La portada de mañana
Acceder
Las universidades que incumplan unos mínimos perderán su categoría
Así beneficia a los más ricos la política fiscal de Ayuso
Opinión - La ropa tendida de Rufián, por Neus Tomàs

Las soluciones de otras comunidades que no son Telepizza para alumnos con beca comedor: tarjeta de recarga o acuerdos con supermercados

La Comunidad de Madrid pondrá en marcha este miércoles su iniciativa para garantizar que los menores más vulnerables de la región –en torno a 11.500 alumnos– sigan llevándose a la boca un plato de comida tras el cese de actividad de los centros educativos el pasado miércoles. El plan del Gobierno que dirige Isabel Díaz Ayuso, una vez el Ministerio de Sanidad ha dado el visto bueno (en un primer momento no lo autorizó), consiste en que dos empresas de comida rápida, Telepizza y Rodilla, comiencen el reparto en sus establecimientos de menús diarios a los escolares que disponían de beca comedor.

El cese de actividad de los centros educativos por la crisis del coronavirus y el posterior estado de alarma dejaba unos damnificados directos: los menores con menos recursos que, en la mayoría de los casos, el menú que reciben en los comedores escolares supone su única alimentación equilibrada del día.

Finalmente, tras la autorización de Sanidad, los menús que recibirán los miles de estudiantes en situación de vulnerabilidad en Madrid consistirán en pizzas, ensalada (una vez a la semana), hamburguesas o sandwiches que las familias deberán recoger en los establecimientos de estas dos cadenas de comida rápida más cercanas a sus domicilios. La medida de emergencia, según la propia presidenta regional, llegaba después de que la Consejería de Educación rescindiera los contratos con los comedores externalizados que se encargaban de esta labor, con el consiguiente despido de sus trabajadores.

Pero la Comunidad de Madrid no es la única región que se enfrenta a esta problemática: intentar garantizar una comida diaria para los niños y niñas más vulnerables, después de que el Gobierno de Pedro Sánchez decretase el cierre de los centros escolares por el estado de alarma. Todos los ejecutivos autonómicos trabajan ya en cómo paliar esta situación y algunos ya tienen las medidas en marcha. De momento, ninguna pasa por recurrir a cadenas de comida rápida.

Catalunya: tarjeta precargada de La Caixa

En el caso de Catalunya, la Generalitat y la banco La Caixa han alcanzado un acuerdo para garantizar las comidas de los 160.000 menores catalanes que reciben una beca comedor mientras dure el confinamiento que mantiene los colegios cerrados. Los departamentos de Educación y de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias han anunciado que garantizarán las 140.000 ayudas de beca comedor y las 20.000 ayudas para menores usuarios del servicio de intervención socioeducativa con servicio de comida mediante una tarjeta precargada de La Caixa.

Las tarjetas se empezarán a distribuir en dos o tres días a través de los ayuntamientos y de los consejos comarcales catalanes. Las tarjetas estarán precargadas con el importe de la prestación diaria de la beca comedor por cada uno de los días que dure el cierre de colegios (como mínimo dos semanas).

Canarias: acuerdo con supermercados

En Canarias, se pusieron a trabajar de inmediato y la Consejería de Derechos Sociales en coordinación con Educación y la Federación canaria de municipios ya cuenta con un plan para atender a estos menores en situación de vulnerabilidad. Las familias que dependían de forma muy importante del comedor escolar para que sus hijos recibieran una correcta alimentación, recibirán una compra por valor de 120 euros (el doble de lo que cuesta mensualmente el comedor escolar) para paliar sus necesidades, después de que el haya llegado a un acuerdo este lunes con la patronal de supermercados de las islas.

Más de 13.000 niños denominados de 'cuota cero', que no pagan nada por el servicio de comedor en los centros escolares, recibirán en sus casas esta cesta valorada en 120 euros que ha elaborado previamente un equipo de nutrición, explica a eldiario.es la viceconsejera de Derechos sociales Gemma Martínez. "A los supermercados les hemos hecho un listado de alimentos que deberán incluir las cestas y estos serán los encargados en los próximos días de distribuirlos con el fin de que las familias no tengan que desplazarse y evitemos así posibles aglomeraciones", indica la viceconsejera.

Euskadi: ingreso a cuenta de la beca

Euskadi es la otra comunidad autónoma que desde el pasado miércoles suspendió las clases de los escolares para intentar evitar la propagación del coronavirus. En el caso del Gobierno vasco, la solución para los menores más vulnerables es sencilla puesto que no tienen que poner en marcha ningún mecanismo adicional.

En Euskadi, las familias reciben en sus cuentas las becas comedor que luego abonan en los centros educativos y, según explica un portavoz a este diario, se seguirán abonando las mismas cantidades para que los padres y madres dispongan de ese dinero para hacer sus compras. El Ejecutivo vasco recuerda además que el resto de alumnos no tendrá que pagar por el servicio el tiempo que estén suspendidas las clases presenciales.

Castilla y León: llamada de emergencia al 112

En el Gobierno de Castilla y León, la medida consistirá en que las familias más vulnerables que ya están en la red de asuntos sociales se pongan en contacto con la Junta a través del 112 para que soliciten los alimentos que serán posteriormente entregados. Para el resto de familias que presenten estas necesidades por posibles despidos o cierre de comercios, desde el Gobierno castellanoleonés explican que deberán acudir a los ayuntamientos de sus municipios que serán los encargados de atenderles.

Aragón: ayudas similares a meses estivales

El Departamento de Educación del Gobierno aragonés confirmaba este lunes que, al igual que ocurre con estas ayudas durante los meses estivales, los padres cobrarán el dinero correspondiente a los días en los que no reciban este servicio tras el cierre de los centros por el coronavirus. La beca mensual por niño durante los meses lectivos asciende a 86 euros mensuales, pero los quince días que en principio durará el estado de alarma las familias percibirán una cuantía de 36 euros, ya que solo se incluye el dinero correspondiente a la comida y no al pago de empresas y monitoras.

Andalucía: reparto desde los colegios

En Andalucía, la Consejería de Educación y Deporte de la Junta garantizará las tres comidas (desayuno, almuerzo y merienda) al alumnado en riesgo de exclusión social beneficiario del Programa de Refuerzo de Alimentación Infantil, más de 18.000 alumnos, y lo hará a través de la contratación por la Agencia Pública Andaluza de Educación (APAE), de empresas que se encarguen del suministro de comidas para el refuerzo de alimentación infantil. Las familias recogerán los menús en los colegios, de titularidad municipal, precisan desde la Consejería.

Extremadura

Cerca de 800 menores extremeños en riesgo de exclusión social están siendo atendidos a través del programa 'Garantía de atención a menores en riesgo y emergencias' de la Junta. A través del mismo reciben almuerzo, comida y ayuda psicosocial durante este periodo de inactividad escolar presencial por el coronavirus. Para garantizar la entrega de los alimentos, el Gobierno de Extremadura ha establecido puntos de distribución de ‘kits’ de comida individualizados para su entrega en el domicilio de los menores por parte del voluntariado de Cruz Roja Española, un total de 64 voluntarios formado por psicólogos, trabajadores sociales, educadores sociales, socorristas de acompañamiento, personal sanitario y conductores, entre otros profesionales.

Otras comunidades autónomas

En la Comunidad de Valenciana, Baleares, Castilla La Mancha o Galicia trabajan a contrarreloj, aseguran, para tener cerrado "cuanto antes" un plan que garantice que los menores más vulnerables no se queden sin su principal comida del día, aunque de momento, no detallan a este diario en qué consistirán sus soluciones.

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2020 - 22:12 h

Descubre nuestras apps

stats