eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Diez años sin José Couso

El 8 de abril de 2003, el ejército estadounidense asesinó al cámara de Telecinco, que grababa desde el balcón de su habitación en el Hotel Palestina

Diez años después, el caso sigue abierto

- PUBLICIDAD -
José Couso.

José Couso.

El camarógrafo español José Couso murió asesinado el 8 de abril de 2003 en Bagdad, Irak, lugar en el que estaba para informar sobre la invasión estadounidense del país. Hoy, diez años después de lo sucedido, los responsables de su asesinato, el general Thomas Gibson, el capitán Philip Wolford, y el teniente coronel Philip de Camp, aún siguen sin pagar las consecuencias de sus actos.

El mismo día en el que Gibson disparó varios proyectiles desde su tanque M1A1 Abrams contra el Hotel Palestina, se excusó diciendo que había visto un "observador", cuando el ejército estadounidense sabía que en ese edificio se alojaban los periodistas que cubrían la invasión. Los únicos observadores que Gibson aseguró que veía eran cámaras que grababab desde los balcones de sus habitaciones. En el piso catorce estaba el propio Couso, que murió por las graves heridas provocadas por los disparos; en el piso quince estaba el cámara de Reuters Taras Prosyuk, que murió en el acto. Ese mismo día, el ejército de EEUU atacó también las sedes de Al Jazeera y de Abu Dabi TV, en lo que pareció un plan de ataque contra los medios de comunicación que informaban en el país.

Pese a las excusas del Gobierno estadounidense, que defendió siempre que sus soldados respondían a fuego enemigo, y a las presiones ejercidas sobre los Gobiernos de Aznar y Zapatero, que participaron en el bloqueo del caso según revelaron los cables de Wikileaks en diciembre de 2010, lo cierto es que los propios miembros del ejército reconocieron los hechos. Philip de Camp, responsable del Cuarto Batallón de la Tercera División de Infantería de EEUU, llegó a declarar: "Siento decirlo, pero soy el tipo que mató a los periodistas".

Hoy, los tres militares siguen procesados, además de estar imputados otros dos superiores considerados "ejecutores de un plan para evitar que los medios de comunicación pudieran informar", según el auto del juez Santiago Pedraz. El magistrado mantiene el caso abierto diez años después, y hace pocas semanas, en respuesta a la nueva solicitud de archivo provisional de la Fiscalía, ha admitido a trámite las nuevas diligencias presentadas por la defensa para que vuelvan a emitirse las órdenes de búsqueda y captura de los culpables.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha