La portada de mañana
Acceder
El apoyo del Congreso y empresarios encarrila la gestión de los indultos
Saber cuánto dura la inmunidad al nuevo COVID determinará la pandemia
Opinión - Subvencionar a los niños que quiere Vox, por Ignacio Escolar
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

La cooperación española toma impulso en plena pandemia tras casi "desaparecer"

La cooperación española toma impulso en plena pandemia tras casi "desaparecer"
Madrid —

0

Madrid, 1 dic (EFE).- La cooperación española toma impulso en estos momentos de pandemia, con especial atención a Latinoamérica, tras años de recortes que hicieron que "prácticamente desapareciera del mapa", según el director de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), Magdy Martínez-Solimán.

"En América Latina el impacto de la pandemia ha sido brutal", afirma el director de la Aecid en una entrevista con Efe y, en estos momentos, la cooperación se centra tanto en el aspecto sanitario como en el apoyo a la reconstrucción postcovid, con "prioridad principal" a la educación digital.

Magdy Martínez-Solimán, experto en desarrollo con una larga experiencia en la ONU y sus agencias, regresó a España en 2020 después de más de veinte años fuera para dirigir la Aecid, cargo que ocupa desde el pasado 1 de septiembre, con el propósito de hacer a la cooperación española "remontar el vuelo".

Pregunta:¿Cómo afronta España la cooperación internacional en estos momentos de pandemia, teniendo en cuenta que los recursos son limitados y muy por debajo de la media europea?

Respuesta: Lo afrontamos, es decir, la cooperación española es solidaria con los países que están teniendo más dificultades en la lucha contra el covid desde dos perspectivas: primero, los sistemas de salud, de tal manera que la respuesta sanitaria sea más eficaz; y segundo: estamos apoyando la reactivación económica postcovid, que también es extraordinariamente importante en países que sufren mucho por el parón, por los aislamientos, por la terminación del turismo o por la falta de comunicación con el exterior.

En lo primero, una vez más, demostramos que somos una cooperación distinta, una cooperación diferente. Desde Fernando Simón (director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias), hasta los directores y los responsables de las especialidades de nuestros hospitales, se han puesto delante de una pantalla para hacer teleconferencias de trabajo con sus colegas en América Latina y el Caribe para decirles y explicarles información sobre cómo estábamos nosotros afrontando la pandemia en España y hemos enviado material y equipamiento de apoyo a los ministerios de Salud, a los Institutos de Seguridad Social, hemos apoyado financieramente la respuesta que ellos han tenido y hemos hecho la reflexión juntos sobre qué hace uno cuando se tiene que parar una economía para volverla a arrancar.

P: Tradicionalmente la cooperación española está enfocada hacia Latinoamérica ¿Cuales son las principales actuaciones que se están llevando a cabo?

R: En América Latina el impacto de la pandemia ha sido brutal, una buena parte de los países latinoamericanos tienen una economía muy dependiente de factores exógenos y de su conexión global: el turismo o la exportación.

Pero al margen de la ayuda humanitaria, con América Latina tenemos una cooperación de segunda generación, en parte porque los países latinoamericanos tienen ya muchas cosas resueltas y no nos necesitan para cosas que una cooperación tradicional haría y por otro lado porque también tenemos otras capacidades que ellos valoran mucho, por ejemplo, liderazgo en materia de gestión del agua, de igualdad de género, liderazgo en seguridad alimentaria, y no le extrañará si le digo también en gobernabilidad democrática estamos trabajando mucho y muy de cerca con los Gobiernos latinoamericanos.

P: La cooperación forma parte de la política de acción exterior de cualquier país ¿cree que la reducción importante del presupuesto en este campo de los últimos años ha podido perjudicar al posicionamiento de España en América Latina?

R: Permítame que le matice el término "sufrió una reducción importante", no. Se vino abajo. Es decir, la cooperación se redujo en un 75 %. Imagínese una empresa que factura una cuarta parte de lo que facturaba, o a usted si le redujeran el sueldo en tres cuartas partes. Es evidente que en el periodo de crisis (en la década pasada) se tomaron decisiones muy dolorosas, probablemente muy necesarias, pero eso hizo que la cooperación española prácticamente desapareciera del mapa.

No así España de América Latina, porque tenemos una presencia que trasciende con mucho a si la cooperación un año o dos años tienen capacidades o no. Una presencia de miles de españoles que viven allá y de miles de ciudadanos que viven acá y miles de binacionales de todos los países importantes, una presencia cultural y unos lazos que no cabe subestimar. Pero la cooperación prácticamente tuvo que hacer todo menos cerrar puertas, todo lo demás lo sufrió y lo que digo es que hay que saber de dónde venimos y también que otros países han pasado por circunstancias similares.

Alemania en el año 2000 tenía una cooperación del 0,27 (porcentaje sobre la Renta Nacional Bruta), muy cerca de donde estamos nosotros ahora y hoy Alemania le dedica a cooperación 0,6. Por lo tanto, es perfectamente posible remontar vuelo. Es más, lo que estamos haciendo este año es un buen primer año para revertir la tendencia, de empezar a subir la cuesta, y hemos pasado del 0,2 al 0,25. ¿Que queda mucho por hacer?, sin duda. Es más, tenemos un compromiso al 0,5 a final de la legislatura y va a ser un camino difícil de andar porque son incrementos muy, muy importantes.

Acabo de hacerme cargo de la Aecid y, en este primer año, ya hemos conseguido que la cooperación española sobrepase el nivel de los 3.000 millones de euros. Empezar a apostar por la cooperación me parece una noticia digna de celebrarse y desde luego que debe de ser seguida por una confirmación de esa tendencia. No vale que solo un año tengamos buenas noticias, hay que ahondar en ello. Me parece que los países con los que trabajamos nos conocen bien, especialmente en América Latina y por lo tanto, cuando tenemos dificultades lo comprenden, lo comparten. Y han caminado con nosotros en este periodo. Es verdad que como veníamos de tener instrumentos muy potentes pues hemos podido continuar algunos trabajos que estaban en marcha y yo creo que ahora se trata de retomar y retomar al alza.

P:¿Que perspectivas tiene de cara al nuevo presupuesto del Estado?

R: Hay dos cosas que queremos hacer y trabajar más de cerca con América Latina además de los temas tradicionales: una de las prioridades va a ser continuar trabajando en el escenario postcovid y la prioridad principal va a ser apoyar la educación digital, fundamentalmente en América Latina, porque ahí tenemos ya los contenidos en la misma lengua, porque tenemos capacidad de formación de profesores y profesoras en educación digital y porque tenemos capacidades de aumento de la conectivad de escuelas en lugares remotos, donde no han tenido acceso a los instrumentos necesarios para la educación digital.

¿Por que la educación digital? Porque es absolutamente fundamental para todo proceso de desarrollo, y porque nos da la impresión de que el punto de salida no va a ser el punto de partida, es decir, no vamos a volver a una educación primaria, secundaria presencial, (…), sino que vamos a pasar a un sistema mixto, donde parte de la enseñanza se va a impartir desde casa, desde aulas informáticas y por la vía de la tecnología. Entonces, si eso no se hace, nos vamos a encontrar con que la típica brecha educativa, se va a reforzar con la brecha digital. Y, al contrario, queremos cerrar esa brecha.

Como segunda prioridad, vamos a trabajar en un programa que se va a llamar Ellas Más, un programa de participación política de las mujeres, de impulso de la participación de las mujeres en el ámbito de lo público; esa también va a ser una oferta que le hagamos a nuestros socios en América Latina como prioridad para el año 2021.

P: La Aecid colabora con Efe en los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España ¿cómo valora esa cooperación? ¿Piensa que actuaciones como esta pueden poner un granito de arena en la defensa de la libertad de expresión en Latinoamérica?

R: Sin duda. A nosotros nos honra mucho la colaboración con Efe en esos premios y el Alto Patronazgo de SM el rey le cubre de prestigio y le da ese sentido de una alta calidad de lo que se premia. Y lo que se premia es libertad de expresión y periodismo de calidad, periodismo serio, con contenido, periodismo con valores que, de alguna manera, representan la manera como nosotros hacemos cooperación. A mi me parece una iniciativa feliz, una iniciativa que debe de continuar.

Por Antonia Méndez Ardila

Etiquetas
Publicado el
1 de diciembre de 2020 - 12:20 h

Descubre nuestras apps

stats