eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los barones del PSOE se desmarcan públicamente del Gobierno de Sánchez tras el hundimiento en las andaluzas

García-Page desliza la posibilidad de ilegalizar los partidos independentistas en un endurecimiento del discurso enfocado a su electorado en Castilla-La Mancha

Presidentes socialistas se rebelan contra la ministra de Transición Ecológica por su opinión de prohibir la caza y el plan sobre el carbón

Pedro Sánchez cita a los secretarios generales sin poder del PSOE para insuflarles ánimos tras el batacazo en Andalucía y le reclaman mayor coordinación

138 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Emiliano García-Page y Javier Lambán, en Cuenca / JCCM

Emiliano García-Page y Javier Lambán, en Cuenca / JCCM

La resurrección de Pedro Sánchez como líder del PSOE tras las primarias tuvo una consecuencia inmediata: los presidentes socialistas que habían apostado por Susana Díaz se replegaron a los cuarteles de invierno. La voces críticas desaparecieron en el partido y quienes se habían enfrentado al secretario general se centraron en sus territorios. Sin embargo, tras la debacle en las andaluzas, los barones del PSOE han recuperado su discurso propio amenazados por perder terreno por la posición de Sánchez ante el independentismo. 

Emiliano García-Page abrió el debate de la ilegalización de los partidos independentistas: "Seguramente queda mucho tiempo hasta que nos podamos plantear en España con consenso y mucha unanimidad que no entren en el juego político y no puedan beneficiarse de las reglas constitucionales aquellos que abiertamente solo quieren socavarlas, no descartaría que ese sea el proceso final", expresó el presidente de Castilla-La Mancha en una entrevista en Onda Cero. 

Esa puerta abierta no la secundan en Moncloa y dirigentes próximos a García-Page reconocen que el endurecimiento de su discurso se explica por las características propias del electorado al que se enfrenta que, según explican, es conservador. Ese es el motivo por el que el presidente autonómico deja claro que no quiere ni oír hablar de que las generales se celebren coincidiendo con las autonómicas del 16 de mayo.

"En Castilla-La Mancha, el PSOE nunca gana las elecciones generales", dicen diversos dirigentes de la federación. De hecho, García-Page señaló el camino de otoño a Sánchez, que es consciente de que en los territorios gobernados por socialistas no quieren la coincidencia. 

Las palabras de García-Page sobre Catalunya fueron respaldadas por Javier Lambán, que fue uno de los presidentes socialistas más beligerantes contra Sánchez durante la crisis que atravesó el PSOE en 2016 y 2017. "La democracia tiene derecho a defenderse de sus enemigos", expresó el presidente aragonés en un tono mucho más elevado que el de la dirección del partido y Moncloa en relación a los independentistas. 

"No hay que descartar nada, aunque es obvio que hay leyes que regulan lo que tiene que ver con los partidos, alguna vez se han aplicado en el País Vasco y en un momento determinado se puede aplicar en Catalunya", dijo secundando la línea que abrió García-Page. Aragón es otra de las federaciones en las que temen el castigo en las urnas por la relación del Ejecutivo con la Generalitat. 

Lambán admitió que "no comparte del todo" el optimismo de Sánchez con respecto a Catalunya y le marcó el camino: "Soy pesimista, pienso que a no mucho tardar no le va a quedar más remedio que asumir todas las competencias en materia de orden público en Catalunya". Por ahora, el Ejecutivo se ha dado por satisfecho con la respuesta que le ha dado la Generalitat a su amenaza por la "inacción de los Mossos". 

Reunión con barones afines para tranquilizar

Sánchez es consciente del temor que cunde en las filas socialistas tras el batacazo en Andalucía. El presidente citó este miércoles en Moncloa a los barones del PSOE que no tienen el poder en las comunidades –con los demás ha mantenido encuentros oficiales en la ronda de reuniones con presidentes autonómicos– para insuflarles ánimos. "A la gente hay que tocarla, que escucharla", reconoce un alto mando de  Ferraz sobre el 'abandono' a los dirigentes territoriales. Solo faltaron Luis Tudanca, líder de Castilla y León, y Miquel Iceta, primer secretario del PSC, porque tenían plenos en los parlamentos autonómicos. 

El presidente les trasladó su intención de agotar la legislatura en un momento en el que los socialistas pasan por horas bajas a pesar de ostentar el Gobierno y de que hay voces que piden al presidente convocar las generales cuanto antes para evitar el desgaste. También les manifestó su intención de que esas elecciones no coincidan con el superdomingo de las europeas, municipales y autonómicas del 26 de mayo

En ese encuentro, con barones afines que le apoyaron en la batalla por el liderazgo frente a Susana Díaz, la tónica fue la de señalar a la campaña "floja" de Díaz como principal factor del hundimiento. Sin embargo, los socialistas también achacan al debate sobre Catalunya buena parte de la responsabilidad en la debacle. A pesar del buen ambiente, algún secretario general territorial de los que almorzó con el presidente le reclamó una mayor "coordinación" de Moncloa con los líderes regionales. 

Pero no solo Catalunya ha hecho resurgir las divergencias ante el ciclo electoral que se avecina. La caza ha rebelado a varios presidentes contra la ministra Teresa Ribera, que defendió su prohibición. García-Page le envió una carta en la que le mostró su "preocupación" por sus palabras por la "importancia no solo económica, sino medioambiental, que esta actividad tiene para el sostenimiento del Ecosistema en prácticamente toda Castilla-La Mancha". 

"Planteamientos ecologistas desde los despachos"

El presidente regional recuerda a la ministra de Transición Ecológica que la caza genera "24.000 de empleos al año, 10.000 de ellos directos" y aporta "más de 364 millones de euros al PIB regional (un 2% del total)". Otro argumento que aporta a eldiario.es un dirigente socialista es que muchos de los cazadores y de quienes viven de esa actividad son votantes suyos. 

El PSOE del Alto Aragón fue aún más beligerante. "Demuestra que está inhabilitada para hablar de desarrollo económico y medioambiental del mundo rural", aseguran en una nota de prensa que secunda la dirección de Lambán. "Invitamos a Teresa Ribera a que, con estos planteamientos ecologistas hechos desde un despacho de Madrid, proteja también a los habitantes del medio rural que forman parte de un territorio y no solo se preocupe de políticas proteccionistas no dejando espacio para la actividad económica", afirmó la secretaria de Organización del PSOE del Alto Aragón, Elisa Sancho. 

En pie de guerra por los mineros

La caza no es la única propuesta que ha levantado suspicacias en sectores del socialismo. "El carbón no tiene futuro", fue la expresión de la ministra de Transición Ecológica que puso en pie de guerra a territorios mineros socialistas. De hecho, Lambán y el presidente asturiano, Javier Fernández, han enviado una carta a Ribera, que también firma el popular Juan Vicente Herrera, en la que reclaman una reunión "urgente" para abordar la "situación límite" de la minería, informa EFE. 

Quedan seis meses para los comicios en los que el PSOE se juega el poder que logró recuperar en 2015 y los barones se han puesto ya en modo electoral. "Cada comunidad autónoma tiene su propia dinámica electoral. Los comportamientos electorales tendrán unas razones diferentes en cada región", ha reconocido Lambán.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha