eldiario.es

9

INTERNACIONAL

El alcalde apuñalado en Polonia: un político progresista para su país, atacado por "venganza"

El atacante acababa de salir de la cárcel y culpaba a Adamowicz y su anterior partido de su condena

No hay indicios de otras motivaciones políticas en el apuñalamiento pero muchos señalan al auge del discurso del odio

Cientos de personas se manifiestan después de que el alcalde de la ciudad polaca de Gdansk, Pawel Adamowicz, falleciese a causa de un apuñalamiennto.

Cientos de personas se manifiestan después de que el alcalde de la ciudad polaca de Gdansk, Pawel Adamowicz, falleciese a causa de un apuñalamiennto. EFE

Miles de personas se congregaron este lunes en ciudades de toda Polonia después de que el alcalde de Gdańsk, Pawel Adamowicz, fuese letalmente apuñalado para protestar contra lo que se ha identificado como la progresiva implantación del discurso del odio en el debate público.

En la ciudad de Gdańsk, miles de personas guardaron un minuto de silencio ante la estatua de Neptuno en el llamado ‘Mercado Largo’, donde también tiene su sede el ayuntamiento en el que Adamowicz trabajó como alcalde durante más de 20 años. Adamowicz murió a consecuencia de la puñalada que recibió en el pecho el domingo por la noche en el escenario de un concierto benéfico.

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo y oriundo de Gdańsk, era amigo y aliado de Adamowicz desde hace tiempo. En un emotivo discurso pronunciado frente a la multitud en Gdańsk, Tusk se dirigió al alcalde difunto: “Mi querido Paweł, estamos aquí contigo hoy como amigos tuyos. Tuviste que esperar tanto, hasta un momento tan trágico, para ver desde arriba cuántos amigos tienes aquí en Gdańsk”.

“Estamos muy tristes y profundamente dolidos por lo ocurrido”, dijo Aleksandra Nabożny, quien junto a su padre homenajeó a Adamowicz durante la vigilia con velas en la estatua de Neptuno. “Lo veíamos caminar al trabajo con su traje y su maletín, parándose y hablando con la gente, tratando de ser amable con todos; era la persona perfecta para la ciudad”.

“Estábamos teniendo una celebración tan feliz de la Gran Orquesta de Navidad… Es una ocasión en la que la gente recauda dinero para los niños y los mayores, un momento de conexión entre las personas. Y justo entonces sale alguien de la multitud con un cuchillo”, dijo tratando de contener las lágrimas Agata Ołubowicz, una arquitecta de Gdańsk. “El silencio fue muy potente. Nos quedamos solos con nuestros pensamientos, pero nos hemos conectado de nuevo”.

Adamowicz murió el lunes tras más de cinco horas de intervención quirúrgica en la noche del domingo. “No pudimos ganar”, dijo el ministro de Salud polaco, Łukasz Szumowski. “Con el más profundo pesar debemos informar que, desgraciadamente, hemos perdido la batalla por la vida del alcalde de la ciudad. Honremos su memoria”, dijo Tomasz Stefaniak, médico y director del hospital en el que trataron de salvar a Adamowicz.

El ataque fue por venganza del agresor

Este lunes se supo que el presunto agresor, un hombre de Gdańsk de 27 años y con antecedentes de delitos violentos, había sido puesto en libertad en diciembre. Tras el apuñalamiento, el agresor dijo a la multitud que Plataforma Cívica, el anterior partido político de Adamowicz, era responsable de su encarcelamiento en 2014 por una serie de ataques violentos.

Adamowicz era un alcalde querido y progresista. Durante mucho tiempo, su vigorosa defensa de migrantes y refugiados, además de su postura pro derechos LGBT, le ganó el odio de los círculos de extrema derecha. Pero hasta el momento, no hay ningún indicio de que el ataque haya tenido motivaciones políticas.

Algunos en Polonia creen que el aumento de las tensiones sociales y la creciente preponderancia del discurso del odio están relacionados con el apuñalamiento. Incluso antes de la muerte de Adamowicz, ya había protestas silenciosas programadas en varias ciudades para el lunes.

Polonia está conmocionada por el asesinato de Adamowicz, un alcalde que llevaba seis mandatos y al que le gustaba mezclarse con los residentes de la ciudad sin mayores ceremonias. La bandera de la ciudad de Gdańsk está a media asta y hay una misa programada para este martes.

Los políticos de todo el espectro condenaron el apuñalamiento, entre ellos el primer ministro, Mateusz Morawiecki, el ministro de Interior, Joachim Brudziński, y otros miembros del nacionalista Ley y Justicia (PiS), el partido que gobierna el país. Adamowicz era un conocido opositor del PiS. “Siento un gran dolor por la trágica muerte que provocó el ataque criminal contra el alcalde Paweł Adamowicz, nos solidarizamos con su familia”, dijo el líder del PiS, Jarosław Kaczyński, en un tuit publicado por la portavoz del partido.

En los años ochenta, Adamowicz formó parte de la oposición democrática organizada en Gdańsk bajo la dirección de Lech Wałęsa. Tras abandonar Plataforma Cívica, a finales del año pasado fue reelegido para su sexto mandato como candidato independiente.

Fue un alcalde progresista que defendía la educación sexual dentro de las escuelas, los derechos LGBT y el respeto a las minorías. En solidaridad con la comunidad judía denunció con vehemencia el vandalismo de los que el año pasado rompieron las ventanas de la sinagoga de Gdańsk.

Cuando se produjo el apuñalamiento, su esposa Magdalena estaba en Estados Unidos por una visita a la hija. Ayer lunes voló hacia Londres, donde el gobierno polaco había enviado un avión para traerla a Polonia.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha