eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ciudadanos tropieza con el feminismo cuando mejor le va en las encuestas

El partido ha suavizado su discurso ante el éxito de la jornada reivindicativa del 8M al ver que el movimiento se les está poniendo en contra

Rivera se ha apresurado a destacar la presencia de varias mujeres de su formación en la manifestación e incluso ha criticado a Rajoy por sumarse "a última hora" a la causa

En las elecciones del 20D, Ciudadanos ya fue penalizado por rebajar la importancia de la violencia de género en su programa

83 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Albert Rivera durante su intervención en la segunda jornada de la sesión de investidura de Mariano Rajoy

Albert Rivera, en una imagen de archivo Jon Barandica

A Ciudadanos el tsunami del 8M le ha cogido con el pie cambiado, en plena euforia por el subidón que les pronostican todas las encuestas. Desde el principio tanto Albert Rivera como la portavoz nacional, Inés Arrimadas, se lanzaron a criticar la huelga feminista. Y aunque el propio Rivera anunció que habría "una representación" de la Ejecutiva en la manifestación del jueves, ni él ni las mujeres de Ciudadanos han sabido darse cuenta del verdadero alcance que va a tener una jornada reivindicativa que miles y miles de mujeres llevaban semanas preparando, al margen de partidos y sindicatos.

Los últimos sondeos sitúan a la formación naranja incluso como primera fuerza política con el 28% de los votos, como en el caso de la encuesta de Metroscopia para El País. El temor a ganarse el desafecto de un sector del feminismo que podría ser afín a su partido ha obligado a Rivera a modular y dar un giro a su discurso. De ahí que un día después de ver el éxito abrumador de la convocatoria, se apresurara a recalcar que aunque no estuvieran de acuerdo con el manifiesto,  que atribuyeron a los "anticapitalistas", hubo diputadas y cargos de su partido que participaron en las multitudinarias manifestaciones que se había desarrollado el día anterior en toda España. "Siempre hemos estado presentes", recuerdan. 

El torpe ejemplo del PP, de los ministros y del propio Rajoy, que desde el minuto uno se desmarcaron de cualquier acto feminista, ha sido utilizado también por Rivera para intentar destacar la diferente actitud que ha mantenido Ciudadanos ante el feminismo. "Ciudadanos siempre ha defendido la igualdad, la libertad y los derechos de las mujeres", insisten, molestos de que se dude de ello.

Ese intento por marcar las diferencia con el PP incluso ha llevado a Rivera a  criticar a Rajoy por haberse sumado "a ultima hora" a defender "los problemas de las mujeres" Además de darle la "bienvenida" al feminismo, "aunque sea a última hora", el líder de Ciudadanos calificó la manifestación del 8M como "histórica" y "un éxito" que atribuyó también a su partido.

Toda una pirueta política que intentaba enterrar las críticas que ellos mismos habían vertido los días previos contra la jornada reivindicativa. 

De hecho, la propia Inés Arrimadas advirtió de que  no iba a participar en "una huelga de consumo" que, aunque estaba llamada a luchar contra el machismo, también lo estaba "contra el capitalismo". Arrimadas ni siquiera acudió a la manifestación del pasado jueves.

Quien si lo hizo fue la portavoz en el Ayuntamiento, Begoña Villacís, pese a que también había expresado sus dudas sobre la intencionalidad de las protestas.  "Una gran mayoría de mujeres no se siente representada", señaló. "Lo interesante es buscar la amplitud, la unión, porque somos capaces de conseguir más cosas buscando una convocatoria que sea inclusiva, en la que se puedan sentir representadas todas las mujeres porque todas nos enfrentamos a los mismos problemas: las liberales, las comunistas, las socialdemócratas o las conservadoras", añadió. 

Tanto ella como su compañera, la diputada y secretaria cuarta de la mesa del Congreso, Patricia Reyes, sufrieron abucheos y algunos insultos durante la manifestación celebrada en Madrid. Unos abucheos que la concejala madrileña atribuyó a "un sector de la izquierda" "que ha tratado de instrumentalizar y de patrimonializar un movimiento que nos engloba a todos", y que el propio Rivera minimizó y atribuyó después solo "a unos pocos".

Pero aunque en el partido lo niegan -"cualquiera que conozca un poco el partido sabe que esta es también nuestra causa", afirman las mujeres de Ciudadanos- el giro en ese discurso ha sido evidente.  

El propio Rivera se ha revuelto contra las críticas que están recibiendo y ha señalado que "las reivindicaciones del feminismo no es solo de una ideología", ni es "solo una causa de las mujeres porque muchos hombres también las apoyamos". Sin embargo, él tampoco estuvo presente en la manifestación del jueves. Ni en esta ni en las anteriores celebradas otros años. 

Polémica por sus propuestas sobre la ley de violencia de género

Esta indefinición de Ciudadanos ante las reivindicaciones feministas recuerda a los difíciles equilibrios que realizó la formación naranja ante la ley de violencia de género antes y después de las elecciones generales del 20D de 2015. 

En el programa elaborado entonces, el partido apostaba por reformar la Ley Integral contra la Violencia de Género para acabar "con la asimetría penal por cuestión de sexo", equiparando la violencia de género con la doméstica. Es decir, pedían acabar con la agravante que la ley introdujo en el Código Penal cuando es el hombre el que agrede a su pareja o expareja femenina. Las críticas le llovieron.

Rivera reconoció luego que una de las causas que lastró su campaña y evitó que crecieran más en votos fue precisamente la  polémica propuesta. "Empezamos a presentar el programa el 1 de enero y llegamos a la campaña sin novedades; hemos tenido que explicar demasiado algunos errores propios en nuestro programa. Quizá no hemos afrontado los debates como deberíamos haber hecho y hemos parecido demasiado institucionales cuando teníamos que haber sido más beligerantes".

Ahora el líder de Ciudadanos no quiere tropezar en la misma piedra. Así que ha empezado a poner en valor las propuestas que ha planteado su partido "para poner la guinda a esa movilización feminista". Es decir, que el Gobierno incluya partidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 para ampliar, entre otras cosas, los permisos por paternidad, dar mayor apoyo a la conciliación y ayudas a la escuela infantil.

"Nosotros estamos encantados de liderar ese discurso y ese debate programático, pero necesitamos mayoría", ha afirmado Rivera, para lo que ha pedido el apoyo del PSOE y de Unidos Podemos, retándoles a que apoyen las cuentas del Gobierno. A su juicio, esa es la mejor manera de demostrar que los partidos "nos tomamos en serio la causa feminista".

"Ahora toca hacer política", ha sentenciado Rivera, apuntándose al carro del éxito de una jornada que ha roto los moldes en la lucha por los derechos de las mujeres.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha