eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

  • El Gobierno dicta que las personas con autismo u otras “alteraciones” de la conducta pueden salir a la calle para evitar que el encierro agrave su estado

    El Ministerio de Sanidad ha dictado una instrucción, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de este viernes, en la que establece que las personas con discapacidad, que tengan “alteraciones conductuales”, por ejemplo, autismo o conductas disruptivas, pueden salir a la calle durante el estado de alarma.

    El criterio habilita a estas personas a circular por la vía pública y a realizar “los desplazamientos que sean necesarios” con un acompañante y respetando siempre “las medidas necesarias para evitar el contagio” de coronavirus. El objetivo es “proteger a los colectivos más vulnerables” e impedir que su situación se vea agravada por el confinamiento.

    El Gobierno entiende que el decreto del estado de alarma ampara esta excepción cuando afirma que está permitida la circulación para la realización de actividades “de asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o especialmente vulnerables” y “por causa de fuerza mayor y situación de necesidad”. No obstante, este punto ha generado confusión en los últimos días y asociaciones y colectivos de personas con discapacidad pedían una aclaración.

    También esta semana, el Ejecutivo matizó que la circulación debe ser individual, “excepto que se acompañe a personas con discapacidad, menores, mayores o por otra causa justificada”. La aclaración es especialmente importante para las familias monoparentales, que en muchas ocasiones no tienen con quién dejar a sus hijos en casa y deben salir con ellos. No obstante, la directriz sigue siendo la de minimizar las salidas lo máximo posible y las autoridades sanitarias avisan de que no se debe hacer una generalidad de situaciones particulares.

    Informa Marta Borraz.

    Identifican una señal genética común en la parálisis cerebral y el autismo

    Identifican una señal genética común en la parálisis cerebral y el autismo

Sigue el resto del minuto a minuto