eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Jordi Calvo Rufanges

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 19

Desalojar al enemigo

Dos noticias sobre desalojos llenan las noticias de los últimos días. Se desalojan personas por orden judicial o política. Pero se desaloja como verbo transitivo, es decir, lo que significa sacar una persona del lugar donde estaba alojada, como lo define la Enciclopedia Catalan, que, curiosamente, utiliza como ejemplo uno que no podía venir más al caso: "Desalojar el enemigo de una población". Pues sí, si nos atenemos a cómo han ocurrido los hechos de los desalojos de Idomeni y del barrio de Gracia en Barcelona, se ha tratado de sacar, desalojar enemigos de Idomeni y Gracia.

Enemigo es un término de carácter militar que podemos definir como el Diccionario de la Guerra, la Paz y el Desarme editado recientemente por Icaria: "persona, grupo, institución o estado que uno percibe como antagónico y que amenaza su existencia, identidad y necesidad "la definición hace referencia también a otro aspecto de gran relevancia, la que se refiere a que el enemigo siempre responde a una construcción distorsionada y estereotipada del otro, lo que genera hostilidad, desconfianza y miedo. En Idomeni el enemigo son las personas refugiadas en Grecia los okupas.

Seguir leyendo »

La espiral del terror contra el terror

Los ataques en Bruselas han despertado, una vez más, la sensación de terror en nuestro país. Si bien no han dejado de haber ataques de carácter yihadista en el mundo desde el tristemente célebre 11-S, la atención mediática aparece cuando las víctimas podríamos haber sido nosotros. Pero más allá del comprensible sentimiento identitario más acusado hacia Bruselas, París o Nueva York, hace falta apelar en primer lugar a la responsabilidad de los medios a la hora de utilizar narrativas que pueden servir para crear violencias o terrores futuros. Es decir, la utilización, otra vez de términos como islamista, musulmán o árabe para referirse a estos actos de terrorismo sirven para legitimar los cada vez más numerosos discursos islamófobos en nuestro país. Lo cual no es baladí, ya que legitima políticas xenófobas, insolidarias -por ejemplo con las refugiadas- y la utilización de la violencia para hacer frente a esta amenaza. La extrema derecha está, sin duda, frotándose las manos.

Pero estos discursos no son nuevos. Desde el 11-S han sido hegemónicos y son los que han justificado la llamada Guerra Contra el Terror, impulsada por George W. Bush, de la mano de sus aliados europeos y de la OTAN. La doctrina basada en el ojo por ojo, diente por diente promovida por EEUU, ahora vigente más que nunca en Europa, es el soporte ideológico que necesitan las medidas que ante un siempre horroroso y despreciable ataque terrorista, optan por aumentar en las calles la presencia policial y en algunos casos militar, reducir las libertades individuales (y consecuentemente aumentar la represión) para facilitar la labor de investigación de las fuerzas de seguridad (llegando a extremos como Guantánamo y las torturas legalizadas de la policía norteamericana), y responder con la misma moneda a los que se supone como causantes originarios de la amenaza terrorista, en Afganistán fue Bin Laden y al Qaeda, en Siria es el ISIS (Daesh o Estado Islámico).

Seguir leyendo »