eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El legado de la Gran Crisis

Estos días se recuerda con amargura una fecha: 15 de septiembre de 2008.

Aquí no voy a escribir sobre lo que pasó. Ya lo hice. Prefiero referirme a lo que la Gran Crisis nos ha cambiado. Es verdad que ha terminado –casi-, pero esa “tormenta perfecta” nos ha llevado a una nueva situación social, económica y política, inédita en el mundo occidental.

El primer legado de la crisis es la desigualdad estructural. El estallido de la crisis deparó inmediatamente un radical desplome del empleo, o sea, un enorme “ejército de reserva” laboral. El empleo se ha venido recuperando, pero la crisis creó el modelo que hoy domina: precariedad y temporalidad crónica del puesto de trabajo -en especial en mujeres y jóvenes- producto de una profunda desregulación de las relaciones laborales. Sin ella, la empresa ya no se atreve a contratar . El efecto añadido es un salario a la baja , como palanca –exigencia- para la recuperación del crecimiento.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

La regeneración democrática pasa también por Yemen

Gobernación de Saada en Yemen, Haydan, marzo de 2018. Niños de la familia Ghani posando frente a la entrada de su casa, bombardeada durante la guerra de Saada, entre 2004 y 2010.

Sr. Presidente del Gobierno, me pregunto cuánto más tiene que agravarse la crisis humanitaria sin precedentes que está sufriendo Yemen, cuántos muertos más, cuántos hospitales, escuelas o autobuses llenos de niños y niñas tienen que ser destruidos por bombas “inteligentes” para que el Gobierno que preside deje de mirar para otro lado y cumpla la ley que impide exportar armas a países en conflicto.

El pasado lunes me invitó al evento #Avanzamos y le escuché hablar de transparencia. Y es precisamente transparencia lo que pedimos, en este Día Internacional de la Paz, las organizaciones que lideramos la campaña Armas Bajo Control: el fin del secretismo en las actas de la JIMDDU (Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso) que desde 1987 nos hurtan el derecho a saber qué autorizaciones de exportación de armas son aprobadas por esta opaca junta interministerial que precisamente se reunió ayer. Aparte de las 400 bombas ya comprometidas, me pregunto si se han aprobado nuevas ventas de armas a Arabia Saudí.

Ante esta situación es preciso adoptar dos medidas urgentes: en primer lugar, la revocación del acuerdo del Consejo de Ministros de 1987, que clasifica como secretas las actas de la Junta Interministerial que regula el comercio de armas. En segundo lugar, impulsar la reforma de la Ley de Secretos Oficiales que está tramitando el parlamento, garantizando que se adecúa a las normas internacionales. Adicionalmente, el Gobierno habría de crear un mecanismo de consulta parlamentaria en los casos sensibles de exportación de armas antes de la aprobación de las autorizaciones, similar al que ya existe en Suecia, Noruega, Países Bajos y Estados Unidos. 

Seguir leyendo »

Gente ordinaria haciendo cosas extraordinarias

Reunión de candidatos de Ahora Madrid y la Mesa de Coordinación, en abril de 2015.

Escribía Eduardo Galeano que "mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo". Nos gusta pensar esa frase cuando recordamos la campaña electoral del año 2015 que quizás no cambió el mundo, pero sí le dio la vuelta a una ciudad y a nuestras vidas.

En esas frenéticas semanas había gente recorriéndose los barrios en bicicleta para hablar con vecinas y vecinos y empapelar la ciudad con rostros entonces poco conocidos para el gran público. Unas preparaban encuentros en parques y plazas, colocando sillas, levantando pequeños escenarios. Otras montaban vídeos, componían canciones, escribían notas de prensa, redactaban argumentarios, ultimaban detalles del programa electoral. Una oleada de personas se sumó de pronto a hacer maravillosas ilustraciones y proyecciones y performances callejeras. Nos desbordamos a nosotras mismas y supimos disfrutarlo porque sentimos que éramos gente ordinaria haciendo cosas extraordinarias.

Y ocurrió lo impensable. Después de una reñida campaña, las urnas dieron la vuelta a los pronósticos y Ahora Madrid logró el gobierno de la ciudad. Nos han preguntado hasta la saciedad dónde estuvo la clave del éxito y parece haber muchas respuestas. Es bonito, porque quiere decir que cada una de esas personas fue clave en el éxito colectivo.

Seguir leyendo »

100 días por la regeneración

Toma de posesión de Pedro Sánchez en el Palacio de la Zarzuela

La moción de censura que presentamos los socialistas tras la sentencia de la trama Gürtel respondía a la gravedad y extensión de una corrupción asfixiante que señalaba a Mariano Rajoy, desde hacía años, como máximo responsable político. Los comportamientos inmorales del PP junto a los abusos de poder habían paralizado el proceso de regeneración democrática e imposibilitaban respuestas decididas que nos pudieran acercar a una democracia avanzada.

Si algo espera la sufrida ciudadanía, tanto del presidente Pedro Sánchez como de su Gobierno socialdemócrata y del conjunto de las instituciones, es decencia y un cambio de cultura política en el ejercicio del poder. Porque además de las dolorosas consecuencias de exclusión, desigualdad y precariedad provocadas en millones de familias por la crisis económico-financiera, se han vivido años de opacidad política, corrupción y clientelismo, prepotencia y desprecios al Parlamento.

Por eso, la calle quiere del nuevo Gobierno la máxima transparencia, un alto nivel de ética política y más diálogo entre las fuerzas políticas y del Gobierno con la sociedad. Esos ejes han sido seguidos, en estos 100 días, por un Pedro Sánchez que busca devolver la normalidad democrática a la vida política y unos comportamientos morales que se echaban en falta en España. Son demandas ciudadanas que no suponen coste económico y que exigen la gestión de acuerdos en el Parlamento y el liderazgo del presidente.

Seguir leyendo »

Mentiras y responsabilidades de un Estado de guerra

Varios yemeníes inspeccionan los restos de un edificio tras un bombardeo de la coalición liderada por Arabia Saudí, en Saná (Yemen).

Por obra y gracia de nuestros gobiernos sucesivos, los ciudadanos y ciudadanas de este país nos hallamos cada vez más insertos en un Estado de guerra. Desde que en 2003 nuestras calles (y las europeas y las árabes) se abarrotaran en una serie de movilizaciones en rechazo a la participación del país (de los países) en la guerra de Irak por decisión del trío de las Azores, significadamente integrado por el entonces presidente José María Aznar y su partido, la cantidad de armas exportadas en general desde nuestro país se ha multiplicado por 11: de algo más de 400 millones en 2003 a más de 4600 millones de euros en este año.

Según el informe  Tendencias en las transferencias internacionales de armas del Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI), España ocupaba en 2017 la séptima posición en la clasificación de países que mayor número de armas venden, representando un 2,9% del total de exportaciones de armas a nivel mundial. Cada año desde aquellas movilizaciones que batieron récords de activismo popular, nuestra producción de armas ha batido en paralelo nuevos récords anuales, y este año 2018 no se espera algo distinto.

El "No a la guerra" nos sirvió para sacudirnos al gobierno más guerrero de nuestra breve historia democrática y mitigar nuestra implicación en una nueva agresión neocolonial cuyos impactos padece aún hoy todo Oriente Próximo y todo el planeta, pero no sirvió ni mucho menos para acabar con la vocación guerrera de nuestro Estado.

Seguir leyendo »

Detrás de los 'mastergate': los auténticos problemas del sistema universitario

En los últimos días no paramos de escuchar hablar de los másteres universitarios: de la salida de la política de Cristina Cifuentes (más por las cremas que por el máster), la vergüenza de un Pablo Casado que no da explicaciones sobre el suyo, el currículum inflado de Albert Rivera que ha hecho que su boomerang se le volviera en contra o las explicaciones y publicación de su tesis a las que se ha visto obligado a recurrir el presidente Pedro Sánchez.

El necesario debate sobre la honestidad de nuestros representantes públicos –el verdadero trasfondo con el que se debería enfocar la cuestión– se está escondiendo, porque no interesa ni a PP ni a Ciudadanos ni al PSOE, detrás de la cortina del sistema universitario español. Pero detrás de estos mastergate hay tres cuestiones graves: la degradación de las universidades públicas, la banalización del esfuerzo de los y las estudiantes y la exclusión universitaria de quien no pueda pagarse un máster.

Las políticas impuestas en los últimos años pretenden una degradación de las universidades públicas que se habían convertido en uno de los elementos fundamentales de corrección de las desigualdades y del fomento de la igualdad de oportunidades. La precariedad laboral del profesorado, la falta de atención a la carrera científica e investigadora, el incremento desmedido de las tasas universitarias que ha expulsado a 127.000 alumnos de familias sin recursos de la universidad o la mercantilización de una Universidad más pensada en satisfacer los intereses del mercado que en formar personas con conciencia crítica no son los síntomas de la crisis económica sino que son políticas promovidas desde los gobiernos europeos neoliberales.

Seguir leyendo »

El cinismo como arma de destrucción masiva

44 Comentarios

Josep Borrell.

No tenemos de qué preocuparnos. Lo dijo el ministro Borrell, el pasado jueves, mientras explicaba que las bombas que vendemos a Arabia Saudí son un armamento de “precisión”, guiado por láser, que no produce efectos colaterales “en el sentido de que da en el blanco que se quiere con una precisión extraordinaria". Y lo confirmó la portavoz del Gobierno, tras el Consejo de Ministras del viernes, casi con las mismas palabras: "El Gobierno sabe que lo que está vendiendo son láser de alta precisión y, por tanto, no se van a equivocar matando a yemeníes". Luego matizó: ”no parece que vayan a utilizarse en esa dirección”. “No parece”, dijo....

Es difícil aceptar que haya bombas “inteligentes” que seleccionan a quién van a matar. Aunque lleven láser. Más difícil aún es suponer inteligencia en quienes las arrojan. Y mucho más, que sean inteligentes los que las venden, salvo que por inteligencia admitamos la capacidad del ser humano para ganar dinero a cambio de matar. De asesinar niños, por ejemplo.

El 9 de agosto pasado, un ataque de la coalición que dirige Arabia Saudí mató a 50 personas en el norte de Yemen. Según Cruz Roja, 29 eran niños menores de 15 años. Otras fuentes hablan de 40 niños muertos y 30 heridos. El autobús escolar en que viajaban recibió el impacto de un misil de características similares a los que vende el Gobierno español. No produjo muertos colaterales, es cierto: los niños eran el único objetivo del ataque y el misil dio en el blanco con precisión terrorífica.

Seguir leyendo »

Federalismo republicano frente a los monstruos

56 Comentarios

Concentración 3ª República, 2 junio / Olmo Calvo

Mientras polémicas intrascendentes sacuden día tras día nuestra actualidad política, otra serie de procesos están desarrollándose en nuestro país sin que reciban la atención debida. Entiéndase bien: no es que el trabajo de fin de máster de Casado sea un tema insignificante, pues es síntoma de la corrupción desaforada en algunas universidades, del clientelismo político de toda la vida y del tipo de educación clasista que lleva años imponiéndose en España, sino que no permite ver la panorámica completa. Por decirlo de otra manera, los chanchullos y mentiras académicas de los líderes políticos no dejan de ser meros árboles, podridos, de un bosque mucho más grande y cuya propia existencia está severamente comprometida.

Partamos de un punto básico: para relacionarnos entre nosotros los seres humanos levantamos instituciones que nos facilitan la vida. Nos dotamos de reglas comunes que evitan que tengamos que empezar siempre desde cero. Imagínense que cada vez que tuviéramos un pleito contra alguien tuviéramos que iniciar un largo debate sobre qué es la justicia y cómo y quién la aplica… la vida sería insufrible y caótica. Si las instituciones están bien diseñadas pueden ser muy duraderas e incluso pueden rebasar en tiempo la vida de cualquier ser mortal. Esa es la razón por la que a veces nuestro pensamiento nos traiciona y nos hace creer que esas instituciones siempre estarán ahí en el futuro: que valores como la igualdad, la libertad o la justicia siempre se definirán e interpretarán de la misma forma. Sin embargo, la historia ha demostrado sin cesar que las instituciones están permanentemente mutando, y que a veces lo hacen más radicalmente a través de reformas parciales e incluso por revoluciones.

Pues bien, el pilar central de nuestras instituciones políticas actuales, la Constitución, de la que nos dotamos como sociedad en 1978 en el marco de la Transición a la democracia desde la dictadura, está manifiestamente desbordada y en no pocos aspectos superada por los acontecimientos. Está en crisis, y hay una enorme batalla política para redefinir esas instituciones o incluso crear unas nuevas. Esto no sería un gran problema si no significara al mismo tiempo que lo que está en crisis es el proyecto de país que cristalizó en aquella Constitución y que hoy es incapaz de contentar y satisfacer a una gran parte de la sociedad, especialmente a las periferias sociales golpeadas por la última crisis económica. Y, parafraseando la conocida sentencia gramsciana, mientras aquella no termina de morir tampoco ninguna otra comienza a nacer. O, dicho de otra forma, a un proyecto de país herido y malogrado sólo cabe oponerle otro proyecto de país, que sea realista y hegemónico.

Seguir leyendo »

¿Una necesidad agónica de populismo?

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias

Digámoslo abiertamente. Nos guste o no, nuestras democracias se basan en la posibilidad de incumplir promesas, de desconexión entre representante y representado. Es decir, la democracia representativa no solo permite, sino que facilita y legitima al político “mentireiro”, como se diría en mi Galicia natal.

Las mentirijillas, como parece lógico, o, de manera más propia, los incumplimientos de promesas –a nadie se le escapa– pueden generar elevadas dosis de insatisfacción y alejamiento. ¿A ti te gusta que te digan una cosa y que hagan otra? ¿Dónde dije digo, digo Diego? A mí, desde luego, no.

Máxime si quien se desdice de un camino es el mismo que tiene en sus manos gran parte de las decisiones de gobierno que van a repercutir de manera directa en nuestras vidas cotidianas.

Seguir leyendo »

Un festival para la Cañada "Real"

A 14 kilómetros de la Puerta del Sol encontramos una antigua vía pecuaria habitada por más de 7.000 personas. La Cañada Real empezó a poblarse de forma irregular a partir de los años 50. Los más veteranos cuentan que llegaron de Andalucía, La Mancha o Extremadura, en busca de un futuro mejor. Década tras década, campesinos, inmigrantes procedentes de Marruecos, Rumanía y otros países fueron poblando esta antigua vía pecuaria, creándose el mayor asentamiento informal de Europa. A muchos les fue bien en la España del boom económico, invirtieron sus ahorros en sus casas y conformaron un barrio variopinto, al igual que sus pobladores.   

Más tarde, la escalada del precio de la vivienda hizo que la ciudad de Madrid expulsara a muchas personas que no podían costearse un alojamiento digno. Se formaron núcleos chabolistas y, hace dos décadas, con el desmantelamiento del poblado de las Barranquillas, llegó la droga. Desde entonces, las noticias sobre la Cañada vienen casi siempre ligadas a redadas policiales y delincuencia. Pero la mayoría de sus vecinos y vecinas se niegan a que se les equipare con los clanes de la droga que ocupa tan sólo 1.5 kilómetros del total de los 16 kilómetros que tiene la zona habitada de la Cañada. Los otros, los que viven en los 14.5 kilómetros restantes, quieren alzar la voz, quieren contarnos sus realidades, tan variopintas y complejas como lo es la propia Cañada. 

Así surge 16 Kilómetros, el Festival Internacional de Cine de la Cañada Real: un grupo de vecinas y vecinos hartos de que se les criminalice y se les excluya; una ONG, la Fundación Voces, que enseña música, teatro y audiovisual a niños, niñas y mujeres de Cañada desde 2011; una administración pública, el Ayuntamiento de Madrid, que desde su área de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social se enamoró del proyecto y lo apoyó desde el minuto uno ¿El objetivo? Crear, en torno a la cultura, espacios de encuentro entre los vecinos y vecinas de la Cañada y los de fuera y, sobre todo, acabar con el estigma asociado a la Cañada y a sus habitantes.

Seguir leyendo »