eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

¿Democracia sin la verdad?

La política es el arte de lo posible, un barrio en el que no siempre coincide lo bueno con lo mejor; pero en el que sí que es preferible sufrir la injusticia que cometerla.

Cuando todavía el virus se replica en nuestras células, ya muerde en los hogares la lacerante realidad económica, pues nos ha traído en su corona un paro desbocado y desconocido por su magnitud y crecimiento virulento; sin embargo, ni uno ni otro han conseguido convencer a los líderes políticos de que hoy la terapia para recuperar al paciente pide mucho más que política de pasillos, tribunas y titulares, es urgente una democracia de cuidados intensivos.

Hace dos años Madrid fue testigo del Foro Fake News bajo el patrocinio de la alianza LENA, formada por grandes periódicos europeos con cabeceras como La Reppublica, Le Figaro, o Die Welt. Los editores coincidieron en concluir que "si no defendemos la verdad, perderemos la democracia". Estamos ante un par de conceptos cuya presencia conjunta alumbra la confianza personal y social, y cuyo divorcio nos conduce al esperpento del que somos testigos.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Las dos almas de la Guardia Civil

27 Comentarios

A lo largo de la historia del siglo XX y en el XXI hasta nuestros días, dentro de la Guardia Civil han convivido dos almas, en relación a su funcionamiento interno, su carácter de cuerpo militar o civil, la posibilidad o no de sindicar a sus miembros y el grado de independencia y lealtad respecto a los poderes del estado.

La Guardia Civil, al igual que el resto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, no fue ajena al proceso constitucional, que pretendía liquidar los aparatos del estado franquista en un proceso de reforma, evitando cualquier intento de depuración interna de los miembros destacados de la represión sistemática para aniquilar cualquier vestigio de la legalidad republicana y a la resistencia a la dictadura.

En el proceso de reforma, todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad fueron evolucionando hacia modelos democráticos, en el marco de un modelo policial descentralizado pero con duplicidad de funciones. En ese proceso democratizador, fue determinante la presión de las personas de los distintos cuerpos para conseguir su derecho a la sindicación.

Seguir leyendo »

¿A #quécasa van a ir las personas sin hogar en la nueva normalidad?

Una persona sin hogar, entre cartones.

¿A #quécasa van a ir las personas sin hogar en la nueva normalidad? 

Han pasado casi tres meses desde la aprobación del Estado de Alarma. Un tiempo que, con cierta angustia, la mayoría hemos pasado confinados en nuestros hogares. También se cumplen tres meses desde que las más de 33.000 personas sin hogar que viven en España se encontraron, una vez más, sin una casa en la que protegerse.

La respuesta al fenómeno del sinhogarismo en la crisis actual ha estado gravemente condicionada por la estructura existente de servicios dirigidos a las personas sin hogar. Una red de recursos fundamentalmente de titularidad privada, organizada en su mayoría en alojamientos colectivos temporales, atendidos por personas voluntarias e incapaz de dar respuesta a, al menos, un tercio de la población afectada, que vive de forma estable en la calle, sin acceder a ningún alojamiento. 

Seguir leyendo »

¿En qué debería centrarse la Comisión de Reconstrucción del Congreso para mejorar la sanidad y la salud pública en España?

El pasado 14 de mayo se constituyó en el Congreso de los Diputados una Comisión para la reconstrucción social y económica de España tras la Pandemia de COVID-19. Contará con cuatro grupos de trabajo: sanidad y salud pública, reactivación económica, políticas sociales y Unión Europea. Desde el pasado martes y a lo largo de las próximas semanas del mes de junio, se desarrollarán las comparecencias en el primero de esos grupos. Acudirán 34 expertos propuestos por los diferentes grupos políticos. Será una buena ocasión para contrastar puntos de vista y proponer medidas que refuercen las capacidades de la sociedad española para hacer frente los retos actuales y futuros en temas esenciales para todos.

Para ser relevante en el proceso de reconstrucción, la Comisión tiene que ser muy ágil, directa y pragmática. No perderse en grandes disquisiciones conceptuales ni en discusiones bizantinas. Su éxito se medirá en función de que logre articular una agenda para la acción que pueda ser acometida en el corto y medio plazo. En ese espíritu y como aporte al debate planteamos a continuación algunas ideas-fuerza en materia de sanidad y salud pública que consideramos deberían ser recogidas en las conclusiones y recomendaciones finales de la Comisión.

La primera idea es que se necesita una apuesta renovada y decidida por la salud pública. En situaciones de crisis colectivas, lo público es lo que nos salva (si funciona adecuadamente) o nos hunde (si no funciona). Esa apuesta debe implicar un reconocimiento expreso de la importancia de los determinantes sociales de la salud (educación, renta, inclusión, vivienda, medio ambiente y otros), de las funciones esenciales de salud pública, así como de la equidad en el acceso y el uso de los servicios de salud. Mejorar las condiciones de vida y la capacidad de las personas para tomar parte en las decisiones que les afectan contribuye a mejorar la salud. Combatir la pobreza, en particular la pobreza infantil es importante. En este sentido el establecimiento del ingreso mínimo vital es un paso decisivo. Practicar un universalismo inclusivo no está reñido, más bien al contrario, con desarrollar actuaciones específicas en favor de los colectivos más vulnerables.

Seguir leyendo »

Distancia solidaria

Hace meses que expertos y autoridades nos recomiendan que mantengamos la distancia social. La medida es particularmente importante en espacios donde puede haber mucha acumulación de personas como, por ejemplo, en las calles de grandes ciudades, las tiendas o el transporte público. Junto con el confinamiento, las cuarentenas o la restricción de movimientos, la distancia social hace referencia a una medida no farmacológica que nos ayuda a prevenir el contagio fomentando que las personas mantengan una determinada distancia interpersonal de seguridad. 

Pero ¿es distanciamiento social lo que necesitamos? El concepto no gusta demasiado a los científicos sociales, un tipo de experto que ha pasado bastante desapercibido en esta crisis. La idea de distancia social sugiere un alejamiento y una protección de los demás, algo que es visto con recelo por aquellos que estudiamos los estragos que provoca la soledad no deseada y el aislamiento social. De hecho, desde los estudios sociales de los desastres hemos aprendido que, en momentos así, lo importante es hacer justo lo contrario: fortalecer los vínculos sociales, crear redes o fomentar el contacto y la cohesión social. Es desde el cuidado y el apoyo que las sociedades se recuperan más rápido y mejor de grandes crisis, guerras o desastres. En cambio, las personas y comunidades más aisladas, con vínculos sociales más débiles, es el caso de muchas personas mayores, están más expuestas a una ola de calor (Chicago, 1995), un huracán (Katrina, 2005), un terremoto y tsunami (Japón, 2011) o un incendio forestal (California, 2018). A nadie se le escapa que este perfil es también uno de los más expuestos y afectados en la crisis de la COVID-19. 

Pero si no es social, ¿de qué distancia estamos hablando? Una alternativa es hablar de distancia física. La propia Organización Mundial de la Salud la recomienda para evitar, justamente, que estos dos metros se transformen en olvido, soledad no deseada o aislamiento social. Esto es también lo que expresan eslóganes como "Distanti ma vicini" (Italia), "Together apart" (Reino Unido) o "Juntos a distancia" (Colombia).

Seguir leyendo »

Temor y populismo

Thomas Hobbes, atemorizado por los acontecimientos que se habían desencadenado durante la guerra civil inglesa, escapó a Francia. Fue allí donde alumbró su gran obra, El Leviatán. La reflexión que se inicia allí cambió nuestra comprensión de la política. T. Hobbes nos hace descender al corazón mismo de lo político. Un fondo donde únicamente encuentra tiniebla. El fundamento de lo político es el miedo al Otro. La relación entre las personas está mediada por el crimen. Una condición dramática que hace que no escapemos al sentimiento constante de amenaza existencial. Una realidad tozuda y patética que activa en el ser humano el instinto de supervivencia. La solución que propone Hobbes es enajenar libremente nuestra libertad para conquistar seguridad. Un súper lobo creado a través de un pacto social con el cual poner fin a nuestra primitiva condición. Ese lobo entre lobos es el Estado.

Eugenio Trías, en su libro, La política y su sombra, recupera precisamente el pensamiento político de T. Hobbes para dar cuenta de los peligros que entraña el canje de libertad por seguridad. El exceso de seguridad se constituye como sombra amenazante de la democracia. Un valor que se nutre del temor de las personas. Su expansión sin límites termina devorando de forma caníbal el resto de valores que componen el tejido moral de nuestras sociedades democráticas. La entronización absoluta de la seguridad prepara el camino hacia el autoritarismo. Ese es su destino funesto. E. Trías alzaba esta reflexión después de que se produjeran los fatídicos atentados de las torres gemelas. El milenio se inició con sangre. Unos acontecimientos terribles que avivaron ese miedo al Otro en el corazón de la gran súperpotencia mundial. Aquello dio paso a una administración política que comenzó a recortar libertades en nombre de la Seguridad.

El miedo es una emoción presocial y universal. Su fuerza hace cautiva la libertad de espíritu de las personas. Podría decirse que es la emoción más poderosa en política, lo que la convierte en un factor amenazante para la democracia. Sin embargo, no es la única emoción poderosa. El sociólogo Manuel Castells sugiere que la esperanza es el otro gran motor afectivo de los social. Una emoción positiva y constructiva. Lo que no cabe duda es que las emociones son fundamentales para comprender la conducta social de las personas. De hecho, en las últimas décadas la neurociencia ha confirmado que nuestro cerebro político es emocional. No somos el sujeto libre de pasiones con el que soñaba la Ilustración, sino un amasijo de pulsiones complejas. Las emociones forman parte de nuestro proceso reflexivo. Y el miedo es una de las más importantes. Está en nuestra naturaleza. Evitamos a toda costa aquello que consideramos una amenaza. Sea real o ficticia.

Seguir leyendo »

El 'Informe Merlos' del Colegio de Abogados de Madrid

El comunicador Alfonso Merlos, durante una tertulia en Telecinco.

Previamente a que se celebrara la reunión de la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) del pasado 19 de mayo, todos/as los/as integrantes de la Junta recibieron el informe encargado a la tesorera del ICAM, Mabel Zapata, en relación con la situación legal de la empresa de Alfonso Merlos, Trocadero Comunicación SL, y la contratación de dicha sociedad y que permanece oculto para la abogacía madrileña, al igual que los debates y acuerdos adoptados por la Junta de Gobierno en sus reuniones de 4 y 19 de mayo pasados que ni siquiera han sido incorporados a las correspondientes actas.

ALA ha tenido acceso al contenido del "informe Merlos" comprobando que las irregularidades que habíamos denunciado hasta ahora en el contrato del ICAM con Trocadero Comunicación SL son más amplias e importantes que las que conocíamos, por lo que las trasladamos a la abogacía de Madrid para su conocimiento. Las irregularidades podrían suponer responsabilidades, incluso fiscales, de Alfonso Merlos y del ICAM.

Según nuestras fuentes, el informe fue remitido por la tesorera del ICAM, Mabel Zapata, y lo recibieron el Decano y todos/as los/as integrantes de la Junta de Gobierno. En él se examinan las cuentas de Trocadero Comunicación SL, la composición del capital social, los contratos de Trocadero Comunicación con sus trabajadores y la remuneración de Alfonso Merlos. Tras ello, la tesorera realiza tres "conclusiones” y unas "recomendaciones", analizando la Ley del Impuesto sobre Sociedades, finalizando con las posibles "consecuencias para el Colegio".

Seguir leyendo »

El presidente Sánchez impulsa una nueva relación UE-Balcanes

Pedro Sánchez, durante la Cumbre.

En Bruselas, el pasado miércoles 27 de mayo, Josep Borrell, Alto Representante de Politica Exterior y Seguridad Común así como Vicepresidente de la Comisión Europea manifestaba en el marco del incipiente diálogo bilateral entre Belgrado y Pristina, las capitales serbia y kosovar, su apuesta decidida por la "perspectiva inequívocamente europea" de ambos territorios. La situación en la región, con un estancamiento en los progresos alcanzados en la ultima década a nivel institucional y socio-económico, está adquiriendo una dinámica distinta desde hace escasas semana en buena medida por el nuevo y activo papel adoptado desde el Palacio de La Moncloa hacia los Balcanes.

Pedro Sánchez participó este 6 de mayo en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno Unión Europea - Balcanes Occidentales. Es la primera vez que España está presente en una cumbre de estas características desde la declaración unilateral de independencia de Kosovo. La asistencia de los lideres kosovares a estas cumbres había supuesto un motivo de conflicto permanente puesto que Madrid, al igual que otros cuatro países de la UE - Grecia, Chipre, Rumania y Eslovaquia -, no reconocen al nuevo estado balcánico. En esta ocasión, Madrid ha decidido que la diplomacia española tenía que volver - sin mas dilación - a desempeñar un papel en la geopolítica de los Balcanes en consonancia con su peso como la cuarta economía de la Unión Europea.

Existe ademas en el actual 2020 una clara sintonia ideológica entre Madrid y la mayoría de los gobiernos balcánicos: el primer ministro de Albania, Edi Rama y el presidente de Montenegro, Miro Djukanovic, son compañeros del presidente Pedro Sánchez en el Presidium de la Internacional Socialista. El presidente de Macedonia del Norte, Stevo Pendarovski y el primer ministro de Bosnia-Herzegovina Zoran Tegeltija se reclaman e identifican también como socialistas o socialdemócratas. Incluso en Kosovo, "Vetvendosje", el partido del actual primer ministro, el joven Albin Kurti, es miembro observador de la Internacional Socialista. Todos ellos han expresado tanto en la Cumbre UE- Balcanes Occidentales como en el foro preparatorio de los lideres socialdemócratas y progresistas de la Cumbre, organizado por el Partido de los Socialistas Europeos, su reconocimiento al liderazgo del presidente Pedro Sánchez promoviendo esta nueva relación UE-Balcanes y la solicitud de una mayor implicación de España en la región acorde con su creciente peso político y económico en la escena internacional y europea. El presidente Pedro Sánchez cuenta además con la ventaja de su conocimiento sobre el terreno de la región de los Balcanes y de su compleja realidad. No en vano desempeñó importantes tareas durante sus años de estancia en Sarajevo en los difíciles años noventa en el gabinete del Alto Representante de la ONU para Bosnia-Herzegovina, Carlos Westendorp. Con los Balcanes inmersos en los sucesivos conflictos producto de la desintegración de la República Federal de Yugoslavia desde Madrid se apostó en aquella época por una acción exterior proactiva y coordinada con nuestros socios europeos tanto política, económica como de seguridad y defensa.

Seguir leyendo »

Pandemia telemática en la Universidad

Antes de la pandemia, las políticas neoliberales habían reducido los presupuestos en sanidad y educación, y los recortes derivados de la crisis económica de 2008 se habían ensañado con las plantillas y con la investigación. Como consecuencia, los profesores universitarios son cada vez mayores, en los contratos de los profesores jóvenes predomina la precariedad y el tejido investigador de los departamentos ("la hojarasca") está desapareciendo. Con el llamado proceso de Bolonia, además, el panorama universitario, que siempre fue fundamentalmente público, vino a ser ocupado por decenas de universidades privadas y por el negocio de los másteres a la boloñesa.

Ahora, con la pandemia, mientras descubrimos que Europa no produce antibióticos ni paracetamol, sale reforzado el papel del Estado y despierta el concepto de autonomía industrial. Paralelamente, la vida se ha hecho más digital, también en la educación y en las universidades. Con la excepcionalidad actual, han irrumpido las actividades telemáticas, pero existen peligros de que se conviertan en estructurales.

¿Mantendremos ese modelo? ¿Será esa la nueva normalidad?

Seguir leyendo »

Sin consenso frente a la COVID-19 pierden los más vulnerables

Fotografía del informe de Save The Children sobre pobreza infantil en España.

El momento actual de desconfinamiento nos está dejando algunas imágenes muy esperadas, como las de millones de españoles que nos reencontramos con familiares, o la reapertura de muchos comercios, y con ellos, el aliento para tantas familias. Sin embargo, hay otras imágenes que, una vez pasado el pico de fallecimientos, siguen golpeando con dureza en esta fase de la crisis. Me refiero a las grandes colas de personas en todo nuestro país pidiendo ayuda alimentaria. Me refiero a las numerosas llamadas que he recibido para decirme "las ayudas no nos llegan" y "qué hacemos para garantizar el alimento de nuestros hijos". Personas que nunca se habían visto en una situación de este tipo porque disponían de unos ingresos y medios de subsistencia para salir adelante, y también muchas familias en situación vulnerable que han visto empeorada su condición.

La situación actual nos demuestra por un lado que nuestro sistema de ayudas, el que teníamos pero también el que se ha establecido para responder al impacto social de la pandemia de COVID-19, es insuficiente: hay personas que siguen quedándose atrás. Todo ello incluso a pesar de las numerosas iniciativas solidarias que de manera desinteresada dan respuesta a las necesidades más básicas de estas personas y que nos hacen grandes como sociedad.

Esta pandemia ha visibilizado determinadas debilidades en nuestro Estado del bienestar: las fragilidades del sistema de atención a nuestros mayores, las dificultades de accesibilidad a la información y recursos que todavía tienen las personas discapacitadas, la difícil situación en la que se encuentra el pueblo gitano, la necesidad de un abordaje de la infravivienda y el sinhogarismo, la desigualdad que afecta a la infancia y cómo influye en la brecha digital educativa, la necesidad de proteger con la mayor fuerza posible a las mujeres víctimas de violencia machista y a los menores víctimas de violencia, la precariedad laboral en la que se encontraban muchas familias y las grandes dificultades que éstas tienen para llegar a fin de mes, la desprotección a la que se enfrentan determinados sectores laborales (empleadas del hogar, vendedores ambulantes, feriantes, autónomos, etc.) o cómo los cuidados, todavía hoy, siguen siendo soportados principalmente por las mujeres, entre otras.

Seguir leyendo »