La portada de mañana
Acceder
Los expertos alertan de que situar la Navidad como horizonte es un error
Madrid y Extremadura optan por el toque de queda laxo a pesar de estar en riesgo alto
Opinión - Si esto es una guerra, España va perdiendo, por Esther Palomera

La Policía italiana detiene a petición del Vaticano a Cecilia Marogna, la 'espía' del cardenal Becciu

El cardenal Angelo Becciu. EFE/Daniel Pérez/Archivo

La policía financiera de Milán ha detenido esta tarde, a petición de la Santa Sede, a Cecilica Marogna, la 'espía' del cardenal Becciu, a quien se acusa de malversación de fondos por la supuesta entrega, por parte del cardenal Becciu, de medio millón de euros para crear una 'red diplomática paralela' al servicio del entonces Sustituto de la Secretaría de Estado. Por primera vez en mucho tiempo, aunque el caso recuerde mucho a la detención de Lucio Ángel Vallejo Balda y Francesca Chaouqui, Italia extraditará a la mujer al Vaticano. Sería la primera vez que el Vaticano pide la extradición de una laica italiana.

La economista está acusada de malversación por distracción. En una reciente entrevista con Emiliano Fittipaldi, Marogna admitió haber cobrado dicha cantidad (entre 500 y 600.000 euros) para cubrir los gastos de su labor 'diplomática' extraoicial. Los investigadores de la Santa Sede sospechan que ese dinero fue a parar a artículos de lujo, como bolsos y joyas. La detención se ha llevado a cabo por una orden de la Interpol. 

La italiana, de 39 años, trabajó durante al menos cuatro años para el cardenal Becciu, defenestrado el pasado 24 de septiembre por el Papa Francisco después de destaparse una posible maquinaria de lavado de fondos de la Secretaría de Estado vaticana y del Óbolo de San Pedro en distintos paraísos fiscales, y con varios epicentros en Roma, Malta o Londres. En la capital británica, el entramado compró varios inmuebles de lujo, como el palacio de Sloane Square, o parte del biopic inspirado en la vida de Elton John, Rocketman.

Nada más conocerse la noticia, que podría implicar su propia detención, Angelo Becciu se defendió explicando que pensaba que el dinero se utilizaba para negociar la liberación de algunos misioneros secuestrados en África y Asia. "Me han estafado", sostiene ahora, tal y como apuntan los medios italianos. 

Todo esto ocurre días después de que el organismo del Consejo de Europa Moneyval visitara la Santa Sede para analizar sus esfuerzos para salir de la 'lista negra' de países que financian el terrorismo o favorecen el blanqueo de dinero. El Papa Francisco, al recibir a los expertos, aseguró que "expulsaría" a los "mercaderes del templo". Parece que iba en serio. 

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2020 - 22:19 h

Descubre nuestras apps

stats