Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Téano, la mujer que sustituyó a Pitágoras

Grabado de Pitágoras y sus discípulos

Pitágoras, que vivió en el siglo VI adC, es uno de los primeros matemáticos conocidos por su nombre; ampliamente recordado, entre muchas otras cosas, por su famoso Teorema.

Pero buena parte de su trabajo no era en realidad suyo: se firmaba con su nombre todo lo que publicaban los miembros de su secta, entre los que estaba la primera matemática que conocemos por su nombre: Téano.

Tan brillante era esta mujer que Pitágoras la aceptó en su grupo e incluso le permitió enseñar; aunque el sabio griego tenía sus defectos el machismo no estaba entre ellos.

De hecho Téano llegó a casarse con el sabio griego y a tener varias hijas e hijos con él; hay dudas sobre cuántos. Ella y sus hijos fueron fundamentales para la supervivencia y extensión de las enseñanzas pitagóricas.

Cuando Pitágoras murió, en una revuelta de los ciudadanos de Crotona contra su grupo, que se había hecho con el control de la ciudad, Téano y varias de sus hijas se marcharon llevándose los papeles del matemático y diseminando y ampliando su trabajo.

Se dedicaron a viajar por Grecia y Egipto, donde investigaron y avanzaron no sólo en matemáticas, sino en medicina y otras ciencias; por aquel entonces la multidisciplinariedad era común entre los sabios.

Hay dudas sobre lo que pudo aportar personalmente Téano a los conocimientos de la escuela, pero se sabe que escribió una biografía de Pitágoras y que realizó avances en Teoría de Números, entre ellos un teorema sobre la Proporción Áurea, así como estudios sobre poliedros, cosmología y medicina sobre todo en lo referente a las dolencias de la mujer.

Tras la dispersión de los pitagóricos fue ella la que mantuvo la coherencia de la escuela y continuó su trabajo.

Sin sus aportaciones y las de sus hijas es probable que Pitágoras hubiese quedado relegado al olvido como el semienajenado gurú de una secta exótica. Que escapara a este destino se debe en parte a la primera matemática conocida por su nombre: Téano.

Imagen de Patrick Gray con licencia CC.

Sobre este blog

@Retiario estudió biología pero siempre quiso aprender y contar historias reales. En tiempos remotos fue paleontólogo, pero desde hace décadas es periodista y profesor de periodismo. Cree en la ciencia, la tecnología y el poder de la humanidad para cambiar las cosas para bien, si se aplica. Pasa la mayor parte de su tiempo en Internet y es un firme defensor de la pluma (y la red) frente a la espada.

Etiquetas
Publicado el
18 de enero de 2018 - 20:43 h

Descubre nuestras apps

stats