Los contactos de infectados por la variante ómicron tendrán que guardar cuarentena aunque estén vacunados

Un sanitario realiza una prueba PCR en una imagen de archivo. EFE/Eliseo Trigo

Los contactos estrechos de los infectados por la variante ómicron -o sospechosos de estarlo, dado que no se secuencian todas las muestras- tendrán que guardar cuarentena aunque estén vacunados. Así lo recoge la última actualización que ha realizado el Ministerio de Sanidad de la Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19 tras la detección de la nueva variante en España.

Se trata de una excepción porque, desde hace unos meses, las personas vacunadas que son contacto de un positivo están exentas de aislarse aunque se recomienda realizarles una prueba diagnóstica en los diez días siguientes al contacto y vigilar la posible aparición de síntomas.

La estrategia ya recogía situaciones que se escapan a esta generalidad, a las que ahora se añade ómicron. "Únicamente realizarán cuarentena los contactos completamente vacunados que sean contactos de casos producidos por variantes Ómicron, Beta o Gamma", dice la última versión del documento, publicada este 1 de diciembre tras recibir el visto bueno de la Comisión de Salud Pública.

El problema de este planteamiento es saber qué casos responden a esta variante porque, como apunta el protocolo, "la confirmación del tipo de variante no suele estar disponible en el momento del diagnóstico". Así que Sanidad indica que la medida excepcional de cuarentena "debe aplicarse también a aquellos casos en los que exista sospecha bien por información preliminar a través de PCR específica bien porque el caso forme parte de un brote que incluya casos producidos por dichas variantes".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats