Asturias pide el estado de alarma para decretar un toque de queda y cierra Oviedo, Gijón y Avilés

El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón.

El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, ha anunciado este viernes que va a pedir al Gobierno de Sánchez el estado de alarma y que va a decretar el cierre perimetral de las tres grandes ciudades asturianas: Oviedo, Gijón y Avilés. Además, el Ejecutivo también va solicitar una valoración jurídica del Tribunal Superior de Justicia para poder establecer el del toque de queda entre las 0.00 y las 6.00 horas.

El anuncio lo ha hecho esta tarde el presidente del Ejecutivo regional, en una rueda de prensa en la que también han comparecido el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, y el director general de Salud Pública, Rafael Cofiño. Justo antes, se había reunido el Gobierno asturiano para evaluar cómo está evolucionando la pandemia en cada uno de los concejos.

El Principado de Asturias, con fecha de ayer jueves, tenía una incidencia acumulada de 282 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, un dato por debajo de la media nacional, que se encuentra en los 348, pero muy por encima de los 25 que se ha marcado como objetivo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Esta decisión llega después de que las adoptadas la semana pasada no estén teniendo un resultado positivo, "sino todo lo contrario", según el propio presidente, que ha recordado que durante el día de hoy se batido el récord de contagios en el Principado desde que empezó la pandemia, con 323 casos en 24 horas. 

Bardón ha dicho que la herramienta jurídica del estado de alarma es la que da "todas las garantías para hacer frente a la situación" y ha anunciado que ya se ha puesto en contacto con el presidente del Gobierno para que la medida sea aprobada en el próximo Consejo de Ministros. 

También ha comunicado otras medidas consecuencia del acuerdo del Consejo Interterritorial, que sitúa a Asturias entre el nivel 3 y 4 de riesgo. Entre ellas se encuentra el cierre de toda actividad comercial a las 22.00 horas y a las 23.00 en el caso de la hostelería.

Solicita una valoración del toque de queda y recomienda el teletrabajo

El presidente asturiano ha recordado en la rueda de prensa de esta tarde que han sido una de las comunidades que han defendido el toque de queda en la reunión del Consejo Interterritorial celebrada ayer. Es por esto que han solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Asturias una valoración para la adopción de esta medida en la región. 

Además, Barbón ha hecho un llamamiento a las empresas asturianas para que favorezcan el teletrabajo siempre que sea posible, algo que ya se está haciendo desde la administración pública con el objetivo de minimizar el contacto social. "Vienen semanas duras y tenemos que ser conscientes de lo que nos jugamos", ha añadido el presidente. 

"No hay normalidad mientras no haya una vacuna y un tratamiento eficaz"

El presidente asturiano ha reconocido que las medidas adoptadas en el día de hoy son "duras y drásticas", pero pone en valor que en el Principado se vienen tomando decisiones desde el 21 de junio, fecha en la que finalizó el estado de alarma: "Fuimos de los primeros en establecer el uso obligatorio de la mascarilla". 

Barbón ha reconocido que estas medidas no han sido suficientes, a pesar de haberlas tomado "incluso con resultados positivos". Esto se debe a que "la segunda ola viene con una fuerza inusitada que nadie esperaba", ha lamentado el presidente. 

Ha anunciado que "vienen semanas duras", aunque en este caso "hay cuestiones en las que estamos mejor preparados", como un mayor número de PCR o un sistema sanitario más capacitado. Además, ha establecido las claves en "reducir la movilidad y los contactos estrechos", todo con el objetivo de doblegar la curva y evitar un nuevo confinamiento. 

Se ha lamentado de que "el primer exceso de confianza fue hablar de nueva normalidad", y es que ha aclarado que la normalidad no se va a alcanzar hasta que no existan "una vacuna y un tratamiento eficaz".

A lo largo de este viernes, han pedido ya el estado de alarma al Gobierno Euskadi, Extremadura y Melilla. Otras comunidades como la de Madrid, la Comunitat Valenciana o la Región de Murcia han anunciado, por su parte, sendos toques de queda para impedir la movilidad durante la noche, unas medidas que tendrán que ser ratificadas por los tribunales en las próximas horas.

Etiquetas
Publicado el
23 de octubre de 2020 - 17:13 h

Descubre nuestras apps