eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

ENTREVISTA | Delegado del Gobierno en Madrid

José Manuel Franco: "Limitar los precios del alquiler podría paliar el problema de la ocupación"

Se estrena como delegado del Gobierno en Madrid, su primer cargo de gestión, tras más de dos décadas como diputado regional: "El PSOE de Madrid ha entendido que las peleas internas no conducen a nada"

El nuevo delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. / Patricia Garciñuno

El nuevo delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco. / Patricia Garciñuno

José Manuel Franco (Lugo, 1957) se estrena como delegado del Gobierno en Madrid tras 25 años como diputado del PSOE en la Asamblea. Su perfil político –es secretario general del Partido Socialista de Madrid desde 2017– ha decantado la elección de Pedro Sánchez, que busca un contrapeso fuerte en la región gobernada por el PP y convertida en el principal polo de oposición al Ejecutivo de coalición. "Yo no soy ariete contra nadie, pero tengo que poner en evidencia la magnífica labor que hace el Gobierno de España", asegura sobre la labor que tiene por delante. 

En esta entrevista, hecha unos días antes de su toma de posesión, el nuevo delegado del Gobierno coloca la actuación contra la violencia de género como una "prioridad" en su gestión y plantea un concepto más amplio de seguridad. "La seguridad no es solo la seguridad física, salir a la calle sin miedos; sino la seguridad de tener unos buenos servicios sanitarios, educativos o de dependencia". También proyecta las primeras hipótesis sobre el futuro del partido en Madrid, que se fortalece con su nueva posición en el Gobierno, y la situación de los portavoces en la Comunidad y el Ayuntamiento. 

Lleva muy poco tiempo en el cargo. Toma posesión este lunes. ¿Se ha marcado ya alguna prioridad como Delegado del Gobierno? ¿Hay alguna urgencia que abordar?

Para mí la urgencia y la prioridad número uno es la lucha contra la violencia de género (...) Yo sé que erradicarla es muy difícil, pero paliarla es posible y vamos a intentarlo de la mano, por supuesto, el Gobierno de España, como todo. No en vano soy su representante aquí, por lo cual todo lo que se haga va a hacer, lógicamente, de la mano del Gobierno de España. Ese es uno de los grandes problemas que tiene la sociedad española y la madrileña en particular, y es mi gran prioridad a día de hoy, sin desatender, por supuesto, otros como los que tienen que ver con garantizar el desarrollo y el ejercicio de los derechos y las libertades en un ámbito de seguridad, hacer compatible seguridad y libertad. Esa es mi razón de ser como delegado del Gobierno.

El año pasado fueron asesinadas siete mujeres en la Comunidad de Madrid. ¿Cómo se pueden evitar esos asesinatos?

Ojalá tuviese la fórmula mágica. La aplicaríamos ya. En este ámbito también se ha mejorado mucho. Creo que se ha perdido el miedo por parte de muchas mujeres a denunciar el inicio de lo que luego puede dar lugar a la violencia de género. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad también han mejorado mucho en la prevención y la ayuda a esas mujeres que se sienten acosadas. Pero todavía queda mucho camino. Para que las mujeres se atrevan a dar ese paso, hay que garantizarles una serie de situaciones para que ese paso de denunciar no suponga que la amenaza aumente. Y luego está la importancia de la labor pedagógica. Muchos hemos podido ser testigos de discusiones subidas de tono en los vecinos de al lado y hasta ahora hacíamos la vista gorda o mirábamos para otro lado. Bueno, pues es necesario que ante cualquier caso de ese tipo, ante cualquier situación similar, tengamos la conciencia cívica de denunciarlo de la manera más discreta posible para no perjudicar a nadie. Pero de encender la luz de alarma y decir: aquí puede pasar algo.

¿Están fallando las medidas de protección?

Cuando sigue habiendo el número de muertes que hay es que el protocolo no es perfecto. ¿Es perfeccionable? Por supuesto. Y estoy convencido de que, además, el Gobierno de España sabe que se puede mejorar y lo está haciendo. Ya está trabajando en esa dirección.

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, están actuando como principal oposición institucional al Gobierno de Pedro Sánchez. ¿Va a ser el contrapeso a esos ataques del PP en Madrid?

Yo no he venido a este cargo para ejercer de ariete contra nadie. Yo he venido básicamente para contribuir con lealtad institucional a mejorar la vida de los madrileños y las madrileñas. Yo lo que ofrezco desde el primer momento es colaboración con el resto de las instituciones. Ofrezco colaboración y espero, parece ser que va a ser posible, que por parte de los responsables de estas dos instituciones haya el mismo deseo de colaborar lealmente. Pero es evidente que también tengo que resaltar la labor del Gobierno de España y tengo que repetir hasta la saciedad que este Gobierno en poco tiempo ha hecho muchísimas cosas. Si eso implica que estoy de alguna manera yendo contra lo que dice la presidenta de la Comunidad de Madrid, pues lo siento mucho. Yo no soy ariete contra nadie, pero tengo que poner en evidencia la magnífica labor que hace el Gobierno de España.

¿Cree que su labor se puede dificultar en esta situación política en Madrid?

Yo espero que no. Espero que todos tengamos el sentido de Estado suficiente y necesario como para que entre todos busquemos, repito, mejorar la vida de los madrileños. Que tengan la seguridad, no solamente la seguridad física, de que sus domicilios no sean violados, de que puedan tener cierta libertad, salir por la calle sin ningún tipo de miedos; sino la libertad, la seguridad de que van a tener unos buenos servicios sanitarios, unos buenos servicios de educación, unos buenos servicios de dependencia. Eso no depende del Gobierno, pero vamos a intentar contribuir a mejorar la vida de todos y de todos.

¿Por qué cree que Pedro Sánchez le ha elegido para desempeñar este cargo?

Pues sinceramente las razones últimas no las sé. Pero es bastante evidente que cuando me designan para este cargo es que confían en que puedo hacerlo bien. 

El ciclo de Cristina Cifuentes en la Delegación del Gobierno fue muy visible por las protestas en la calle y, sobre todo, por la reacción policial a esas protestas. ¿Cree que los agricultores pueden prender la mecha para que se repita un ciclo similar de movimiento en la calle?

Puede ser. El derecho de manifestación y la libertad de expresión son valores reconocidos en la Constitución y nosotros tenemos que ser respetuosos. Los agricultores están en su legítimo y perfecto derecho a manifestarse también en Madrid. Es verdad que las manifestaciones en Madrid tienen más resonancia, con lo cual todo colectivo que tenga alguna reivindicación pendiente va a utilizar las calles de Madrid. Pero hay que estar preparados para eso y garantizar el derecho constitucional a manifestarse y también, por supuesto, garantizar los derechos de aquellas personas que no se manifiestan y no quieren ver alterada su seguridad y su vida diaria. Eso es casi la cuadratura del círculo, pero lo vamos a conseguir.

La seguridad también es una de sus principales competencias y fue una de las piedras angulares de las campañas del PP en Madrid. El Ayuntamiento, de hecho, ha puesto en marcha ya una operación de refuerzo en calle. ¿Diría que hay un problema de seguridad en Madrid?

Creo que en Madrid hay problemas mucho más importantes que la seguridad (...) No veo que la gente esté especialmente preocupada por la seguridad. Es cierto que hay determinados delitos que generan una gran alarma social. Es cierto que ha habido momentos donde, por ejemplo, se producían demasiados robos en domicilios. Eso se ha mejorado y vamos a mejorarlo dedicando los efectivos necesarios para que así sea. Pero creo humildemente que si se hiciese una encuesta sobre los grandes problemas de Madrid, la seguridad no estaría entre los principales. Están disminuyendo sobre todos los delitos más graves en la Comunidad de Madrid, gracias sobre todo a la magnífica labor que hacen las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que hay que destacar.

Si vamos a temas más sectoriales, la ocupación es uno de los asuntos en los que un delegado del Gobierno puede entrar. Los gobiernos del PP han marcado un perfil muy duro con este asunto. ¿Cuál sería su receta para avanzar en una solución?

Algunos dirán que soy un idealista u optimista compulsivo, pero la receta para mí es que haya más viviendas y planes en la Comunidad de Madrid y en el Ayuntamiento, más ambiciosos en el sentido de construcción de viviendas en alquiler, sobre todo para personas que tienen dificultades para acceder a un derecho constitucional que es derecho a la vivienda. Eso es lo ideal. El Gobierno de España está ya trabajando en un plan que va en esa dirección. No sabemos todavía cuánto va afectar a Madrid. Dicho esto, y como también hay que ser posibilista, hay que saber el terreno que pisamos. Es verdad que han surgido problemas de ese tipo y seguirán surgiendo Yo soy partidario de ver caso por caso, y no de los desahucios en serie. Además, soy partidario también de que la Policía solo intervenga cuando así lo decida el juez.

En 2016 el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy creó una figura, el llamado comisario 'antiokupa', encargado específicamente de esta problemático. ¿Cree que es necesaria esta figura y la va a mantener?

Yo creo que lo que es esencial y lo que tiene que estar por encima de todo es el cumplimiento de la ley. Es verdad que hay que aplicarla con la flexibilidad necesaria, por eso decía que habría que ver cada caso en particular. Tengo que ver exactamente qué es lo que ha hecho la persona encargada del tema para juzgar con cierto rigor si es necesaria esa figura o no, sinceramente. Pero también tengo que decir que como no se soluciona el problema de la ocupación ni el problema de vivienda general es poniendo vivienda pública en manos de fondos buitre. Esa es la antítesis de lo que debe ser una política adecuada de vivienda.

El Gobierno de España se está planteando regular por ley los precios del alquiler y ya desde la Comunidad de Madrid se ha advertido que no se va a aplicar.  ¿Qué le parece?

Yo no quiero empezar mi andadura en esta nueva etapa confrontando sistemáticamente con el gobierno de la Comunidad de Madrid. Pero yo creo sinceramente que el Gobierno regional antes de oponerse sistemáticamente a cualquier medida que anuncia el Gobierno de España debería evaluarla y debería ver si esa medida de la limitación de los precios es buena o no para paliar ese problema tan grave que tenemos. Oponerse por oponerse, que parece que es lo que está haciendo el Gobierno de Madrid, creo que no es lo adecuado y, sobre todo, que es lo que no se merecen los madrileños.

¿Considera que limitar los precios podría contribuir a solucionar el problema?

Yo creo que podría paliar el problema.

¿Se puede ser delegado del Gobierno a la vez que el secretario general de los socialistas madrileños?

Hay muchos ejemplos en otras comunidades autónomas en las que ha sucedido esto y han funcionado perfectamente bien. Además, quiero dejar perfectamente claro que sabré separar mi labor de secretario general y mi labor de gobierno.

La federación madrileña del PSOE es complicada...

Era mucho más difícil de lo que es ahora. A veces se me reconoce y otras veces cuesta más, aunque soy muy respetuoso con lo que diga la prensa. Habrá visiones de todo tipo, pero sinceramente creo que algo hemos avanzado con la ayuda de todos. Hemos avanzado en la que haya una mejor convivencia en el seno del partido de Madrid. No es una labor mía, es labor del conjunto del partido, que ha entendido que las peleas internas no conducen a nada, que los ciudadanos estaban hartos de que nosotros dedicásemos mucho tiempo a nuestras cuitas internas y menos tiempo a lo que hemos dedicarlo: a los problemas de los madrileños. Esa tendencia creo humildemente que ha cambiado y va a seguir cambiando.

¿Se presentará al Congreso del PSOE de Madrid del año que viene?

El Congreso todavía no está convocado. He repetido lo mismo en varias ocasiones: tengo la suerte de pertenecer a un partido democrático donde los militantes deciden los dirigentes que quieren poner al frente. A mí me han apoyado un porcentaje elevado de militantes. Y serán los militantes los que decidan cuando llegue el Congreso.

Pero la decisión la tiene que tomar usted.

La decisión de presentarme o no la tendría que tomar yo, pero falta más de un año. Cada cosa a su tiempo. Cuando llegue el momento y en función de cómo va la situación dentro del partido pues decidiré. El partido tiene una cantera magnífica y me presente o no el partido seguirá con la misma fuerza o más todavía con la que ha estado durante 140 años.

Habla de una cantera magnífica en el PSOE, pero Pedro Sánchez decidió que Pepu Hernández, que es una persona que no es del partido, fuera el candidato en la ciudad y obtuvo el peor resultado del Partido Socialista en Madrid. ¿Se debería empezar a pensar ya en el relevo en la portavocía del Ayuntamiento?

Lo decidió Pedro Sánchez hasta cierto punto. Lo decidieron las bases, porque no hay que olvidar que hubo unas primarias donde concurrieron tres candidatos: Pepu Hernández, Manuel de la Rocha y Chema Dávila. Ganó Pepu Hernández (...). Yo siempre digo que las elecciones no se ganan en los últimos quince días en la campaña electoral, ni siquiera en el último mes. Las elecciones hay que ganarlas en el día a día durante cuatro años, y se gana trabajando en las instituciones y preparando, por supuesto, a las personas que luego puedan dar el paso eventualmente a encabezar las listas y a formar parte de las mismas. Yo no sé los planes que tendrá Pepu Hernández al respecto. Pero sí, el partido está pensando en que hay que preparar ya las próximas elecciones municipales y autonómicas. Y ya tenemos a gente generando ideas para las próximas elecciones.

Justo se va a abrir el proceso para la elección del secretario general de Madrid Ciudad. ¿Cree que la persona que se haga cargo de esa responsabilidad tendría que ser un concejal del Ayuntamiento que asuma también la portavocía?

No necesariamente. Tenemos que presentar un proyecto propio, autónomo. No podemos ir de la mano de nadie. Entonces, primero veamos un diagnóstico. Y para ello vamos a contar con los militantes, y no solamente con los militantes, con todo aquel o aquella que quiera sumarse y que quiera aportar ideas. Después ya nos ponemos con los nombres. Efectivamente, puede haber dos modelos, uno consistente en que el secretario general de Madrid ciudad sea un actual concejal o una concejala. O también puede darse la posibilidad de que siendo un concejal o una concejala no tenga aspiraciones de ser el que encabece la lista. Pero, en fin, como la última palabra y la definitiva y la única la tienen los militantes, pues ya veremos lo que ellos decidan. 

¿Sería razonable que esta persona fuera la candidata en 2023?

El problema, entre comillas, bendito problema, es que cuando haya que elegir candidato en 2023, pues hay que ir a un proceso de primarias, con lo cual de nada valdría que apostásemos por una persona ahora, incluso como portavoz del Ayuntamiento de Madrid, si luego los que tienen que decidir son los militantes en primarias y defienden a otra persona. 

José Manuel Franco, durante la entrevista. / Patricia Garcinuño

José Manuel Franco, durante la entrevista. / Patricia Garcinuño

¿Su designación como Delegado del Gobierno busca tener un perfil político en una región en la que el PSOE no tiene perfiles políticos ni en la Asamblea, porque Gabilondo no es muy proclive a confrontar, y Pepu Hernández es una persona que acaba de llegar a política?

Bueno, que no sea muy de confrontar en el caso de Ángel Gabilondo, por el que tengo un enorme respeto e incluso admiración intelectual y política, no quiere decir que no haya perfil político. Discrepo. Lo que ocurre es que la Asamblea de Madrid es la gran ignorada de la política madrileña. Me gustaría saber por qué. Y reconozco que es muy difícil hacer oposición. Ángel Gabilondo es una persona de efectivamente de perfil de poca confrontación, pero es firme en sus ideas y en sus planteamientos. Pepu Hernández lleva menos de un año como portavoz y nos gustaría dar un poco de tiempo también. Creo que es una persona valiosa y démosle un poquito de tiempo para que genere ese perfil. Y luego el hecho de que determinadas personas de la lista de la Asamblea de Madrid se hayan ido al Gobierno de España yo creo que, incluso al partido en Madrid, le fortalece porque eso es señal de que tenemos a personas muy preparadas en las listas.

¿A qué atribuye que la izquierda, el PSOE, no haya gobernado desde 1995 en Madrid?

Pues no quiero simplificar el tema, pero después de 30 años hemos ganado las elecciones. No sé por qué, pero se destaca poco esto, a mi modo de ver poco. No gobernamos porque las tres derechas han decidido que los socialistas, habiendo ganado las elecciones, no gobernasen. Yo no sé si es que tenían algún miedo a una posible revolución socialista o qué les ha llevado a hacer ese pacto antinatura. Se está viendo ahora que tenemos dos gobiernos, uno de Partido Popular y otro de Ciudadanos, y además un gran inspirador ideológico, que es Vox. Vox está incidiendo de una manera clara, contundente y casi brutal en las políticas del Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid.

 ¿Entiende que el discurso de Vox ha calado mucho en Madrid? ¿Qué puede hacer desde este puesto?

Vox pretende medidas soluciones fáciles para problemas muy complejos, cuando todos sabemos que es imposible. Todos sabemos que es imposible solucionar de un día para otro, por ejemplo, el problema de la vivienda. Se pueden hacer proclamas populistas de que no entren extranjeros. Sabemos que eso primero es imposible. Segundo, va contra del más elemental sentimiento humanitario que debe tener cualquier persona que esté en política. Los socialistas tenemos también igual alguna responsabilidad de no saber hacerle ver a las personas más necesitadas que las únicas soluciones a sus problemas pasaban por la profundización y el fortalecimiento del Estado de bienestar. Creo sinceramente que una buena fórmula para combatir las políticas populistas son medidas como garantizar el incremento de las pensiones en la misma cuantía que el IPC o la subida del salario mínimo interprofesional, que hace dos años estaba en 735 euros y ahora en 950. Eso genera confianza y solo así podemos ganarnos la credibilidad. Somos claros y somos sinceros y les decimos a los ciudadanos que se puede hacer y lo que no se puede hacer a medio plazo. Así creo que estaremos dejando a Vox sin argumentos.

La vez que más cerca han estado en los últimos años de gobernar ha sido en estas últimas elecciones con Ángel Gabilondo, quien ahora, si el PP lo acepta, aspira a ser Defensor del Pueblo. ¿Tiene en la cabeza quien le pueda suceder en la portavocía de la Asamblea de Madrid?

Sinceramente no, porque primero tiene que producirse ese hecho. Sabemos todos que para que Ángel Gabilondo o quien sea sea elegido Defensor del Pueblo es necesario que haya tres quintos en el Congreso de los Diputados y el Senado. Es verdad que depende del Partido Popular, pero yo creo que se va a intentar un acuerdo que incluya la renovación del Tribunal Constitucional, del Consejo General del Poder Judicial y también la posibilidad de que haya Defensor del Pueblo ya. Entonces, cuando eso se produzca, ya veremos a quién elegimos como portavoz en la Asamblea de Madrid.

¿Qué va a hacer el PSOE con la alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse? Usted pidió su dimisión hace meses y está suspendida temporalmente de militancia pero el partido sigue sin pronunciarse.

Se ha retrasado porque aunque es un tema lógicamente que no nos es ajeno, pues ha habido que atender a muchas convocatorias electorales en todo este periodo de tiempo y evidentemente hemos priorizado el tema de las elecciones. El procedimiento sigue su curso. Nosotros presumimos de garantistas con los derechos que tienen los militantes y presumimos también de suspender o no expulsar a un militante sin que haya un período previo donde pueda alegar los motivos que le han llevado a hacer lo que ha hecho. Y por otra parte, si yo como secretario general doy una opinión al respecto, estoy condicionando a los órganos internos que tienen que encargarse de esto y no quiero. Yo quiero que actúen con total libertad. Luego quien tiene la potestad ante la posible sanción en la Ejecutiva Federal. Decidirá en las próximas semanas (...) Pero el partido no puede quitar y poner alcaldes o alcaldesas porque eso sería bueno. Sería malo para la democracia. Además, sería ilegal. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha