Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

La resistencia contra Ortega debe seguir pese a la represión, dice un opositor

El dirigente opositor Yubrank Suazo y excarcelado político habla durante una entrevista hoy, viernes en Managua.

EFE

0

El Gobierno del presidente Daniel Ortega ha recurrido a la fuerza y a sembrar el terror para mantenerse en el poder en Nicaragua tras el estallido social que explotó hace dos años y que ha dejado cientos de muertos y decenas de miles en el exilio, por lo que el reto de la oposición es seguir en resistencia.

Esa es la apreciación del dirigente opositor Yubrank Suazo, un excarcelado político y uno de los que declaró, en junio de 2018, la ciudad nicaragüense de Masaya "territorio libre del dictador", en alusión al presidente Ortega, al hacer un balance, en entrevista con Efe, de los dos años de la crisis sociopolítica.

"Esta lucha no va a terminar hasta que se conquiste la libertad y la justicia", auguró Suazo, de 29 años y que permaneció nueve meses en prisión después que junto a otros opositores declararan a Masaya "territorio libre del dictador".

TERROR PARA DEBILITAR OPOSICIÓN

Consideró que el objetivo del Gobierno de primero encarcelar a opositores y luego liberarlos, como hizo con cientos tras el estallido social, es porque quiere "implementar el miedo, el terror" a fin de debilitar la lucha de la oposición en las calles.

"Al final este tipo de estrategia, de represión, no causó ninguna intimidación entre la población, porque sino no viéramos a las madres de los asesinados clamando justicia, a las madres de los presos políticos actuales demandando la libertad inmediata ante esta pandemia (de coronavirus) que está transcurriendo a nivel mundial", valoró.

Reconoció, sin embargo, que si bien un grupo de excarcelados políticos sigue en la lucha, otros se han marchado al exilio y otros han bajado el perfil.

"Cada quien es dueño de su propio miedo. Y hay condiciones en las cuales, probablemente, nos toca pensar principalmente en nuestra familia y, con el fin de no exponerla al riesgo, que ya hemos corrido lo suficiente, han tomado la decisión de exiliarse y otros retirarse un poco de la lucha", razonó.

CLAMOR DE LIBERTAD Y JUSTICIA

"Esto es lamentable, pero al final el espíritu, la conciencia, los ideales y la convicción de que es necesario una nueva Nicaragua, continúa intacta como se inició en abril de 2018", sostuvo.

Dijo que mientras buena parte de los nicaragüenses tengan claro que es necesario un sistema político nuevo en Nicaragua, "las esperanzas no se van a perder".

"Y mientras hayamos jóvenes comprometidos con esta lucha, con el clamor de las familias que perdieron a sus seres queridos, pues creo que esta lucha no va a terminar hasta que se conquiste la libertad y la justicia", señaló.

Por tanto, a su juicio, la solución a la crisis sociopolítica, tomando en cuenta que el presidente Ortega no ha mostrado voluntad de una salida negociada, es que "la resistencia del pueblo debe continuar".

RESISTENCIA SILENCIOSA

Asimismo, indicó que la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia del coronavirus, en la que parte de los nicaragüenses no acatan las campañas del Gobierno de acudir a eventos masivos o a aglomeraciones, "es un símbolo de resistencia en Nicaragua".

"Muchos quieren desvincularlo de la política, pero está totalmente vinculado, porque vemos un Gobierno indiferente ante la problemática que está sufriendo el pueblo", argumentó.

Sobre la situación en Masaya, ciudad ubicada 28 kilómetros al sureste de Managua y antiguo bastión sandinista, aseguró que sigue siendo controlada silenciosamente por la "insurrección popular Azul y Blanco", que en junio de 2018 rompió lazos con Ortega y el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), cuando la declararon "territorio libre del dictador".

La respuesta del Gobierno fue liberarla con un ataque armado que dejó decenas de muertos, presos y desaparecidos, y miles en el exilio.

El barrio indígena de Monimbo, aseguró, continúa siempre activo y combativo "contra este régimen".

Etiquetas
Publicado el
17 de abril de 2020 - 22:03 h

Descubre nuestras apps

stats