Casado hace guiños a los empresarios para preparar el terreno de su voto en contra de los Presupuestos

El presidente del PP, Pablo Casado, este martes, durante su intervención en la clausura de la Asamblea General de CEIM.

En medio de una crisis sin precedentes, con las instituciones europeas y las organizaciones empresariales exigiendo unidad de acción a Gobierno y oposición en materia económica, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha comenzado a preparar el terreno para justificar ante los grandes empresarios, que aguardan también la llegada de los fondos europeos, su previsible rechazo a los nuevos Presupuestos Generales del Estado, que el Ejecutivo progresista tiene previsto presentar en las próximas semanas y que considera imprescindibles para canalizar esas ayudas.

Casado busca un cortafuegos para salvar su liderazgo y promete echar del PP a los implicados en el espionaje a Bárcenas

Casado promete echar del PP a los implicados en el espionaje a Bárcenas

Casado utilizaba este martes su intervención en la clausura de la Asamblea General de la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM), principal agrupación de los empresarios madrileños, para realizar unos primeros guiños a la patronal en forma de propuestas económicas ultraliberales, centradas en la bajada masiva de impuestos o en la flexibilización del mercado laboral y la desregulación. Su comparecencia llegaba, además, apenas 24 horas después de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso -apuesta personal de Casado, cuyas políticas cita como ejemplo de lo que él haría en toda España- prometiera una rebaja impositiva del IRPF generalizada que beneficiará más a las rentas más altas.

El de los empresarios es el colectivo al que tradicionalmente se dirigen gran parte de las propuestas económicas del PP, pero desde el estallido de la pandemia ha suscrito multitud de acuerdos con el Gobierno progresista en materia laboral, dinamitando así el discurso tradicional de la derecha que se suele atribuir en exclusiva la capacidad de negociación con la patronal.

Las imágenes de los principales líderes empresariales junto al Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos han molestado por ello especialmente en Génova 13, que está recibiendo presiones para que se produzca un acercamiento del PP al Gobierno tanto en materia económica como para la renovación de órganos constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Destaca la "labor social" de los empresarios

La dirección popular, si bien se resiste a confirmar su 'no' a los Presupuestos argumentando que "no cuentan a día de hoy ni siquiera con un borrador, un techo de gasto ni una senda de déficit", está convencida de que no puede respaldarlos si quiere presentarse como una "alternativa" a la izquierda, para tratar de llegar a la Moncloa dentro de cuatro años.

Con el doble objetivo de justificar ese rechazo a las cuentas públicas y, al mismo tiempo, reconciliarse con la patronal que los populares consideran que les ha 'traicionado' por sus acuerdos con el Gobierno, Casado pronunciaba este martes un discurso justificativo de sus medidas y halagador hacia los empresarios. "La labor social de los empresarios se ha hecho patente en la pandemia", destacaba el líder del PP, que se dirigía a los presentes, entre los que estaban algunos de los directivos de las empresas más importantes del país, así como el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, diciéndoles lo siguiente: "El empleo lo creáis vosotros, y sin empleo no puede haber prestaciones sociales".

Como inicio de la ristra de promesas que realizó a la patronal, Casado afirmaba que "lo lógico es que las empresas que no han recuperado su actividad" y están haciendo "un gran esfuerzo para mantener las plantillas y pagar el alquiler no tengan que devolver un crédito ICO cuando no se ha recuperado la recaudación, la actividad, las ventas o la exportación".

Por ello, el líder del PP consideraba "urgente" aumentar en un año el periodo de carencia de los fondos ICO a los autónomos, tal y como ha registraba su partido en las Cortes, extender los ERTE y aplicar un "plan fiscal inmediato" que exonere a las empresas de impuestos "para evitar su cierre y que los trabajadores se queden sin trabajo".

La defensa de una "economía libre"

Casado plantea, además, rebajar el impuesto de sociedades por debajo del 20%, reducir el IRPF en todos los tramos, eliminar los impuestos de Sucesiones y Donaciones y el de Patrimonio, impulsar un "plan fiscal atractivo" para la deslocalización empresarial y eliminar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Los propuestos este martes por el líder del PP ante la patronal son, en todo caso, compromisos que lleva planteando desde su llegada a la presidencia del partido, en 2018, como la defensa de una "economía libre" y más desregulación: "Por cada norma aprobada nosotros derogaríamos dos", llegaba a apuntar Casado en la clausura de la Asamblea General de CEIM.

Otros de los guiños a los empresarios realizados por el líder del PP son su apuesta por mantener intacta la reforma laboral de 2012 que el Gobierno se ha propuesto reformar, la creación de una nueva modalidad de contratación bonificada a trabajadores que han perdido su empleo por el COVID o la ampliación de la tarifa plana para los autónomos.

Las propuestas del líder del PP son, por el momento, más una declaración de intenciones del modelo ultraliberal con el que pretende atraer a su órbita a parte del empresariado, que unas medidas con posibilidades de ponerse en marcha. Los populares se encuentran en la oposición y siguen sin despegar en las encuestas tras varios batacazos en las urnas desde la salida de Mariano Rajoy.

Etiquetas
Publicado el
15 de septiembre de 2020 - 23:13 h

Descubre nuestras apps

stats