aquí, en el medio que apoyo.

Se han rebasado todos los límites del respeto, la convivencia y la tolerancia, pilares básicos de un sistema democrático sano. Sé que esta incitación al odio y a la violencia no es nuevo, este clima no se fragua de un día para otro; llevamos años así, avanzando (o más bien, retrocediendo) paso a paso, acelerado el ritmo de insultos y amenazas por estas elecciones. Por otro lado, no hay en la historia de nuestra democracia, político más acosado y cuestionado que Pablo Iglesias, llevando el tema hasta límites insoportables. Si no paramos esto, y no solo en las urnas, sino también en nuestro pequeño círculo de convivencia, perdemos todos.

Recordando las palabras de Martin Niemöller (1892-1984) en 1946, sobre la cobardía de los intelectuales alemanes tras el ascenso de los nazis al poder:

Cuando vinieron a llevarse a los comunistas, guardé silencio, ya que no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, ya que no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, ya que no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos, no protesté, ya que no era judío,

Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Publicado el
3 de mayo de 2021 - 11:12 h

Descubre nuestras apps

stats