Feijóo da por culminada la renovación del PP y se ofrece como “portavoz” del “descontento” de la “calle” con Sánchez

Reunión de los diputados y senadores del PP, este viernes, en el Senado.

Iñigo Aduriz


9

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha aprovechado este viernes su primera intervención ante los grupos parlamentarios de su partido en el Congreso y el Senado para dar por culminado el proceso de renovación en la cúpula de los populares que comenzó con la renuncia de su predecesor, Pablo Casado, el pasado marzo. Apenas dos días después de prometer su cargo como senador por designación autonómica, Feijóo también ha manifestado su intención de rentabilizar el descontento social con el Gobierno y presentarse como una suerte de dirigente moderado frente al resto de partidos que considera que priman el “insulto” y el “circo” político.

Madrid vs. Galicia: los dos PP muestran sus diferencias en sus congresos

Madrid vs. Galicia: los dos PP muestran sus diferencias en sus congresos

En la primera reunión conjunta de los grupos populares en ambas cámaras desde su elección como líder del PP, el pasado 3 de abril, Feijóo ha considerado que con los cambios realizados en las direcciones del partido en Congreso y Senado se ha “culminado el proceso de renovación de la dirección nacional del PP”. “En poco más de 50 días hemos hecho un análisis de la situación para acometer los cambios necesarios”, ha asegurado. El líder de los populares se ha mostrado además, “muy orgulloso” de cómo se ha gestionado el proceso “en menos de dos meses”. “Ha sido rápido, medido y meditado”, ha zanjado.

Sin mencionarlo, Feijóo sí ha querido reconocer, de forma velada, el papel de su predecesor porque, según ha dicho, “un partido de Estado y de Gobierno tampoco puede hacer tábula rasa ni renegar de tantos años de servicio”. “En este partido no sobra nadie que quiera trabajar por España”, ha remachado.

A renglón seguido, Feijóo ha querido realizar una defensa del parlamentarismo y ha tratado de diferenciarse de Vox y Ciudadanos reivindicando el Estado autonómico frente al “desprecio” de la extrema derecha. Yo voy a contribuir a proteger y prestigiar las instituciones, esté donde esté“, ha dicho para, a continuación, iniciar una retahíla de ataques al Gobierno. ”Me revelo contra el servilismo del partido sanchista que está sacrificando los intereses de todos en favor de los intereses de quienes quieren fracturar todo“, ha dicho. ”El resultado de un mal gobierno como el que España tiene ahora va a exigir un cambio: no gobierna, lo gobierna sus socios, y no gestiona, porque la deriva inflacionista no es capaz de controlarla el gobierno, nos está endeudando sin control, pone en riesgo las familias y que la UE nos siga transfiriendo fondos“, ha remachado.

El “fondo” y la “forma”

A su juicio, el Ejecutivo de Sánchez “sacrifica cualquier cosa, incluso las instituciones del Estado, para ganar unos meses más en la presidencia del Gobierno”. “Ha abdicado de sus obligaciones ante los ciudadanos”, ha denunciado. Ante esta situación, a su juicio “una gran parte de la sociedad tiene la confianza puesta en el PP, consciente de que ha escrito muchas de las buenas páginas de la historia española”. Por eso ha pedido a sus diputados y senadores “ser mejor que los demás, en el fondo y la forma”. También ha dicho que los populares tienen que ser los “portavoces de la calle” que, a su vez, es la “portavoz del descontento” frente al Gobierno.  

Feijóo ha vuelto a presentarse como un dirigente moderado pese a los acuerdos de su partido con Vox y algunas de sus declaraciones desde que fue nombrado líder del PP, que se sitúan muy leos de esa mesura que dice representar. “No creo en política de insultos y trincheras, creo en las propuestas y en una confrontación honesta”, ha dicho. “Las cámaras no son una red social en la que competir con zascas y palabras gruesas”, ha añadido. Por eso ha pedido “no caer en las formas del Gobierno ni en las formas de sus socios”. “No creo en los circos parlamentarios sino en un trabajo serio de las cámaras. Prefiero una crítica razonada a un titular llamativo. Prefiero una iniciativa que sea útil que una foto que satisfaga el ego del retratado”, ha zanjado. También les ha pedido a sus diputados y senadores “unas formas adecuadas, por educación, operatividad y credibilidad”.

Finalmente, Feijóo ha recelado de las propuestas de acuerdo del Gobierno. “El mal gobierno está más cómodo insultándonos y confrontando con quienes también insultan, más cómodo con quienes no tienen más que insultar al Estado”, ha dicho. Por eso ha planteado un “modelo completamente distinto”, con “seriedad, trabajo y coherencia”. Un “camino menos espectacular”, ha reconodio, pero “el mejor camino”. Él cree posible ser el garante de la “recuperación de la ilusión nacional

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats